miércoles, 14 de noviembre de 2018

Supermercados cooperativos: una alternativa




Por Máximo Santos Miranda*
¿Se imaginan que existiera un supermercado sin ánimo de lucro en donde sus clientes son al mismo tiempo propietarios y empleados de este y que además contara con unos niveles de precios asequibles y ofrecieran productos ecológicos de proximidad? Pues bien, esta utopía se ha puesto en marcha en ciudades tan cosmopolitas como Nueva York o París con notable éxito.
En Nueva York viene funcionando un supermercado cooperativo, Food Coop, que lleva abierto desde el año 1973 en el barrio de Brooklyn y que cuenta con unos 16,000 clientes.
Para ser cliente de este peculiar supermercado es necesario ser miembro de la cooperativa que lo detenta y para ello es necesario pagar una pequeña cuota de inscripción, así como colaborar con diversas actividades del supermercado durante tres horas cada cuatro semanas. A cambio, los clientes/trabajadores/propietarios obtienen productos frescos de calidad, orgánicos y de productores cercanos y todo ello a precios por debajo de lo que se ofrece por parte de otros supermercados ecológicos similares.
Pero la oferta de este peculiar supermercado no se detiene aquí, ya que ofrece a sus clientes cursos sobre las propiedades de los alimentos, de cocina saludable o la inscripción a la revista que imprime el propio supermercado en donde difunde las bondades del consumo de productos frescos, biológicos y de proximidad.
La importancia de este supermercado trasciende a lo puramente comercial ya que incide en el consumo sano de alimentos en un entorno de gran ciudad y en un país que presenta alarmantes casos de obesidad y en donde la calidad de la alimentación no es en muchos casos saludable. Además de todo esto, la cooperativa intenta promocionar a los productores locales y, por tanto, los entornos agrícolas y ganaderos próximos a esta gran urbe.
Este modelo se está intentado exportar a otros países y prueba de ello es la reciente apertura en París del supermercado La Louve (La Loba). Este supermercado al igual que sucede con el de Nueva York no es sólo un supermercado de tipo cooperativo, sino que además intenta que el componente orgánico y ecológico sea parte esencial del mismo y cuyos proveedores son productores franceses cercanos a la ciudad de París.
El lanzamiento de este tipo de supermercados en Francia ha supuesto que en pocos meses se abran en el país otros cuatro supermercados de similares características y su éxito se debe, entre otras razones, a que sus precios de venta son inferiores a los de los supermercados biológicos cercanos.
También en Londres, en Holborn, se abrió en el año 2010 un supermercado parecido que tiene el nombre de The People Supermarket (el supermercado de la gente) y que cuenta con un blog en el que anima a sus clientes y a los consumidores en general a consumir productos frescos orgánicos y de calidad.
En definitiva, es de esperar que en el futuro este tipo de supermercados tenga cierto papel en la distribución de alimentos, en especial porque desde hace varias décadas se viene desarrollando una nueva tipología de consumidor que se puede catalogar como ecológico y socialmente responsable.
Esta nueva tipología de consumidor traslada su preocupación por el deterioro medioambiental y elige consumir aquellos productos que percibe como más naturales y sanos. Este tipo de consumidor es escéptico ante las afirmaciones publicitarias de las empresas y prefiere una información independiente que le permita identificar un producto como verde y que además le guie dónde encontrarlo. Se trata de un consumidor que pretende colaborar en la preservación de los recursos naturales para que éstos puedan ser disfrutados en plenitud por las generaciones venideras.
Por tanto, cada vez son más los actores que demandan este tipo de productos, especialmente las crecientes clases medias no sólo de los países más avanzados sino también de otras economías que si bien no están todavía tan desarrolladas si ven como sus crecientes clases acomodadas demandan el consumo de productos más naturales y respetuosos con el entorno.
En definitiva, los consumidores se encuentran cada vez más preocupados por lo que comen y es que cada día son más las noticias alarmistas de las que nos informan los medios de comunicación. Un día el sobresalto surge por el aceite de palma y sus innumerables usos alimenticios, otro día son los antibióticos utilizados en los pollos, otro las dioxinas o los problemas causados por las denominadas vacas locas. Y es que, si bien es cierto que algunos de estos casos son fraudes alimentarios causados por productores sin escrúpulos, también ocurre que en otras ocasiones el problema está relacionado con el ahorro de costes o el incumplimiento de la legislación por parte de algunas empresas.
Por todas estas razones, el lanzamiento en México de este tipo de supermercados puede constituir una alternativa más para que esta tipología de consumidores pueda ver satisfechas sus expectativas de consumo con unos precios menos elevados que los de otras plataformas de distribución y es que el precio constituye una importante barrera para que cada vez más consumidores se animen a consumir productos biológicos y respetuosos con el entorno.
En definitiva, el ejemplo de Food Coop puede ser perfectamente válido para que se lancen en México iniciativas de supermercados similares.
*Doctor en Economía y experto en temas de banca, finanzas y hacienda.

Fuente 

Corporaciones beneficiadas con la reforma energética abren filiales en paraísos fiscales

Algunas de las firmas en paraísos fiscales realizan negocios con Petróleos Mexicanos. Foto: Pemex
Algunas de las firmas en paraísos fiscales realizan negocios con Petróleos Mexicanos. Foto: Pemex

PROCESO

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Empresas energéticas beneficiarias de la reforma al sector que realizó el gobierno de Enrique Peña Nieto registraron filiales en Países Bajos, un notorio paraíso fiscal especializado en la inscripción de sociedades para obtener beneficios impositivos.
Se trata de petroleras, corporaciones de energía renovable y de servicios, que se registraron en el país europeo a partir de 2016, mientras el gobierno mexicano organizaba licitaciones de bloques de exploración y explotación de hidrocarburos y subastas de electricidad.

Consultados por Apro, datos de la Cámara de Comercio de los Países Bajos, cuya misión es preservar los catálogos empresariales, dan cuenta de los holdings o conglomerados creados por las compañías energéticas, que deben asentar obligatoriamente sus sucursales.
La figura legal de preferencia es la sociedad de responsabilidad limitada (BV en holandés), que constriñe la carga de sus socios al capital aportado, en caso de deudas o demandas en su contra. Además, provee de ventajas impositivas, como evitar la doble tributación.
Los registros consultados indican la preferencia de las empresas de Estados Unidos por acudir a territorio holandés para abrir legalmente sus filiales. En uno de los mayores casos, la estadunidense ExxonMobil inscribió sus asociadas ExxonMobil Mexico Region B.V., ExxonMobil Mexico Investments B.V., ExxonMobil Mexico (Block 2) B.V. y ExxonMobil Mexico Ventures B.V., que comparten la misma dirección física en la ciudad de Breda, en el sur de Holanda.
Cada una se encarga de diferentes actividades económicas. ExxonMobil Mexico Region B.V. –número de registro (KVK en holandés) 65448200– se responsabiliza de las operaciones de esa petrolera en el país, mientras ExxonMobil Mexico Investments B.V. –KVK 64601986– gestiona sus inversiones en México.
Por su parte, ExxonMobil Mexico (Block 2) B.V. –KVK 69371024– administra las operaciones relacionadas con el Área 2, que ganó en diciembre de 2016 durante la Ronda 1.4 de subasta de bloques petroleros para exploración en aguas profundas en el Cinturón Plegado Perdido, franja ubicada en el Golfo de México contigua a la frontera estadunidense, en alianza con la francesa Total.
ExxonMobil Mexico Ventures B.V. –KVK 64603733– asume las alianzas y nuevos emprendimientos de esa petrolera.
En mayo de 2017, ExxonMobil anunció su plan de invertir 300 millones de dólares durante la próxima década para mejorar su logística, productos y mercadotecnia en México.
La petrolera, acusada de ocultar la influencia de la extracción y consumo de combustibles fósiles sobre el cambio climático en Estados Unidos, mantenía 51 mil millones de dólares en 35 paraísos fiscales en 2016, ocho situados en Países Bajos, según el informe Los juegos de las empresas fachada: el uso de paraísos fiscales por las compañías de Fortune 500, elaborado por los no gubernamentales Fondo U.S. PIRG para la Educación y el Instituto sobre Tributación y Política Económica.
La petrolera estadunidense Chevron también registró una sucursal mexicana en Países Bajos. Se trata de la empresa Chevron Mexico Holdings B.V. –KVK 63313022–, asentada en Rotterdam, urbe del sudoeste de esa nación europea.
En diciembre de 2016, un consorcio del que es parte esa compañía, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la japonesa Inpex, obtuvo la licitación de un bloque en el Cinturón Plegado Perdido.
Chevron tenía 46 mil 400 millones de dólares en ocho paraísos fiscales en 2016, aunque ningún fondo en Países Bajos.
General Power Generation (GPG), subsidiaria de Naturgy, el nuevo nombre de la española Gas Natural Fenosa, también inscribió sus filiales GPG Mexico B.V. –KVK 24386006– y GPG Mexico Wind B.V. –KVK 34298276– en Amsterdam, la capital holandesa, pero en diferentes direcciones físicas.
Con presencia en España, México y Puerto Rico, GPG posee cuatro centrales eléctricas de ciclo combinado a vapor y gas, la primera de las cuales –la planta Hermosillo– inició operaciones en 2001, con capacidad instalada de 250 megavatios.
La segunda –Naco Nogales– funciona desde octubre de 2003, con capacidad instalada de 308 Mw, mientras que la instalación Tuxpan trabaja desde ese mismo año, con capacidad de 983 Mw. La última –Norte Durango– arrancó en 2010, con 480 Mw.
Mientras, GPG posee campos eólicos en Australia, Chile y México, donde la granja Bio Hioxo opera desde 2014 en Juchitán, Oaxaca, con capacidad instalada de 234 Mw.
Engie México, antes denominada GDF Suez Energía de México y filial del conglomerado multinacional francés Engie S.A., tampoco ha escapado al imán fiscal holandés. Esa división registró su rama ENGIE Energía de Mexico Nederland Holding B.V. –KVK 08184772–, afincada en Zwolle, ciudad del noreste de Países Bajos.
La empresa opera dos plantas de cogeneración eléctrica en Monterrey y Pánuco (Veracruz), con una capacidad instalada de 330 Mw. Además, Engie México opera una red de gasoductos de más de 10 mil kilómetros de extensión a cargo de sus sucursales Gasoductos del Bajío y Energía Mayakan, a lo largo del Estado de México, Jalisco, Puebla, Tamaulipas, Tlaxcala, Querétaro y la Península de Yucatán. De este último tendido, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) contrató la mayor parte de su capacidad hasta 2026.
Asimismo, Engie, el fondo estadunidense BlackRock Inc. y su filial First Reserve Energy Infrastructure Funds y Pemex son propietarios del gasoducto Los Ramones Centro, uno de los tres tramos del tendido homónimo que trae gas natural desde Texas hasta el centro del país.
Resultado de las subastas eléctricas de 2016 y 2017 organizadas por el Centro Nacional de Control de la Energía, la corporación construye parques solares en Aguascalientes, Chihuahua, Sonora y Tlaxcala, así como una eologranja en Tamaulipas.
En febrero de 2017, la compañía anunció la compra de una porción minoritaria de la desarrolladora de energía solar mexicana Enlight.

En los Paradise Papers
El estadunidense ACON, fundado en 1996 y basado en Washington, es un fondo de capital privado muy activo en el sector energético y cuyo monto total asciende a unos 3 mil 600 millones de dólares en más de 50 inversiones, 29 de las cuales fluyeron hacia nueve países latinoamericanos.
La compañía registró sus subsidiarias ACON Mexico Energy B.V. –KVK 6564136–, ACON Mexico DS B.V. –KVK 62813277–, ACON Mexico Modular B.V. –KVK 66455529– y ACON Mexico Retail Coöperatief U.A. –KVK 67609570–, que comparten la misma dirección postal en Amsterdam.
En 2015, ACON Investments L.L.C., ligada a ACON, puso dinero en la mexicana Citla Energy, que entre junio de 2017 y abril pasado ganó cuatro contratos de exploración petrolera en aguas someras –en asociación con la italiana ENI y la inglesa Cairn Energy PLC–.
Otra petrolera de EU –Fieldwood Energy, LLC– abrió su subsidiaria Fieldwood Mexico B.V. –KVK 6420217– en Amsterdam. El fondo privado estadunidense Riverstone Holdings LLC es dueña de Fieldwood.
Fieldwood Energy E&P Mexico, su brazo local, y PetroBal, S.A.P.I. de C.V., rama de Grupo Bal, ganaron en 2015 el bloque llamado “Área 4”, que incluye los campos en aguas someras “Ichalkil” y “Pokoch” en la Sonda de Campeche.
Alberto Bailleres, dueño de Petrobal, aparece en los Paradise Papers, la filtración de registros fiscales del despacho Appleby publicada en noviembre de 2017 por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, en alianza con Proceso, Quinto Elemento Lab y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.
El magnate, el cuarto más adinerado de México, dirigió la empresa Burwill Holdings Limited, registrada en Bermuda, entre el 9 de diciembre de 1997 y el 21 de abril de 1998.
La estadunidense Anadarko Petroleum Corp. registró su rama mexicana Anadarko Mexico B.V. –KVK 62149393–, aunque esa corporación aún no opera en México. En 2016, esa compañía contaba con 18 ramas operando en paraísos fiscales, una de ellas en Países Bajos.
La también estadunidense GE creó su brazo GE Mexico Power Holdings B.V. –KVK 72176644– en Breda.
En 2016, GE tenía 22 fondos por 82 mil millones de dólares en paraísos fiscales, ocho operativos en Países Bajos, según el informe Los juegos de las empresas fachada.
La construcción del gasoducto Los Ramores Fase II Sur, que correrá por San Luís Potosí, Querétaro y Guanajuato, también llegó a Países Bajos, pues una de sus dueñas, Mexico Power and Gas Ventures B.V. –KVK 59316888– está inscrita en Zwolle. Esa empresa posee TAG Gasoducto Sur, junto con P.M.I. Holdings B.V. –filial de Pemex registrada en Holanda– y TAG Pipelines S. de R.L. de C.V., filial de Pemex Transformación Industrial.
A consulta de Apro, Naturgy México explicó que, “como cualquier otra empresa global con inversión extranjera directa en México, nuestras razones sociales cuentan con por lo menos un accionista extranjero, el cual puede estar situado en cualquier país. En nuestro caso, los accionistas extranjeros que invirtieron en México se encuentran en los Países Bajos y en España”.
La decisión de abrir holdings en naciones como Países Bajos se debe a razones de financiamiento de bancos y otras fuentes y para administrar la inversión captada, según declaró la compañía.
Las otras empresas citadas no respondieron a la consulta de Apro.

Renovables aventajadas
Las empresas de energía alternativa también voltean a Países Bajos:
GS Infrastructure Partners (GSIP), perteneciente a Goldman Sachs registró su subsidiaria GS Mexico Wind Management B.V. –KVK 62893920– en Amsterdam. GSIP es accionista en el parque eólico Tres Mesas, situado en Tamaulipas, junto con la estadunidense Oak Creek Energy Systems, Inc., y Grupo Bursátil Mexicano (GBM) Infraestructura I –uno de los dos fondos de infraestructura que administra esa empresa–.
El propósito de la filial holandesa consiste en administrar esa generadora y futuras inversiones en el ramo.
Ese proyecto ejemplifica la maraña corporativa y financiera tejida en los paraísos fiscales. En septiembre de 2012, Oak Creek inscribió su filial Frontera Renovable Mexico, LLC, en el estado estadunidense de Delaware –otro notorio paraíso fiscal– y también posee su brazo mexicano Frontera Renovable, S. De R.L. De C.V. Para administrar el campo Tres Mesas, creó las subsidiarias aztecas Eólica Tres Mesas, S. de R.L. de C.V. Y Eólica Tres Mesas II, S. de R.L. de C.V., tipificadas como “empresas de propósito especial” –un mecanismo para obtener ventajas fiscales–.
GS tenía 905 filiales en paraísos fiscales, 30 de las cuales están situadas en Países bajos, por un monto total de 31 mil 200 millones de dólares.
La irlandesa Mainstream Renewable Power (MRP) se dedica a la construcción de granjas eólicas y solares en 10 países emergentes.
En alianza con GE, la empresa adquirió en 2016 el proyecto El Durangueño, de capacidad instalada de 120 megavatios eólicos y 32 solares y que se halla en construcción, en Canatlán (Durango).
En Amsterdam, inscribió su filial Mainstream Renewable Power Mexico Holdings B.V. –KVK 65278186–.

“Sándwich holandés”
En el reparto internacional de la evasión –rehuir del pago de gravámenes– y la elusión fiscal –desembolsar menos de lo debido vía artimañas financieras y legales–, Países Bajos se especializa en la inscripción de sociedades para obtener ventajas impositivas.
El informe Los juegos de las empresas fachada concluye en que el paraíso fiscal preferido por las corporaciones del Fortune 500 –el listado de las empresas estadunidenses con mayores ingresos– es Países Bajos, con más de la mitad de las compañías del ranking con al menos una filial registrada en esa nación europea. De hecho, Holanda parece ser el más utilizado por las grandes firmas de EU, seguido por Singapur y Hong Kong.
Ese rol internacional ha generado el término “sándwich holandés”, un esquema de elusión fiscal utilizado por algunas empresas multinacionales para transferir ganancias generadas en un país de la Unión Europea (UE) a paraísos fiscales, sin las retenciones impositivas establecidas por esa nación para impedir movimientos de ingresos a dichos refugios fiscales.
Para Soren Ambrose, asesor de política sobre recursos públicos y fiscales de la no gubernamental ActionAid –que ha revelado los mecanismos oscuros de las empresas en paraísos fiscales–, no hay mejor lugar que México para ver lo que han provocado el neoliberalismo y la privatización.
“Siempre que hay una apertura a inversionistas privados, hay oportunidad para la arbitrariedad, para sacar ventajas de acuerdos tributarios o paraísos fiscales, para garantizar que las empresas obtienen lo que desean”, señala en entrevista telefónica con Apro.
Las tácticas corporativas implican “crear una red para hacer más difícil rastrear las inversiones en un país determinado o las ganancias generadas, significa que muy posiblemente sucede algún embuste. Ninguna de esas empresas ha de tener operaciones” en Países Bajos, según el especialista.
México ha rubricado al menos 57 tratados de doble tributación con igual número de países o territorios, incluyendo con Países Bajos desde 2008.
La oferta fiscal holandesa no es nueva, pues funciona desde hace al menos tres décadas. La malograda empresa energética estadunidense Enron, que quebró en 2001 por maromas financieras para ocultar pérdidas y fingir ganancias, llegó a tener al menos 17 ramas registradas en Países Bajos.
En un artículo reciente publicado en el blog del Fondo Monetario Internacional (FMI), tres economistas daneses alertaron que 25 por ciento de la inversión extranjera directa destinada a México pasa por sociedades ficticias registradas en el extranjero, mientras que ocho por ciento del dinero particular sigue esa misma ruta.
Esas entidades “se registran conforme a la ley nacional, la propiedad efectiva está en manos de extranjeros, tienen pocos o ningún empleado, poca o ninguna producción en el país receptor, poca o ninguna presencia física, activos y pasivos mayormente externos, y su actividad principal” es el financiamiento del grupo o actividades de holding, cita el documento titulado Correr el velo, elaborado por Jannick Damgaard, economista principal del Banco Nacional de Dinamarca, Thomas Elkjaer, economista principal en el Departamento de Estadística del FMI, y Niels Johannesen, profesor de economía en el Centro de Comportamiento Económico y Desigualdad de la Universidad de Copenhague.
En total, unos 12 mil millones de dólares corresponden a inversiones en sociedades fantasma, de las cuales Países Bajos, Luxemburgo, Hong Kong, Islas Vírgenes Británicas, Bermuda, Islas Caimán, Irlanda y Singapur captan más de 85 por ciento de la inversión mundial en entidades con fines especiales, constituidas por razones tributarias.
Empero, resulta difícil cuantificar cuánto dinero fluye a través de paraísos fiscales, cuál es su origen y su destino. “Está bien documentado que las multinacionales con presencia nominal en paraísos fiscales efectivamente pagan menos impuestos por su renta mundial”, destaca el estudio.
Otras empresas registradas en Países Bajos son Clean Power Mexico Holdings B.V. –KVK 59299657– y Wind Mexico Holdings B.V. –KVK 60821353–, ambas afincadas en Amsterdam, mientras que en Rotterdam se basa Energía México –KVK 24283456–. Incluso los productores de aguacate, mango, papaya y plátano de Michoacán han sido atraídos por la oferta fiscal holandesa, pues los Productores Unidos de México registraron la firma UP Michoacan Europe B.V. –KVK 65807588– en Rotterdam.

Fuente

Desempleados, un millón 900 mil entre julio y septiembre

 
Periódico La Jornada
Miércoles 14 de noviembre de 2018, p. 24
Durante el tercer trimestre de este año, un millón 900 mil mexicanos estuvieron desempleados, 30.6 millones trabajaron en la informalidad y 3.8 millones estuvieron subocupados, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
El organismo destacó que en un año aumentó en 1.6 millones de personas la población económicamente activa (PEA), es decir, hombres y mujeres de 15 años y más disponibles para trabajar, ya que pasó de 54.4 millones entre julio y septiembre de 2017 –lo que representó 59.4 por ciento del total de la población del país– a 56 millones, es decir, 59.8 por ciento, para el mismo periodo de 2018.
El aumento de 1.6 millones de personas es consecuencia tanto del crecimiento demográfico como de las expectativas que tiene la población de contribuir o no en la actividad económica, explicó el Inegi.
Precisó que durante el tercer trimestre de este año la tasa de desocupación entre julio y septiembre fue de 3.3 por ciento respecto a la PEA en el país, lo que implica que implica un descenso de apenas 0.1 por ciento respecto al registro del mismo periodo de 2017. En ese entonces, el Inegi también contabilizó 1.9 millones de mexicanos que “no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo.
La misma tasa de desocupación de 3.3 por ciento se registró durante el trimestre anterior, es decir, de abril a junio de 2018, por lo que no hubo variación al respecto.
En cuanto a la tasa de subocupación, ésta se ubicó en 7 por ciento respecto a la PEA, mayor en 0.1 por ciento a la registrada hace un año pero igual a la del trimestre anterior. Este concepto se refiere a los mexicanos que sí cuentan con un empleo pero que tienen necesidad y disponibilidad de trabajar más tiempo.
De los 30.6 millones de mexicanos que tienen empleo informal, el cual incluye también el trabajo doméstico remunerado de los hogares, trabajo agropecuario no protegido y trabajadores subordinados que aunque trabajan en unidades económicas formales lo hacen en modalidades fuera de la seguridad social, el instituto indicó que representaron 56.6 por ciento de la población económicamente activa. En su comparativo anual hubo una disminución de 0.5 por ciento y en el trimestral de 0.3.

Fuente

A cuatro de cada 10 trabajadores mexicanos no les alcanza para la canasta básica: Coneval


Precios más bajos en tianguis de las CDMX. Foto: Hugo Cruz

PROCESO

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cuatro de cada diez trabajadores mexicanos reciben un salario que no les alcanza para adquirir los insumos de la canasta básica, y en 26 de los 32 estados del país la situación del ingreso laboral incluso empeoró entre el segundo y el tercer trimestre del año.
Ello es consecuencia del incremento en el precio de los productos incluidos en la línea de bienestar mínimo, que en octubre pasado se elevó a mil 72 pesos por persona y por mes en el ámbito rural, y a mil 513 pesos en las ciudades (superior en 3% a octubre de 2017).

De acuerdo con una actualización del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el tercer trimestre de 2018 el 39.3% de la población mexicana recibía un ingreso laboral inferior a la línea de bienestar, una tasa inferior a la que heredó Enrique Peña Nieto cuando asumió la presidencia, en diciembre de 2012.
En Chiapas, Guerrero y Oaxaca, más del 60% de la población recibe un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo, mientras que en Guerrero, Morelos, San Luis Potosí, Nayarit, Sinaloa y Aguascalientes la tasa de población que padece esta situación creció en alrededor de 3% entre el segundo y el tercer trimestre del año.
Según el Coneval, el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) –que mide la proporción de personas que no pueden adquirir la canasta alimentaria con el ingreso de su trabajo– creció 2.1% entre el segundo y tercer trimestre del año, lo que “se debió principalmente a la disminución en el poder adquisitivo del ingreso laboral y un mayor aumento del costo de la canasta alimentaria”.
Por su parte, el ingreso laboral per cápita real se redujo 1.1% entre el segundo y tercer trimestre de 2018, al pasar de mil 758 a mil 738 pesos mensuales por persona. Para medir este ingreso, el Coneval suma los ingresos mensuales de un hogar y los divide por el número de integrantes.

Fuente

La sección 22 pide nueva ley estatal de educación en Oaxaca

Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 14 de noviembre de 2018, p. 30
Juchitán, Oax., Profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en la región del Istmo de Tehuantepec suspendieron labores ayer a fin de participar en una marcha en la capital del estado para fijar su postura ante la legislatura local –que se instaló ayer– por la abrogación de la reforma educativa y del decreto del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca publicado en julio de 2015. Wilbert Santiago, vocero de la sección 22, dijo que buscan la aprobación de la Ley Estatal de Educación basada en el Plan para la Transformación Educativa de Oaxaca, que ya se aplica en muchas escuelas.

Listo, plan de recuperación ambiental para Texcoco

Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 14 de noviembre de 2018, p. 10
Texcoco, Méx., El secretario general de la Corte Internacional de Conciliación y Arbitraje Ambiental, Ramón Ojeda Mestre, dio a conocer que autoridades federales y locales de la zona oriente del Valle de México, así como diversas universidades, iniciarán un programa de recuperación ambiental en el ex lago de Texcoco, donde se construye el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).
Señaló que una vez que inicien las funciones del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y se concrete la cancelación del NAIM, se emprenderá el proyecto que será coordinado por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, y por la Comisión Nacional del Agua.
Explicó que se pretenden sembrar diversas especies de árboles en esa región, que fue devastada por la edificación de la terminal aérea.
Se plantarán árboles y varios tipos de cactáceas, las especies como las casuarinas, etcétera, que son las especies adecuadas para el tipo de salinidad del suelo y la escasa lluvia y los fuertes vientos de la zona, especies adecuadas para las corrientes eólicas y la deficiencia hídrica, dijo. Vamos a hacer una cosa muy hermosa, gradual y prudente para que no nos precipitemos y cometamos errores, dijo.
Ojeda Mestre adelantó que el proyecto incluirá la ampliación de los cuerpos de agua superficiales de la región y la recuperación de la fauna migratoria, entre otros aspectos ambientales que se destruyeron durante la edificación del NAIM.
Destacó que en el proyecto participarán la Corte Internacional de Conciliación y Arbitraje Ambiental, la Universidad Autónoma Chapingo, el Colegio de Postgraduados, autoridades federales y locales de la zona oriente del Valle de México, incluyendo las de Texcoco, Nezahualcóyotl, Atenco, Tepetlaoxtoc, Chimalhuacán e Ixtapaluca.

Fuentw

El “Chapo Show” inicia

Inicio del juicio contra El Chapo en NY. Foto: AP / Elizabeth Williams
Inicio del juicio contra El Chapo en NY. Foto: AP / Elizabeth Williams

PROCESO

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Día intenso este cabalístico martes 13 de noviembre. Apenas fue el primer día del juicio de Joaquín Guzmán Loera, mundialmente conocido como El Chapo, y las declaraciones del capo de la droga devenido en serie de Netflix generaron una airada reacción del vocero presidencial de Enrique Peña Nieto y del propio exmandatario Felipe Calderón, señalados como beneficiarios de los multimillonarios fondos del Cártel de Sinaloa para sus campañas electorales de 2006 y 2012.
Según los abogados de Guzmán Loera, el verdadero “jefe de jefes” de El Cártel de Sinaloa, no es el personaje extraditado en enero de 2016 a Estados Unidos, sino Ismael “El Mayo” Zambada, considerado por los narcólogos como una especie de conssiglieri de la narco mafia más poderosa de México y América Latina durante los últimos treinta años.

Según Jeffrey Lichtman, abogado de El Chapo, Zambada nunca pasó un día en prisión y sigue prófugo porque “ha pagado al actual y al anterior gobierno de México… millones de dólares en sobornos”. Señaló que Guzmán Loera fue víctima de una trampa que le tendió una vasta conspiración transfronteriza que incluyó al actual gobierno, a la DEA y al propio Zambada.
Curiosamente, el mismo argumento esgrimido por los abogados de El Chapo para minimizar el peso de Guzmán Loera en la estructura del cártel sirve para explicar las dos fugas legendarias del capo: la del 2001, al inicio del gobierno de Vicente Fox y la del 2015, en el sexenio de Enrique Peña Nieto. Estas dos huidas sólo podrían explicarse por la amplia red de sobornos y de corrupción de Guzmán Loera con los tres últimos gobiernos.
El proceso que inició en una corte de Nueva York obviamente se ha convertido en el “narcojuicio del siglo” y generó inmediatas reacciones en los medios, en las redes y en la política.
El hashtag #Chapo se convirtió de inmediato en la tarde de este 13 de noviembre en el Trending Tópic más mencionado en Twitter, con más de 80 mil retuits en dos horas. En Facebook proliferaron las versiones, especulaciones y contexto que documenta la larga relación de complicidad entre las autoridades y Guzmán Loera. Los principales medios de comunicación norteamericanos y mexicanos, las agencias informativas del mundo y hasta Netflix, la plataforma de televisión on line que sugirió lo mismo en su serie de ficción, no se han quedado al margen de este inicio espectacular del juicio.
El primero en reaccionar fue el expresidente panista Felipe Calderón, quien escribió en su cuenta de Twitter:
“Son absolutamente falsas y temerarias las afirmaciones que se dice realizó el abogado de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. Ni él, ni el cártel de Sinaloa ni ningún otro realizó pagos a mi persona”.
A su vez, el vocero peñista Eduardo Sánchez resaltó:
“El gobierno de @EPN persiguió, capturó y extraditó al criminal Joaquín Guzmán Loera. Las afirmaciones atribuidas a su abogado son completamente falsas y difamatorias”.
Por supuesto que la estrategia de la defensa de Guzmán Loera es minimizar su papel en la estructura criminal del Cártel de Sinaloa y abrir una auténtica caja de Pandora que involucra no sólo a los tres últimos expresidentes de la República, sino a sus principales responsables de combatir el crimen organizado, destacadamente al exsúper policía Genaro García Luna.
En un sondeo levantado en Twitter, ante la pregunta “¿Ustedes creen que son ciertas las declaraciones de El Chapo Guzmán de que apoyó las campañas de Peña Nieto y Felipe Calderón?, en menos de media hora se emitieron 2 mil 700 votos. El 88 por ciento dijo que “sí”, el 6 por ciento opinó que “no” y 6 por ciento que “es dudoso”.
La falta de credibilidad de los últimos gobiernos juega a favor de uno de los capos más sanguinarios y hábiles de los últimos años y de su estrategia de defensa. De este nuevo narco show lo único cierto es que saldrán ganando los propios norteamericanos en su estrategia de presión a México.
www.homozapping.com.mx

Fuente

Alemania: la defensa del bosque de Hambach

El bosque de Hambach. Foto: Tomada de @HambiBleibt
El bosque de Hambach. Foto: Tomada de @HambiBleibt

PROCESO

BRUSELAS, Bélgica (apro).- La mañana del pasado 13 de septiembre, policías antidisturbios del estado alemán de Renania del Norte ingresaron al bosque de Hambach, ubicado a unos 50 kilómetros de la ciudad de Colonia.
El dispositivo fue impresionante: 3 mil 500 policías, incluyendo fuerzas especiales y a caballo, con el apoyo de camiones de agua antimotines y helicópteros. Su misión: expulsar del área a alrededor de 150 militantes ecologistas que se oponen a la deforestación del bosque.
Los cuerpos de seguridad destruyeron sus barricadas y sus precarias instalaciones; como pudieron, evacuaron a aquellos que se habían refugiado en unas 50 pequeñas cabañas montadas entre las ramas de los árboles.
Mientras abajo algunos manifestantes se resistían a evacuar dócilmente la zona, arriba los más audaces dificultaban el operativo policiaco quedándose colgados, a varios metros de altura, de los cables con poleas a través de los cuales pasaban los activistas de una cabaña a otra.
Luego de 6 años de que los activistas ocuparon el bosque, el argumento que presentó la policía para justificar la evacuación del sitio fue inverosímil: las cabañas, reclamaron, no cumplían las normas contra incendios; no había extintores y, por lo tanto, existía una “zona de peligro” que debía desalojarse.
La tensión, que con el transcurso de los días fue creciendo, dio paso a la tragedia el 19 de septiembre, cuando Steffen Meyn, un periodista de 27 años que cubría el desalojo, cayó de una cabaña desde 14 metros de altura. Al querer cruzar un frágil puente colgante intentando alejarse de la policía que quería detenerlo, una tabla de madera se quebró y Meyn cayó al vacío. Fue llevado al hospital, donde murió.
La versión de la policía, sin embargo, es otra: Meyn se habría precipitado al suelo cuando intentaba recuperar con una cuerda una carta de memoria que un gendarme le estaba ayudando a amarrar desde el pie del árbol.
“Pedimos a la policía y a RWE que abandonen el bosque inmediatamente y detengan esta peligrosa operación. No hay que poner en peligro más vidas humanas”, advirtió en un comunicado Hambi Bleibt!, la organización ciudadana que defiende la preservación del bosque de Hambach (llamado con afecto como Hambi).
La operación dio por resultado 34 activistas arrestados, de los cuales al menos uno fue aislado durante tres días sin que pudiera ejercer su derecho a contactar un abogado. Nueve más salieron heridos.
Los hechos fueron desencadenados tras la decisión de RWE, la segunda compañía energética de Alemania, de extender sus actividades de extracción de carbón en dicho bosque, condenándolo prácticamente a la desaparición.
Los operativos policiacos para desalojar a los activistas que se oponen a la destrucción de Hambach se detuvieron temporalmente tras la muerte de Meyn, pero continuaron durante octubre, explica a este columnista vía telefónica un miembro del servicio de prensa de Hambi Bleibt!, quien pidió el anonimato por ser parte, dijo, de un movimiento sin liderazgos.
Durante una entrevista realizada por este corresponsal el pasado 8 de agosto, el activista comentó que todo parecía indicar que tendría lugar una nueva operación policiaca “los próximos días” para desocupar todas las estructuras de tierra y las cabañas que quedan en los árboles.
La ofensiva policiaca –que es considerada por los ecologistas la más amplia que ha sido desplegada en ese estado alemán— incluyó el desalojo de un campamento que sirve de cuartel al movimiento. Ese campamento dispone de una cocina comunal, un espacio para asambleas, una librería, un museo y un dormitorio y lugar para tiendas de campaña. Está ubicado en una pradera aledaña al bosque, y ahí se reúnen los activistas desde el principio de la ocupación del Hambach.
El dueño del terreno, Kurt Classen, presentó un recurso contra la orden de desalojo de esa “base de ocupación”, ya que, argumentó, “viola el derecho fundamental a la libertad de reunión de los habitantes, quienes luchan pacíficamente por la preservación del bosque”.
El problema para los activistas es que tan sólo los gastos judiciales en primera instancia ascendieron a 20 mil euros, por lo que solicitaron donaciones para poder cubrir las facturas posteriores que seguramente llegarán si la RWE continúa con el proceso.
La compañía energética –que emplea a 60 mil personas en Europa y Estados Unidos–, es propietaria desde 1978 de esos terrenos boscosos, donde ya explota cinco centrales eléctricas y tres minas a cielo abierto de carbón tipo lignito, uno de los más contaminantes del planeta.
Hambi Bleibt! acusa la desaparición masiva del bosque, cuya extensión llegó a ser de 5 mil 500 hectáreas. El diario francés Libération y el sitio  Reporterre.net exponen que, con la entrada de la minería, el Hambach se ha reducido a únicamente 200 hectáreas, y que sólo quedarán 100 cuando RWE abra su nueva mina de lignito.
Según los activistas, RWE ha establecido en Hambach el área minera a cielo abierto más grande de Europa, y es la principal fuente emisora de dióxido de carbono del país, aún más que el generado por todo el tráfico de vehículos en Alemania.
El valor del bosque es incalculable, ya que además es “originario” o “primigenio” con más de 12 mil años de existencia.
Hambach es una de las más antiguas Zonas a Defender o ZAD de Europa, un concepto anarquista de origen francés que se refiere al bloqueo físico de una zona ocupada contra un proyecto de desarrollo. Otro conocido ZAD fue el que se implantó desde 2009 en los terrenos donde se debía construir en Francia el aeropuerto de Notre-Dame-Des-Landes, proyecto que fue cancelado en enero de este año, tras lo cual comenzaron las operaciones policiacas de desalojo.
La toma del bosque de Hambach comenzó el 14 de abril de 2012. En noviembre de ese mismo año, 600 policías evacuaron una parte.
Los activistas no han parado de lanzar acciones de protesta paralelas: bloquean regularmente las excavadoras de las minas y organizan cada fin de semana paseos ciudadanos dentro del bosque. El pasado 30 de septiembre, “ocuparon” un árbol frente al parlamento federal en Berlín. “¡Hambi se queda!”, “¡El carbón se va ahora!”, gritan los manifestantes o se lee en pancartas en cada oportunidad.
Activistas jóvenes o de la vieja guardia, anticapitalistas, punks, ambientalistas, jipis o anarquistas, han convertido la defensa territorial de Hambach en la lucha ecologista más impetuosa de Europa, que ha llegado a reunir hasta 5 mil ciudadanos para manifestarse contra la evacuación del lugar.
Anne-Kathrin Schneider, experta en energía y cambio climático de la Federación Alemana para el Medio Ambiente y la Protección de la Naturaleza (BUND, por sus siglas en alemán), precisó a Libération que “esa gente no ha respondido a la convocatoria de las asociaciones de defensa del medio ambiente”, sino que “han venido a protestar espontáneamente y pacíficamente”. Comentó que “se siente un auténtico y nuevo movimiento de defensa de la naturaleza en Alemania”.
Ante ello, el gobierno de la canciller Angela Merkel –conformado por su partido, la Unión Demócrata Cristiana, en alianza con la Unión Social Cristiana de Baviera, y ambas en coalición con el Partido Socialdemócrata–, ha mantenido el silencio.
Lo anterior a pesar de que el estado federado donde se ubica el bosque de Hambach está gobernado por el partido de Merkel, y de que los activistas culpan directamente al ministro del Interior de ese estado, Herbert Reul, de poner la policía al servicio de los intereses económicos de RWE.
“Están paralizados –opina Schneider–. Es tan vergonzoso evacuar militantes pacifistas para que una empresa pueda producir carbón sucio, que (las autoridades) no saben qué decir”.
Lo que está sucediendo en Hambach pone al desnudo las contradicciones de la política energética alemana y cuestiona la imagen “verde” de Alemania.
Y es que en 2011, el gobierno de Merkel anunció que el país dejaría de producir energía nuclear. La decisión fue aplaudida por un gran segmento de la población. Sin embargo, la consecuencia fue que, para generar su electricidad, Alemania recurrió al carbón de lignito.
El calendario para abandonar el uso de esa fuente de energía se está debatiendo. Mientras que los ecologistas exigen que deje de utilizarse en 2030, la industria minera –apoyada por los gobiernos de los estados con intereses en el sector y los sindicatos— no quiere que sea antes de 2040.
Se estima que 40% de la electricidad aún la producen centrales de carbón, cuya extracción emplea a 50 mil personas en las regiones mineras.
La cuestión es que, en tanto no se detenga la explotación del carbón, Alemania no podrá respetar los compromisos que asumió en el Acuerdo de París contra el cambio climático, el cual firmó en 2015: en 2050 debe recortar sus emisiones de dióxido de carbono de 80% a 95%.

Fuente