martes, 13 de noviembre de 2018

SME 3er Encuentro de la Economía de los Trabajadores nov18

Comunicado del C. Juan Carlos Escalante, en el plantón de la SENER. 2018-11-12

Despeja tus Dudas Taller de Cooperativismo y Autogestión de LF del Centro 13 de noviembre 2018

Retos de la regulación en el sector eléctrico de México

Ciudad de México (Iliana Chávez / Energía Hoy).- Certeza regulatoria, capacidad de generación, infraestructura y energía limpia, son los retos regulatorios que serán todo el soporte para que se desarrolle de manera dinámica el Mercado Eléctrico Mexicano (MEM), que garanticen la confiabilidad, las condiciones normales de operación y el control del sistema, reconoce Héctor Beltrán Mora, director general de sistema eléctricos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
Explicó que si bien la Reforma cambió el modelo energético del país con su implementación, aún falta mucho por desarrollar ante el aumento de la demanda por el crecimiento de la población, producto interno bruto, entre otros elementos. Y es donde los órganos reguladores juegan un papel muy importante.
“El papel de un regulador es el equivalente a un proveedor de certeza, en el sentido de que se conozcan con anterioridad todas las responsabilidades, todos los derechos y las obligaciones a los cuales se sujeta quien quiera incursionar en un mercado para realizar una de las distintas actividades establecidas en la Reforma Energética, si no tenemos esa certeza, no hay ganas de invertir, no hay ganas de participar”.
“Los inversionistas valoran mucho sus activos, como cualquiera lo haría, pero un activo súper importante es precisamente esa certeza, que nadie se sienta sorprendido de que estaba pensando realizar cierto movimiento de negocio y no le salió”.
Y aclaró, “¡ojo! No quiere decir que estamos aquí para garantizar el éxito, sino como reguladores para garantizar condiciones equitativas, condiciones transparentes y condiciones de certeza, para que cada quien haga sus estrategias de portafolio, maximice lo que tenga que maximizar, minimize lo que tenga que minimizar o le ponga un valor a una función objetiva”.
De ahí que “los principales retos que existen en materia de regulación del sector eléctrico en México, son técnicos porque hay al menos tres cosas muy puntuales que necesitamos atender, sí con reglas, si con mecanismos, pero como ingeniero yo creo que algo de la bondad de los equipos es que ciertamente somos ajenos a leyes, a cierto marco administrativo en cierto marco financiero”.
Para Beltrán Mora ¿podemos crecer y debemos de crecer? sí, ¿necesitamos más redes? e integrar cada vez más una porción mayor de energías limpias. Invariablemente esas tres actividades se tienen que hacer sin afectar la confiabilidad del sistema, “todo mundo tiene derecho a maximizar sus utilidades, pero no a costa de la confiabilidad y la seguridad, para tener un sistema que esté operando de manera adecuada”.
Para lograrlo, la Comisión Reguladora de Energía se dio a la tarea de hacer una evaluación del Sistema Eléctrico Nacional, con indicadores cuantificables “porque algo que no se puede medir, difícilmente se va a poder mejorar, y hemos identificado ciertas cosas que no se están desarrollando como uno quisiera, admite el director general de sistema eléctricos de la CRE”.
Entre lo que se ha identificado están “las causas que hacen que se declaren siete estados de alerta, ante un estado de alerta, pues quiere decir que hemos estado abandonando las condiciones normales de operación y debemos de tener control y procedimientos para que ese estado de alerta no pase a uno de emergencia ni a uno restaurativo”.
“Si hay un estado de alerta y cuyas principales causas se ha identificado como indisponibilidad de gas natural o falta de la infraestructura o de la capacidad de transmisión para poder desahogar toda la energía disponible, porque se pueden tener las mejores plantas, las mejores centrales pudieron haber ganado las subastas y estamos completamente de acuerdo con la Sener de impulsar estos mecanismos, pero también nos preocupa que esos proyectos tengan un medio para evacuar esa energía”.
Otro de los grandes retos, son algunas indisponibilidades de capacidad, cuando hay una escasez de producto, de inmediato los asociamos con indisponibilidad de máquinas que puedan generar energía asociados, principalmente a los medios de verano, donde debemos tener la suficiente capacidad para dar energía, el mercado siga corriendo, las subastas sigan avanzando, los proyectos ganadores entren en tiempo, entreguen energía y lo hagan de manera tal que contribuyan la seguridad del sistema.
Otro reto es desarrollar una infraestructura, “y lo estamos haciendo de una manera proactiva, la CRE forma parte de un equipo que se está preocupando para que el sistema crezca de manera ordenada, para alcanzar todos los objetivos que se han planeado. Y los recursos para financiar esa infraestructura saldrán de las tarifas reguladas y de todos los proyectos que nos presenta CENACE y CFE”.
En materia de energía limpia, México es un país al que se voltea a ver por muchas condiciones. Subrayó que además de los Certificados de Energía Limpia (CELs), se distingue porque no tenemos los clásicos mecanismos del fomento de energía limpia digamos un incentivo directo por cada kilowatt hora generado, aquí es libre mercado.
En la CRE estamos haciendo un esfuerzo muy grande por coordinarnos con todos los actores que están allá afuera en el sector eléctrico y vamos a proponer este año un procedimiento, que le vamos a llamar un Procedimiento Causa-Raíz, ayúdennos a entender ¿por qué pasó algo malo?, ¿por qué pasó algo no deseado allá afuera? Y la primera pregunta que nos hicieron es ¿para qué, nos va a funcionar? No, para entender, prevenir, corregir, de esta forma tendremos un sistema confiable, todo esto va a impulsar el desarrollo del mercado.
“El gran reto es hacer que el mercado funcione, la implementación de todo el mercado funcione, pero para eso hay que dar un pasito atrás, que todo el mercado se sustente en un sistema confiable y seguro. Y ya después platicamos de todo lo que quieran, de transacción es bilaterales, de contratos financieros, de herramientas de cobertura, de identidades responsables de carga, perfecto, nosotros queremos que esta conversación se dé, pero para el eso primero necesitamos de dar una revisión técnica al sistema”, concluyó.

Fuente

Las guerras por el agua están cerca




CONTRALÍNEA 

Articulistas| Views: 170
De acuerdo con diversos informes y reportes sobre el calentamiento global, el futuro del planeta está determinado por las decisiones que tomen al respecto las grandes potencias contaminadoras, las cuales deberían estar encaminadas a la disminución de las emisiones de gases con efecto invernadero y a la creación de fondos “verdes” que ayuden financieramente a los países en vías de desarrollo más perjudicados por los efectos.
La excesiva explotación del planeta nos ha traído y continuará acarreando consecuencias catastróficas, como el aumento de la pobreza en diversas regiones del mundo, las cada vez más frecuentes enfermedades relacionadas con el agua en las comunidades más desprotegidas, así como el incremento de los migrantes huyendo de la miseria que empeora por la degradación ambiental, etcétera.
Predicciones que simplemente ya nos alcanzaron, ya están aquí. En México ya estamos recibiendo migraciones masivas, largas sequias y megacortes del vital líquido, el futuro ya nos alcanzó.
Y es que para muchos, el cambio climático es un problema lejano pero la realidad es que ya está afectando las vidas de comunidades enteras, animales y personas de todo el mundo. México no es la excepción.
El agua juega un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. Propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y el medio ambiente.
Debido al cambio climático, han aumentado las sequías y la escasez de agua en ciertas regiones del mundo, de hecho, diversos organismos internacionales advierten que la humanidad se encuentra en una crisis del líquido, por ello es probable que en el futuro los conflictos bélicos que se originen sean por esta causa.
El Foro Económico Mundial en su informe anual de riesgos globales de 2017 clasificó la crisis del agua en la primera posición debido a su impacto, asimismo, señaló que es evidente la falta de capacidad del mundo para resolver este problema lo cual es motivo de preocupación, ya que es una amenaza con consecuencias catastróficas.
Otro informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América reveló que en los próximos 10 años, muchos países pueden experimentar problemas de agua, lo que llevaría a la inestabilidad y aumentaría las tensiones regionales, amenazando la producción de alimentos y el suministro de energía y avivando la tensión adicional en los gobiernos que luchan contra la pobreza y los problemas sociales.
Asimismo durante el Foro Mundial del Agua, la UNESCO subrayó que los abastecimientos de agua disminuyen, mientras que la demanda crece a un ritmo pasmoso e insostenible y ninguna región del mundo podrá evitar las repercusiones de esta crisis que afecta todos los aspectos de vida, desde la salud de los niños hasta la capacidad de las naciones para alimentar a sus ciudadanos.
Como ya vimos, nos enfrentamos a un panorama realmente catastrófico y desolador, en donde inevitablemente los países en vías de desarrollo serán los más afectados, el temido futuro apocalíptico está por alcanzarnos.
Ante esta perspectiva no nos quedemos como espectadores: aprendamos y enseñemos a cuidar y conservar el agua, involucrémonos activamente en movimientos u organizaciones que buscan su protección, apoyemos a quienes impulsan iniciativas para frenar la contaminación, en fin hay muchas formas de participar.  

López Obrador: ni nervioso ni asustadizo



 
Hasta ahora, pasados más de 4 meses desde la arrolladora victoria electoral de López Obrador, han fracasado todos los intentos de la oligarquía y del viejo régimen pripanista por entorpecer y descarrilar el proyecto de gobierno del presidente electo.
Entre esos intentos ocupa el primer lugar la fabricación (mediática y real) de una severa crisis económica, cuyos ingredientes básicos son viejos conocidos de la sociedad mexicana: inflación desbordada e incontrolable, devaluación abrupta del peso, fuga de capitales y, fundamentalmente, un crac bursátil.
Pero ocurre que la inflación no se ha desbordado. Y, consecuentemente, la devaluación del peso se mantiene, acorde con la tasa inflacionaria, en rangos que podríamos llamar normales: inflación reptante y devaluación igualmente reptante.
Y sin el concurso del binomio inflación-devaluación es muy difícil y riesgoso para la oligarquía acudir al expediente de la fuga masiva de capitales. Podría perder en la operación buena parte del capital invertido en esa macroespeculación monetaria.
A la oligarquía, sin embargo, le queda el recurso del crac bursátil y el estado de grave alteración nerviosa que éste genera. Pero los oligarcas deberían considerar que López Obrador no es un hombre nervioso ni asustadizo. Y que, por lo contrario, es una persona y un político de enorme serenidad y aplomo. Andrés Manuel sabe bien que frente al chantaje bursátil lo sensato y productivo es dejar hacer y dejar pasar hasta que las aguas vuelvan a su nivel.
Los títulos de la bolsa, como bien se sabe, suben y bajan todos los días. Si hoy bajan, mañana subirán. Y al revés. Y finalmente las ganancias y pérdidas se equilibran: lo que unos pierden otros lo ganan.
De modo que si en el ámbito estrictamente económico la oligarquía no tiene margen de maniobra para desestabilizar desde ahora al nuevo gobierno, en la esfera política sus fuerzas están todavía más flacas y menguadas. Los partidos a su servicio (Revolucionario Institucional, Acción Nacional, Verde y Nueva Alianza) están al borde de la extinción.
Parece así que la oligarquía anda escasa de municiones. Y que tiene frente a sí a un mariscal de campo con poderosos armamentos éticos, políticos, económicos y psicológicos.
¿Frente a esta novedosa y hasta inédita situación se animará la oligarquía a seguir jugando a las vencidas con López Obrador? Por supuesto. Para ella el combate apenas está empezando. Los oligarcas quieren volver al viejo régimen y harán hasta lo imposible por conseguirlo. Ya lo sabemos y habrá que estar preparados.
Miguel Ángel Ferrer*/Telesur 

“Trato de segunda” a niños indígenas durante concierto enoja a músicos y maestros de Oaxaca

PROCESO
OAXACA, Oax. (apro).- El músico y compositor Natanael Lorenzo Hernández, director del Instituto Cultural Calmécac, criticó el trato indigno que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas le dio a mil 350 niños, niñas y adolescentes indígenas que participaron en el gran concierto monumental de bandas de viento.
“Los maestros debemos tener los güevos para decir no a las autoridades, y evitar así exponer a nuestras bandas a un trato de segunda”.
A través de su cuenta de Facebook, Natanael Lorenzo no sólo cuestionó a las autoridades por el trato indigno, sino también a los padres y maestros músicos, porque “no se trata de la media torta, de la salsa de huevo o la playerita (que les dieron por participar en el evento) por llevarlos a un minuto de fama”. De lo que se trata, dijo, “es de tener dignidad en tu pedagogía musical”.

El pasado viernes 9 se realizó en el Auditorio Guelaguetza la 11 edición del concierto monumental, con más de 48 bandas de música y cerca de mil 300 participantes, entre niños, niñas y jóvenes.
La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) destinó 3.5 millones de pesos a la delegación estatal, a cargo de Amable Cecilia Cruz Lozano, para gastos de hospedaje, alimentación, transporte y el escenario.
Sin embargo, el atropello a integrantes de las bandas indígenas trascendió a las redes sociales cuando los músicos José Luis Hernández y Natanael Lorenzo cuestionaron el trato “indigno” por parte de la CDI, que les ofreció medias tortas (bolillos partidos a la mitad, embarrados con frijol molido y salsa de huevo) antes del concierto para alrededor de 12 mil personas.
En un video difundido en Facebook, el director del Instituto Cultural Calmécac subraya: “Todos hablan del macro concierto, medias tortas, salsa de huevo, este tema es de dignidad profesional. Es un tema no fácil de tocar. Los maestros de música pareciera que nos estamos haciendo las víctimas.
“¡Ay! es que nos dieron medias tortas, o salsa de huevo. Ya van varios conciertos, ya sabemos que el CDI da salsa de huevo y medias tortas. Aquí los maestros que educamos jóvenes y niños tenemos que decir no, no queremos que vayan mis alumnos en esas condiciones. Como maestros debemos decir a las autoridades que no. ¿Sabes qué? No podemos exponer a nuestra banda a un trato de segunda”.
De igual manera, recordó que en una ocasión fue a un viaje a la Ciudad de México para dar tres conciertos y en el hotel había bufet, pero a mis músicos les dieron jamón con huevo. “Dije: no, van a comer como músicos y no como personas de segunda”.
Prosiguió: “Entiendo, maestros y compañeros, entiendo que es bonito el minuto de fama, ver un auditorio lleno, pero ¿por qué exponer a tus alumnos a algo tan humillante? Porque van a estrenar su obra, qué bueno, pero ¿qué pasa? Sobajan al compositor y al músico con media torta. Media torta la hacemos en la casa, una playerita la compramos, y que conozcan (los músicos) la ciudad, podemos hacer una coperacha y pasearlos (…) no queremos caer en la auto victimización.
“¿Que esperan? Denles pan y circo, porque a pan sólo les dieron media torta. Maestros, dejen de victimizarse y enfrenten a las autoridades y a los padres. La CDI es una institución de nosotros. Nadie puede condicionar con instrumentos o presionarlos”.
Luego lanzó: “De pendejo a culero, prefiero ser culero. Prefiero eso porque es una cuestión de dignidad profesional, yo educo niños y jóvenes”.
Y remató: “Carajo, ves estas publicaciones con playeritas y salsa de huevo ¿Por qué traer a un niño en estas condiciones? Si Seculta, si Gobernación quieren traer nuestra cultura, nuestro arte, nuestra música, que paguen lo que cuesten. No regateen sus obras, no estén con temores de que me van a correr. Ya cambiamos de siglo, ya todo está cambiando. De verdad que duele ver que les hayan dado eso de comer. Los maestros debemos tener los güevos para decir: mi alumno no va en esas condiciones, no me voy a aprovechar de su ingenuidad por conocer la ciudad. Esto de verdad es humillante, pero no solo señalemos a las instituciones, veamos qué estamos haciendo mal”.

Fuente

Ni izquierda ni derecha, en 2018 América Latina giró a la ultraderecha

Jair Bolsonaro (Brasil), Iván Duque (Colombia) y Mario Abdo (Paraguay), viraje a la ultraderecha. Fotos: AP y Twitter
Jair Bolsonaro (Brasil), Iván Duque (Colombia) y Mario Abdo (Paraguay), viraje a la ultraderecha. Fotos: AP y Twitter

PROCESO

BOGOTÁ (apro).- Luego del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales del primero de julio en México, muchos analistas y dirigentes políticos de Latinoamérica comenzaron a hablar de un nuevo “giro a la izquierda” en la región.
Pero ese pronóstico, en realidad, no sólo no se cumplió sino que el viraje fue hacia el otro extremo del espectro ideológico.

Si se revisan los resultados de las elecciones presidenciales que se realizaron este año en América Latina, lo que ocurrió fue algo impensable hasta hace pocos meses: un claro “giro a la ultraderecha”.
Tres de las seis elecciones que tuvieron lugar en la región fueron ganadas por candidatos que representan proyectos políticos e ideológicos que en sus propios países son ubicados en la extrema derecha.

El caso más notorio es el de Brasil, donde el pasado 28 de octubre triunfó el capitán retirado del Ejército Jair Bolsonaro, defensor de la dictadura militar que gobernó ese país entre 1964 y 1985 y de sus métodos de tortura. Además, es conocido por su homofobia, su racismo y su misoginia.
Pero no sólo fue Bolsonaro el que ganó la Presidencia con un programa radicalmente conservador.
También lo hizo en Colombia Iván Duque, quien asumió como propia la agenda anti-acuerdos de paz de su mentor político, el expresidente Álvaro Uribe, y prometió en su campaña llevar a la cárcel a los exjefes de las FARC, a pesar de que estos entregaron las armas para hacer política en la legalidad.
Y en Paraguay, el triunfador de las elecciones presidenciales del pasado 23 de abril fue Mario Abdo, un empresario surgido de la entraña de la dictadura militar de Alfredo Stroessner (1954-1989), a la que le atribuye logros en materia de seguridad y economía. Su padre, del mismo nombre, fue secretario particular del dictador.
Los otros tres comicios por la Presidencia que se llevaron a cabo este año en América Latina –en Costa Rica, Venezuela y México— tuvieron historias diferentes.
En Costa Rica y en México ganó la centroizquierda. Los costarricenses eligieron presidente al socialdemócrata Carlos Alvarado y los mexicanos a López Obrador.
En Venezuela, se impuso Nicolás Maduro, quien se sigue considerando de izquierda a pesar de que la socialdemocracia de su propio país y hasta sectores cada vez más amplios del chavismo lo consideran un “dictador” que se hizo reelegir en comicios plagados de irregularidades, cuyos resultados no son reconocidos por medio centenar de países.
Nueva correlación
Después de las seis elecciones presidenciales realizadas en Latinoamérica este año, el mapa político de la región se alteró en forma significativa.
A partir del primero de enero de 2019, cuando Jair Bolsonaro asumirá la Presidencia de Brasil, la mayoría de los habitantes de la región estarán gobernados por presidentes que van de la derecha moderada a la radical.
La centroderecha está representada por los presidentes Sebastián Piñera (Chile), Mauricio Macri (Argentina) y Martín Vizcarra (Perú).
La ultraderecha, por el brasileño Jair Bolsonaro, por el paraguayo Mario Abdo y por el partido de gobierno en Colombia, el Centro Democrático, cuyo líder, el expresidente Álvaro Uribe, está siendo procesado penalmente por sus eventuales nexos con grupos paramilitares y por manipulación de testigos.
En favor del presidente colombiano Iván Duque hay que decir que en los 100 días que lleva en el cargo ha dado muestras de moderación y voluntad de diálogo con todos los sectores políticos y sociales, con lo que se ha distanciado del ala más radical de su partido, aquella que prometió hacer “trizas” los acuerdos de paz con las FARC.
En términos estadísticos, el 41% de la población latinoamericana estará gobernada por la ultraderecha -–Brasil, con Bolsonaro; Paraguay, con Mario Abdo, y Colombia, con el Centro Democrático—, a partir del primero de enero de 2019, día en que se producirá el cambio de mando en Brasil.
La derecha radical será el conglomerado político-ideológico más poderoso en términos cuantitativos y, también, económicos. Brasil, Colombia y Paraguay generan el 44% del Producto Interno Bruto (PIB) regional.
Le seguirá la centroizquierda, encabezada por López Obrador, en México; Lenin Moreno, en Ecuador, y Tabaré Vázquez, en Uruguay, que gobernará al 27% de la población de la región y cuyas economías representan un tercio del PIB latinoamericano.
La centroderecha, encabezada por Macri, Piñera y Martín Vizcarra, está en tercer lugar. Hoy gobierna al 19.6% de los latinoamericanos y genera el 23% del PIB regional.
Con ese peso, que no es menor, y con su disposición a llegar a acuerdos tanto con López Obrador como Bolsonaro, la derecha moderada será un actor importante en el escenario latinoamericano en los próximos años.
El bloque más débil es el de la izquierda dura agrupada en el Alba, con Venezuela a la cabeza. Ese sector ideológico apenas gobierna al 9.4% de la población de la región y sus países representan el 7.5% de la economía latinoamericana.
En los hechos, los grandes polos ideológicos de la región serán México y Brasil, con López Obrador y Bolsonaro. Pero la capacidad de estos dos líderes de conducir la política latinoamericana estará determinada por las alianzas que logren hacer con el bloque de centroderecha.

Fuente

Macri quiere privatizar Aerolíneas Argentinas, advierten sindicalistas

Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 13 de noviembre de 2018, p. 25
Buenos Aires. Dirigentes gremiales de Aerolíneas Argentinas denunciaron el intento del presidente Mauricio Macri de privatizar la compañía que tanto costó recuperar.
Mientras la semana pasada se realizaba un paro por el incumplimiento de lo acordado días antes, Macri deslizó un mensaje en el cual advertía que el Estado no podía sostener el funcionamiento de la aerolínea de bandera, a lo que añadió la acusación de que la ayuda del Estado a la compañía impedía llevar a cabo obras públicas para evitar las inundaciones de los últimos días, algo que es absolutamente falso.
Da impotencia saber que con una pequeña parte de lo malgastado en Aerolíneas Argentinas se podrían haber hecho hace tiempo las obras necesarias para prevenir esto (las inundaciones), dijo el presidente, quien en realidad desde su llegada al gobierno, en diciembre de 2015, firmó, de manera ilegal en muchos casos, una serie de acuerdos tanto con Avianca como con líneas aéreas de bajo costo, para golpear a la aerolínea de bandera.
Publican salarios y condiciones laborales mentirosas para agraviarnos y que la gente se ofusque, declaró el dirigente gremial Pablo Biró a una radio local, y añadió que no sabe si quieren quebrar o privatizar la empresa. Denunció asimismo los intentos del gobierno de dividir a los sindicatos.
Recordó –como señala Werner Pertot en Página/12– que ya se venía vaciando a la empresa, le recortaron presupuesto, le quitaron rutas y se subsidia a las aerolíneas de bajo costo. Y mencionó que existe falta absoluta de inversión. El presidente miente cuando dice que los estados no ponen plata para mantener sus aerolíneas. Los países usan la aviación como herramienta estratégica de desarrollo, señaló.
Sostuvo que en realidad Macri, quien siempre dijo que no iba a privatizar Aerolíneas, quiere reventar la empresa (...) nosotros somos testigos del saqueo pero los trabajadores no van a abandonar la lucha. Si termina privatizada va a terminar mal, advirtió.
Por otra parte, el gobierno autorizó la prórroga de jurisdicción en los juicios que tenga el Estado en su contra dentro de los proyectos de Participación Público-Privada (PPP). Esto conforma un fuerte condicionamiento para los próximos gobiernos, que quedan así en rehenes de estos contratos, muchos con cláusulas leoninas, denunció el portal de noticias Política Argentina.
Según el decreto 1039/2018, se aprueba en los contratos PPP la inclusión de cláusulas que establezcan la prórroga de jurisdicción a favor de tribunales arbitrales extranjeros con sede en un Estado que sea parte en la Convención sobre el Reconocimiento y la Ejecución de las Sentencias Arbitrales Extranjeras (Nueva York, 1958), en los casos que el o los beneficiarios de éstos sean residentes en el exterior. Esto es gravísimo en cuanto a cesión de soberanía, advierten analistas.

Fuente