martes, 11 de junio de 2019

Proceso de Elecciones para el periodo 2019-2024 en el SME.



Consulta toda la información en la Revista Lux, para ejercer libremente tu voto.

Revista Lux en su sitio web
https://www.revistalux.org.mx/
Versión digital:

Rocío Nahle delinea la política energética de la administración 2019-2024

SME: La defensa de la autonomía y la democracia sindical



Una de las banderas que discursivamente ha levantado el gobierno de la llamada “4T” ha sido la de la libertad y democracia sindical. En septiembre de 2018 el Senado ratificó el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y la nueva reforma laboral, aún con sus serias limitaciones y contradicciones al ser producto de la presión del Congreso estadounidense para acelerar la firma de un nuevo TLCAN, contiene aspectos con los que se nos dice estar avanzando en esa dirección. Sin embargo, llama la atención -o, no tanto- que igualmente desde instancias de gobierno han sido recurrentes los ataques y falsos señalamientos contra uno de los principales referentes del sindicalismo independiente en nuestro país; el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).
Tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como Manuel Bartlett, titular de CFE, han referido a un “antiguo” carácter democrático de los electricistas, así como a explicaciones, por decir lo menos, desinformadas respecto a la situación que guarda la resistencia, aludiendo incluso a un supuesto fin del sindicato y a su conversión en una empresa privada. Resulta necesario aclarar que cada uno de los logros del Mexicano de Electricistas, entiéndase la firma del contrato con la generadora Fénix, que mantiene la vigencia y existencia legal del sindicato, la conformación de la Cooperativa LF del Centro, que ha puesto a prueba la capacidad inventiva de los compañeros y compañeras y ha significado el complejo paso del esquema de relación obrero-patronal al de la autogestión cooperativista, o la creación de un Fondo de Previsión de los Trabajadores, herramienta económica para garantizar el acceso a un futuro y una vejez digna, han sido resultado de esa combatividad y férrea defensa de la dignidad, pero también de la intensa vida interna. Es decir que sin una constante discusión en las instancias del sindicato, sin el informe, la consulta y la toma de decisiones por parte de la mayoría de trabajadores y trabajadoras que se han mantenido hasta el final, sin una dirección que supiera leer en mayor o menor medida los estados de ánimo y el repertorio de acción colectiva con el que cuenta la organización, simplemente hubiera sido imposible llegar hasta este punto.
Cabe entonces preguntarnos si verdaderamente se trata de falta de información por parte de AMLO (¿en esos niveles de las esferas políticas?) o si lo que expresa es la animadversión hacia aquellas colectividades que, si bien pueden acompañar determinadas iniciativas, mantienen su independencia política, programática y organizativa, desplegando sus propias formas y ritmos de lucha. En este sentido, el caso del SME no es el único, sino que se ubica junto con los pueblos y comunidades que se oponen a los megaproyectos, a las organizaciones de la sociedad civil que denuncian la continuidad de un militarismo que sólo ha incrementado las cifras de homicidios, feminicidios y desapariciones forzadas, e incluso junto a un sector del magisterio democrático que no se conforma con la reforma de la reforma de EPN en materia educativa-laboral.
Es claro que una de las debilidades del nuevo gobierno, para quienes nos posicionamos del lado de las clases explotadas, es precisamente su difícil relación con los movimientos sociales y de trabajadores, queriéndolos acotar a los estrechos márgenes de la política institucional, buscando más una relación individualizada que colectiva y argumentando un beneficio nacional por encima del de particulares. Esto puede abrir grietas y espacios para el conflicto, no sólo por la negación de estas otredades que en los hechos se colocan a la izquierda de Morena y empujan transformaciones de mayor profundidad (que, por lo tanto, podrían ser punto de apoyo para ese sector más radicalizado de militantes y simpatizantes del partido en el poder), sino sobre todo porque sus políticas laborales y económicas se mantienen en la órbita del neoliberalismo, por lo que muchos de los problemas que enfrentamos seguirán ahí.
respetoautonomíaoptsme
En ese contexto, adquiere mayor relevancia lo que ocurre con el SME, pues expresa la necesidad de mantener la independencia frente a un gobierno que se declara popular y progresista, pero que comparte la peligrosa tendencia de gobiernos que en el sur del continente no apostaron por fortalecer (y respetar) esa autonomía de las organizaciones y movimientos sociales, lo que finalmente les ató de manos al momento de enfrentar la reacción de los grupos empresariales y pro-imperialistas más conservadores. Pero, además, porque los ataques no se han quedado ahí, en el mero discurso público, ya de por sí repudiable, sino que han envalentonado a grupos de exdirigentes y extrabajadores a redoblar la presión interna, así como a un sector que siendo parte de los 16,599 compañeros y compañeras que han resistido, se han pronunciado inconformes o abiertamente contrarios al rumbo de las negociaciones y de lo hasta ahora conseguido.
Tiempo de elecciones: Sólo la resistencia puede marcar el rumbo
Lo primero que hay que decir es que la existencia de opiniones diversas y hasta confrontadas jamás debe ser considerado como algo negativo. Y el que esto se manifieste con mayor fuerza cuando hay procesos electorales (en las instancias que sean) es perfectamente entendible, puesto que son momentos de gran agitación. El propio sindicato, con una historia de más de cien años, ha permitido en todo momento la existencia de grupos políticos internos y la presentación de diversas planillas, siempre y cuando se mantengan en cabal cumplimiento del marco estatutario y de las decisiones tomadas en la Asamblea General. Sin embargo, lo que está ocurriendo en este momento dentro del SME va más allá de una simple contienda electoral, tanto por los actores como por lo que está en juego.
Como se ha señalado líneas arriba, existen grupos de exdirigentes y extrabajadores, muchos de los cuales no pertenecen más al SME, que imaginan una suerte de respaldo por parte del gobierno para “recuperar” al sindicato. En la misma ruta aparecen quienes  habiendo violentado acuerdos de asamblea, claman que “¡para todos, todo!”, abriendo camino a quienes luego del decreto inconstitucional de 2009, tomaron la decisión de liquidarse. Seamos claros, el Estado tiene una deuda con los 44 mil trabajadores y sus familias, pero no el SME. Los frutos de la resistencia son para la resistencia. Por otro lado, es cierto, la reinserción laboral sigue sin concluir, por lo que es por demás legítima la exigencia de trabajo para todas y todos y la desesperación que ha traído consigo, pero tampoco esto se trata de simple voluntad. El despojo del trabajo ocurrió en octubre de 2009 y se consolidó en enero de 2013. Desde entonces, por medio de la lucha política, volvieron a abrirse una serie de negociaciones que se encontraban ya en un contexto distinto; en el de la imposición de las reformas laboral y energética. Habrá quienes consideren que el sindicato no tendría que haber buscado acuerdos en dicho marco (el único existente, por ahora), sin embargo, el conflicto está atravesado por la lucha de clases y, así como para el Estado en su papel de representante de los intereses de los grandes capitales resultaba necesario desaparecer al sindicato para hacer pasar dichas reformas, la ruta para la solución al conflicto hay que entenderla como un aprovechamiento de resquicios para arrancarle espacios a esos que, a pesar de la resistencia smeita, tienen décadas apoderándose de los bienes de nuestra nación.
sme051.jpg
Estas condiciones excepcionales en las que se encuentra el sindicato son las que colocan a la planilla oficial como continuidad del proceso de negociación -puesto a consideración de la base en cada ejercicio asambleario- y del desarrollo de los proyectos productivos por medio de los cuales se van recuperando, de manera paulatina y no sin tensiones, las fuentes de trabajo que les fueron arrebatadas. Por supuesto que no existe un pensamiento homogéneo dentro de la base, ni un mismo nivel de compromiso o de politización, como tampoco es que el apoyo a la dirección carezca de matices, dudas o contradicciones. Ninguna lucha es así. Sin embargo, la oposición que se presenta en estas elecciones como “democratizadora”, sí recupera las formas de aquellos personeros que por medio del esquirolaje brindaron al gobierno de Felipe Calderón argumentos para intervenir la vida interna de la organización, buscando desconocer a la dirección del sindicato y dejando vía libre para el golpe. En voz de propios compañeros, aquel acto de desestabilización fue la primera ocasión en que un conflicto interno era llevado a instancias gubernamentales, tal y como han intentado hacer en esta nueva elección. La discusión entonces no es simplemente acerca de si se presentan a competir o no planillas contrarias a la oficial, sino qué intereses y proyectos están detrás, cómo entiende cada uno de ellos la relación entre el sindicato y el gobierno, qué camino se ofrece cuando, efectivamente, la solución del conflicto no ha llegado a su fin. En ese sentido, el llamado a cerrar filas por parte de las y los compañeros es un llamado a defender lo que ha sido construido por la resistencia, a continuar el debate, sí, acerca del rumbo por el que hay que andar, a corregir lo que sea necesario corregir, a identificar actitudes internas contrarias a los intereses de clase, pero partiendo de que sólo la resistencia tiene el derecho de llevar a cabo todo esto.
La lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas es uno de los capítulos más complejos de la historia de la clase trabajadora no sólo en el país, sino en el mundo. En ella hemos visto de la manera más cruda el desprecio que los grandes capitales y sus gobiernos tienen hacia las y los obreros, pero también un gigantesco ejemplo de digna rebeldía que en las más difíciles condiciones viene construyendo sus propias victorias. Continuar en la defensa del derecho al trabajo, mantener la autonomía y la democracia interna, así como fortalecer las múltiples iniciativas tanto productivas como fundamentalmente de lucha política y popular que se tienen, es tarea de todos y cada uno de los compañeros y compañeras electricistas que en estos casi diez años han garantizado que el sindicato más longevo de nuestro país siga con vida.
¡Viva el Sindicato Mexicano de Electricistas!

Central Fotovoltaica Guajiro-Atlas Renewable Energy generará 300 GW al año

Nopala de Villagrán Hidalgo (Alejandro Mentado /Energía Hoy). El Omar Fayad Meneses, Gobernador del Estado de Hidalgo y Carlos Barrera Durán, Confundador y CEO de Atlas Renewable Energy, inauguraron de la Central Fotovoltaica Guajiro-Atlas Renewable Energy, que se estima generará 300 GW al año
Atlas Renewable Energy estima que la operación del proyecto evitará la emisión anual de más de 215,000 toneladas de dióxido de carbono, lo que equivale a retirar de circulación 46 mil autos durante un año.
Para la realización del proyecto, Atlas Renewable Energy invirtió más de 118 millones de dólares y contó con la participación de Bancomext, quien proporcionó un financiamiento a largo plazo por un monto de 88.5 millones de dólares.
La Central Fotovoltaica Guajiro tiene un acuerdo de compraventa de energía (PPA) con la Comisión Federal de Electricidad (CFE). El proyecto alcanzó operación comercial el 1 de mayo de 2019, tal como se había previsto, completándose en tan solo 7 meses , luego de la adquisición del mismo por Atlas Renewable Energy.
De acuerdo a estimaciones hechas por la compañía,  la generación de los 300 GWh producidos anualmente por la planta proporcionarán energía limpia a más de 120,000 familias por año.
La planta cuenta con más de 370,000 paneles, y tiene una superficie de 410 hectáreas, extensión equivalente a 220 campos de fútbol. Como parte del modelo de negocio de Atlas Renewable Energy donde se prioriza la seguridad ambiental, se plantaron más de 36,000 árboles y casi 7,000 mil especies no arbóreas dentro del área del proyecto.
Además, se aseguró tener un manejo cuidadoso de la flora y fauna ya existente replantando aproximadamente 2,900 especies distintas de flora autóctona del área. Se estima, además, que la operación de la Central Fotovoltaica Guajiro evitará la emisión de 215,000 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2) al año, lo que puede compararse al impacto positivo para el ambiente que implicaría retirar de circulación 46,000 automóviles durante el mismo período de tiempo.
Discurso del gobernador, Omar Fayad Meneses

Fuente 

Prodiel y Powerchina construirán “El Llano” en Aguascalientes de 375 MW

Ciudad de México (Yair Vega / Energía Hoy).- NEOEN, compañía francesa a seleccionado a Prodiel y Sinohydro, una filial del grupo Powerchina para construir el parque fotovoltaico, ”El llano” en Aguascalientes de 375 MW, este proyecto fue adjudicado en la tercera subasta de energías renovables en México en noviembre del 201.
Para dicha subasta se firmó un contrato para vender la electricidad producida a menos de 19 dólares el megavatio/hora, Prodiel destaca que “la instalación está considerada como uno de los proyectos solares más competitivos del mundo”.
El proyectos se estima que empiece sus construcción este mismo año y las operaciones del parque se prevén que arranquen para el 2020, “contará con un alcance Full EPC incluyendo la planta fotovoltaica, la subestación elevadora en 400kV, una línea de Alta Tensión de 3 kilómetros y una subestación de maniobra, así como el O&M durante los primeros 20 años de vida de la planta”, se informa en un comunicado.
“El llano” tendrá un espacio de 800 hectáreas en donde instalarán más de un millón de paneles solares, que generarán un total de 880.5 GWh de energía al año, que sería el equivalente a un consumo anual de 441,000 familias mexicanas. Además, se estima que con este proyecto se evitarán las emisiones de más de 500,000 toneladas de CO2 anuales.
“El parque fotovoltaico de El Llano es una prueba más de que Prodiel ha logrado ocupar en tan solo cinco años una posición de liderazgo en la ingeniería y construcción de proyectos fotovoltaicos en el mercado latinoamericano”, dijo Miguel Somé Dominguez, CEO de Prodiel.
Prodiel destaca que el estado de Aguascalientes es un reflejo del potencial de crecimiento que tiene México en el sector fotovoltaico; y el parque de El Llano es una muestra de la inversión que grandes empresas globales están destinando para el desarrollo de fuentes de energía renovable.
“Este nuevo parque consolidará su posición privilegiada en la construcción de infraestructuras para la generación de energía eléctrica, y la empresa más grande de China y una de las más importantes a nivel mundial en esta industria, ofreceremos a México un parque fotovoltaico que responde a las altas expectativas”, aseguró, Gilbert Salvi, Vicepresidente Ejecutivo de Powerchina International.

Fuente

Desde el siglo XIX somos dependientes de sus presiones MÉXICO Y EL DOMINIO DEL IMPERIALISMO ESTADOUNIDENSE

*Quien exporta desde México a Estados Unidos es principalmente el capital extranjero.
*Entre los exportadores extranjeros, los estadounidenses son mayoría.
*Sólo una quinta parte de quienes exportan son empresas mexicanas.
*El problema es que son 2 millones de trabajadores los que resultarían afectados.
*El panorama es más grave porque la economía nacional está en un momento crítico.
*Lo que se necesita reforzar es la economía interna que destruyó el TLCAN.
*Urge tener soberanía alimentaria y soberanía energética.
* Importamos gasolina. el 80% del consumo de arroz, leche...

Participación de la Doctora Josefina Morales
Investigadora y Académica del Instituto de Investigaciones Económicas de
la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),
en el programa del 08 de junio de 2019,
Transcripción de Antonio Peregrino Rojo, en colaboración voluntaria
"El momento actual de la relación México Estados Unidos, en perspectiva histórica, es que tenemos una relación de dominio de Estados Unidos, de dependencia desde el siglo XIX, pero estamos en el siglo XXI.
Lo que vivimos la semana pasada (del 05 al 07 de junio de 2019) con la nueva administración fasCistoide de Donald Trump, es que está llevando la relación México Estados Unidos, a una agresión y una tensión permanente, bajo dos ejes.
Bajo la tensión de intercambio comercial de las mercancías que nosotros enviamos a los Estados Unidos, en exportaciones, que son alrededor de 8 mil millones de dólares mensuales, dos mil millones cada semana, y que nosotros les compramos a ellos, importamos de los Estados Unidos una cantidad ligeramente superior.
En esta relación, Estados Unidos compra más desde México que lo que nosotros les compramos, quiere decir técnicamente que tiene un déficit comercial, esto es que no es favorable para el la relación comercial, y esto es cierto, pero lo que hay que tener presente es que quien exporta hacia Estados Unidos, fundamentalmente es el capital extranjero.
En una quinta parte, cuando mucho, sino es que una décima parte, las exportaciones son realizadas por empresarios mexicanos, la mayoría de esas exportaciones son empresas norteamericanas, sobre todo son las grandes automotrices, norteamericanas y también japonesas y chinas.
Las exportaciones las hace el gran capital. Estas empresas extranjeras utilizan trabajadores mexicanos, si les cobran aranceles, les venden más caro a los compradores norteamericanos, pero afectaría directamente a los trabajadores Mexicanos, los Mexicanos en el sector exportador, son alrededor de dos millones y medio de trabajadores en empleos directos, y en indirectos son aproximadamente 8 millones.
En ciertas secciones del país están muy concentrados los trabajadores, empezando por los municipios de la frontera norte, en Ciudad Juárez, por ejemplo, trabajan cerca de 300 mil obreros y obreras en el sector maquilador, los productos que exportamos, en gran medida son maquiladores, es producto en el que hay muy poco valor agregado, pero hay trabajo de mano de obra mexicana.
El problema es que afectaría a la inversión de estas grandes empresas transnacionales y afectaría el trabajo de los trabajadores en primer lugar, y, en segundo lugar, también esto repercute de inmediato en esta cuestión de que importamos, exportamos, la inversión extranjera, en el valor del peso, o sea son repercusiones económicas graves para el país.
Además es más grave porque la economía nacional está en un momento crítico, porque además tenemos la ofensiva arancelaria de Donald Trump, y también la ofensiva que tienen las empresas calificadoras sobre el país, las que dicen que el país no puede pagar su deuda y entonces bajan la calificación, esto quiere decir que te cobran más intereses por la deuda.
Lo que tenemos que tener presente, es que con el triunfo de Andrés Manuel y de toda la población que votamos por él, fue un golpe fuerte al régimen político, en particular a los dos partidos políticos que han gobernado este país durante las últimas dos décadas, el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), lo que tenemos es que el país tiene una crisis estructural económica muy fuerte, tiene una crisis de derechos humanos, tiene una crisis ambiental, tiene una crisis social muy fuerte.
Y eso no desaparece porque ganamos las elecciones, lo que necesitamos reforzar es la producción interna, el Tratado de Libre Comercio (TLC), destruyó bastante nuestra economía Nacional, desarticuló Petróleos Mexicanos (PEMEX), importamos cerca de las cuatro quintas partes de lo que consumimos de gasolina.
Importamos el 80% del consumo de arroz, leche, somos dependientes alimentarios y dependientes energéticos, hemos perdido esa soberanía nacional en energía y alimentos, lo que necesitamos primero es reforzar la planta productiva, y nosotros como personas y como consumidores, tenemos que librarnos de la comida importada de Estados Unidos.
Tenemos que consumir el producto nacional, apoyar el trabajo de los mercados sobre ruedas, etc. Hay que reforzar el consumo nacional, y desde luego, hay que lograr que se refuerce la producción nacional, en la salud también tenemos que ser independientes de las importaciones de Estados Unidos y de otros capitales, de otras farmacéuticas."
A continuación publicamos textualmente una colaboración por escrito que nos envió.
La amenaza del nacional trumpismo de imponer aranceles a las importaciones desde México
Josefina Morales*
 
La política fascistoide neoproteccionista de Donald Trump hay que entenderla desde tres horizontes: el primero, desde la pérdida creciente de su hegemonía mundial que lo lleva a plantear a “hacer grande a Estados Unidos otra vez” y en el que se inscribe la guerra comercial contra China y contra el mundo; el segundo, desde su política proteccionista que lo lleva a declarar “Primero América”, es decir, “Primero Estados Unidos”; y el tercero desde la coyuntura electoral en la que está sumergido para volver a ser candidato del Partido Republicano o lanzarse solo como el gorras en las elecciones del año próximo.
También hay que tener presente que desde su campaña pasada, escogió a México, en primer lugar, como el “enemigo” a combatir, a partir de condenar el TLCAN, condenar la migración con toda su letanía del desprecio, y responsabilizar a México de la grave problemática de consumo de drogas de su país. Y hoy, además de tener crecientes conflictos en Estados Unidos: con el Congreso, con la prensa, con la mujeres… otra vez, está en campaña y ha mezclado la problemática migratoria con el intercambio comercial. Y ahí está vociferando a diestra y siniestra y recomendando al Reino Unido que se salga de la Unión Europea sin acuerdo.
El intercambio comercial de México en 2018 fue de 450 572 millones de dólares de exportaciones y 464 277 millones de importaciones, que en total representaron las tres cuartas partes del PIB nacional. Estados Unidos, por su parte, si bien es el tercer exportador del mundo por el valor de sus exportaciones, 1.25 billones de dólares, éstas apenas si representan alrededor del 13% de su economía y sus importaciones, el 17 por ciento. México es el 15° país exportador del mundo.
A Estados Unidos enviamos 83% del total de nuestras exportaciones e importamos cerca de la mitad (48.8%) del total, mientras que de China importamos 18 por ciento. México ha estado desde el TLCAN entre los primeros tres socios comerciales de Estados Unidos; hoy somos, estadísticamente, el primero . Si bien nuestro país tiene un superávit comercial con Estados Unidos, un superávit en el sector manufacturero encabezado por la industria automotriz y un superávit en el sector agropecuario, registra un grave déficit en el sector petrolero (importamos cerca de las cuatro quintas partes de gasolina) y en la mayoría de los sectores de la industria manufacturera.
Del total de exportaciones mexicanas, el 88% son productos manufacturados, y la mayoría, incluso, son de empresas trasnacionales, la mayoría estadounidenses, por lo que en gran parte el comercio exterior mexicano es un comercio intrafirma.
Un arancel del 5% a las exportaciones de México hacia Estados Unidos representaría 22 527 mil millones de dólares de sobreprecio a los productos enviados desde México y un 25% de arancel con el que amenaza llegar en varias semanas, tendría un costo de 112 793 millones de dólares para empresas que importan en Estados Unidos y para los consumidores de ese país
En la relación de México con Estados Unidos inserta, en estos momentos, en la lucha de Estados Unidos contra China por la hegemonía, hay que tener presente la advertencia de Fidel Castro al General Torrijos cuando éste negociaba la devolución del Canal de Panamá para su país: “que corría el riesgo de quedar atrapado en un callejón sin salida… que como dirigente tenía la responsabilidad de actuar de tal forma que, si podía evitar la violencia, la evitara”.
*Investigadora titular del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA). 

Exigen justicia por los caídos en los hechos del halconazo

 
Periódico La Jornada
Martes 11 de junio de 2019, p. 10
A 48 años, la exigencia sigue vigente: justicia por la matanza de estudiantes el 10 de junio de 1971, en aquellos hechos conocidos como el halconazo.
Como cada año lo hacen, una vez más integrantes del Comité 68, acompañados por colectivos estudiantiles, normalistas y miembros de organizaciones sociales, marcharon de la Escuela Nacional de Maestros al Zócalo capitalino para conmemorar aquella masacre y demandar castigo a los responsables; el principal, dijeron, el ex presidente Luis Echeverría Álvarez.
Las voces se hicieron una y correspondió a Félix Hernández Gamundi, líder estudiantil durante el movimiento de 1968 e integrante del Comité 68, sintetizar la exigencia tras casi cinco décadas de impunidad.
Los reconocimientos desde esferas oficiales como el Congreso de la Unión a la generación estudiantil que fue masacrada tanto el 2 de octubre de 1968 como el 10 de junio de 1971, son bienvenidos pero no bastan, lo que se necesita es la acción de la justicia para castigar a los responsables.
Alusiones al pasado y al presente
Unas 300 personas participaron en la movilización, que inició frente a la Escuela Nacional de Maestros, donde hace 48 años los miembros del grupo paramilitar conocido como los Halcones masacraron a los estudiantes que participaban en una manifestación pacífica en apoyo a la comunidad de la Universidad Autónoma de Nuevo León.
Estos aguerridos luchadores sociales del Comité 68 no sólo hicieron alusión al pasado, también se refirieron al presente; basta leer la enorme manta que ocupó la vanguardia de la movilización: No a la guerra, ni con halcones, ni con policías, ni con militares. A la vez que la habitual consigna 10 de junio no se olvida se escuchó una y otra vez.
Los manifestantes llamaron a la organización popular para construir un nuevo modelo nacional que busque el beneficio de todos. En el recorrido participaron figuras icónicas de aquellos movimientos estudiantiles, como el propio Hernández Gamundi y Jesús Martín del Campo, y también se recordó a aquellos que se les han adelantado pero que siguen acompañando la exigencia de justicia, como Raúl Álvarez Garín, María Fernanda Campa –La Chata–, Fausto Trejo y Leopoldo Ayala, por citar algunos.
La movilización concluyó con un mitin en el Zócalo capitalino, donde a nombre de aquella generación Hernández Gamundi indicó no bastan los reconocimientos a la trascendencia de aquel movimiento estudiantil en la transición democrática de México.

Fuente

Despidos y renuncias en el gobierno aumentan trabajo de las ONG

Ante los recortes presupuestales en el gobierno, organizaciones civiles han asumido tareas que se han pospuesto, como exámenes toxicológicos, asesoría legal y acompañamiento a víctimas.

Escrito por: Blanca Juarez
Despidos y renuncias en el gobierno aumentan trabajo de las ONG
El recorte de personal en diferentes dependencias, como parte de la política de austeridad del gobierno federal, le representa una carga de trabajo a los empleados de organizaciones de la sociedad civil, señalan activistas.
La plantilla laboral de esas agrupaciones no es extensa y a ello se suma la dificultad para contratar a más colaboradores, pues esa misma estrategia de ahorro les disminuyó a ellas los recursos públicos que antes obtenían.
Algunas de las actividades que han absorbido son: consultas psicológicas, exámenes toxicológicos, asesoría legal o acompañamiento de víctimas de diferentes delitos. “Nuestros colaboradores tienen que hacer lo que gobierno ya no realiza”, afirma en entrevista Jimena Candano, directora general de la fundación Reintegra, dedicada a reincorporar a jóvenes acusados de cometer algún delito o una falta.
El gobierno despidió a gran parte de los trabajadores por honorarios, dice la especialista en política pública. Por ejemplo, “se quedaron sin los psicólogos que atendían a los adolescentes en comunidades o que se encargaban de hacer los diagnósticos”.

Contratos mensuales y luego, el despido

El pasado 27 de mayo fueron despedidos cinco trabajadores de la Secretaría Ejecutiva del Mecanismo de Seguimiento y Evaluación del Programa de Derechos Humanos de la Ciudad de México. En marzo pasado a otros tres les ocurrió lo mismo.
De acuerdo con una carta dirigida al Comité de Evaluación y Seguimiento del programa, estos ochos empleados representan una tercera parte del personal con el que contaba dicha dependencia.
Luego de retrasar el pago en los primeros tres meses de este 2019, “ya no nos renovaron el contrato”, indicó una de las afectadas, quien prefiere mantener la confidencialidad de su nombre por temor a no ser contratada en otra dependencia.
Desde diciembre pasado, cuando inició la nueva administración, los contratos para el personal tenía vigencia de un mes, cada 30 días iniciaban uno nuevo, hasta que, en los últimos días de mayo les indicaron que ya no lo renovarían.
El argumento que a ella le dieron es que no había entregado una serie de documentos. “Les pude comprobar que sí lo hice vía correo electrónico”. De cualquier forma, le dijeron: “ya no trabajas aquí”.
En lo que va de la administración de Andrés Manuel López Obrador, más de 5,000 empleados dejaron de prestar servicio al gobierno federal en los cuatro primeros meses del año. Algunos fueron despedidos y otros presentaron su renuncia.

Menos dinero, más trabajo

Además, el presidente ha anunciado que en este sexenio no se destinará el mismo dinero que antes se enviaba a diferentes organizaciones civiles. Ha señalado que su administración se hará cargo de proveer la atención y cuidado a las víctimas de diversos delitos.
No obstante, hasta ahora las ONG siguen haciendo el trabajo “que el gobierno debiera hacer, pero no puede”, apunta Jimena Candado, quien fue directora de Vinculación y Estrategia en la administración del expresidente Felipe Calderón.
Las organizaciones “cumplen una función central al llegar a núcleos de población y lugares a los que el Estado, por su propia naturaleza, es incapaz de atender”, apuntan varias organizaciones en una misiva dirigía a López Obrador el pasado 14 de mayo.
En el documento, con más de 1,000 firmas de apoyo, lamentan la desaparición de Proequidad. Se trata de un fondo de 86 millones de pesos que, “en términos reales, representa el 0.002% de los 3.8 billones de pesos del Presupuesto de Egresos”.
Este programa era uno de los “insuficientes recursos con que contamos las mujeres ante la falta de cumplimiento del Estado de sus responsabilidades plenas”, denuncian.
El viernes 7 de junio el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) lanzó la convocatoria para concursar por los recursos de Proequidad, pero sólo pueden participar los institutos estatales de las mujeres.
Jimena Candano explica que en la organización que dirige ayuda a los adolescentes a cumplir las medidas de libertad condicionada que les otorga el sistema de justicia en la Ciudad de México, “lo cual es la obligación del gobierno local”.
Otra tarea de la que se están ocupando son los diagnósticos toxicológicos. “Eso es chamba del gobierno, y lo estamos haciendo nosotros”. Encima, reprocha la especialista, “nadie nos está dando un peso por hacerlo, no tenemos dinero para contratar a más gente y no nos estamos dando abasto”.
Jimena Candano considera correcta la estrategia del gobierno federal de poner “múltiples candados” para evitar el desvío de recursos o la mal utilización del dinero público. Sin embargo, subraya, debe entender “que no puede cumplir con todo lo que se necesita y para eso estamos nosotras”.


Fuente 

México desbanca a China como primer socio de EU

En medio de su guerra comercial, el intercambio con el país asiático se desplomó 14.2% de enero a abril y creció 3.3% con México; incluso Canadá superó a la potencia oriental, que quedó en tercer sitio entre los mayores socios de EU.

México desbanca a China como primer socio de EU

México, en la primera posición, y Canadá, en la segunda, desplazaron a China como los mayores socios de Estados Unidos en el comercio de productos durante los primeros cuatro meses del 2019.
Este cambio en la clasificación ocurre mientras se discute la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en los poderes legislativos de los tres países, al tiempo que permanece una guerra comercial entre Estados Unidos y China.
En tanto ha permanecido esta guerra comercial, México ha ganado mayor participación en el mercado estadounidense frente a Canadá y, en general, frente al promedio del resto de los demás proveedores externos.
De enero a abril, el comercio de productos (exportaciones e importaciones) entre México y Estados Unidos sumó 203,180 millones de dólares y el de Canadá-Estados Unidos totalizó 198,619 millones de dólares.
Con una tendencia inversa, China tuvo un comercio de mercancías con Estados Unidos de 174,664 millones de dólares en los primeros cuatro meses del año en curso.
Con una fortaleza comercial galopante en las últimas dos décadas, China se colocó en el 2018 como el mayor socio comercial de Estados Unidos, desplazando a Canadá desde el 2015 y teniendo a México en el tercer lugar durante ese periodo.
Juan Antonio Dorantes, especialista en comercio exterior de la firma de Aguilera & Loera, comentó que la proveeduría de México en el mercado estadounidense se ha consolidado por sus ventajas comparativas, como la geografía, la mano de obra y la diversidad de bienes y servicios que pueden sustituir importaciones originarias de China.
Bajo el argumento de preocupaciones sobre las políticas de China en materia de propiedad intelectual, tecnología e innovación, la Administración del presidente Donald Trump ha implementado tres rondas de aumentos de aranceles en un total de 250,000 millones de dólares en productos chinos, mientras que China ha subido los aranceles en 110,000 millones de dólares en productos de Estados Unidos.
Además, Trump ordenó a la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) comenzar el proceso de aumentar los aranceles a 25% en casi todas las importaciones estadounidenses restantes de China (excepto materiales de tierras raras, productos farmacéuticos de minerales críticos, ciertos insumos farmacéuticos y ciertos productos médicos), valorados en 300,000 millones de dólares.
En su último contraataque, China impuso a partir de este 1 de junio aranceles de entre 10 y 25% a un total de 5,410 productos originarios de Estados Unidos por un valor de 60,000 millones de dólares anuales, con lo cual castiga ya a la totalidad de sus compras de mercancías estadounidenses.
Dorantes destacó que China, sin embargo, ha mantenido cierta competitividad exportadora en el mercado estadounidense, aun con la fijación de aranceles.
Desde otro ángulo, Gerardo Traslosheros, exembajador de México en Nueva Zelanda y exnegociador del Acuerdo de Asociación Económica entre México y Japón, destacó que México ha mantenido en crecimiento sus flujos comerciales con Estados Unidos a un alto costo.
“Está la espada de Damocles sobre México”, comentó en referencia a la amenaza que lanzó Trump de aumentar los aranceles en forma generalizada y gradual, de 5 a 25%, la cual habría comenzado el 10 de junio, pero se disipó temporalmente tras un acuerdo en materia migratoria y, según Trump, con otros asuntos bilateral convenidos en secreto y por anunciarse más adelante.
Traslosheros expuso que la sola amenaza de Trump tendrá un impacto negativo en la atracción de inversiones de la economía mexicana y opinó que el presidente de Estados Unidos seguirá hostigando a México en su intento de reelegirse.
Otros analistas han considerado que no es fácil desintegrar los encadenamientos productivos regionales. Muchos han acreditado que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ayudó a las industrias manufactureras de Estados Unidos, especialmente a la industria automotriz, a ser más competitivas a nivel mundial a través del desarrollo de cadenas de suministro.
Gran parte del aumento en el comercio de Estados Unidos con México, por ejemplo, puede atribuirse a la especialización, ya que las plantas de fabricación y ensamblaje se han reorientado para aprovechar las economías de escala.
Como resultado, las cadenas de suministro han estado cruzando cada vez más las fronteras nacionales a medida que el trabajo de fabricación se realiza donde es más eficiente. Según expertos, la industria automotriz de América del Norte tiene “conexiones de varias capas” entre los proveedores de Estados Unidos y México y los puntos de montaje.
rmorales@eleconomista.com.mx




Fuente