lunes, 1 de octubre de 2018

SME Martín Esparza en la Clausura de la 43a Convención Nacional Ordinaria Democrática de los Telefon

A 58 AÑOS DE NACIONALIZACIÓN ELÉCTRICA

*El SME mantiene la memoria de la electricidad en beneficio del desarrollo social.
El 27 de septiembre de 1960 se nacionalizó la industria eléctrica, que comenzó a revertirse de manera inconstitucional desde la década de 1990 hasta consumarse la reprivatización del sector con la reforma energética que inició con una modificación a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales para quitarle unas líneas en la que decía que la generación de electricidad e hidrocarburos era una actividad exclusiva del Estado Mexicano.
Con motivo de 58 años de la nacionalizacion de la industria eléctica, el Sindicato Mexicano de Electricistas realizó el 27 de septiembre de 2018, un foro sobre ¿Qué Hacer? y la tesis que se impuso fue renacionalizar al sector energético, para que sirva nuevamente para impulsar el desarrollo social y económico de los mexicanos y no solamente al capital privado nacional y transnacional.
La reforma energética fue un acto de traición a la patria, de acuerdo al artículo 123, fracción I del Código Penal que promovió el presidente Enrique Peña Nieto y su equipo y que aprobaron en un proceso acelerado del 10 al 12 de diciembre de 2013 en la Cámara de Senadores y ese mismo día 12, en la de Diputados, las fracciones del Partido Revolucionario Institucional, del Partido Acción Nacional, de Nueva Alianza y del Partido Verde, que ahora está aliado con Morena, partido que ganó en 2018 la mayoría en el congreso de la Unión y en la presidencia de la República.
El PRD votó en contra, pero públicamente, desde la tribuna que se improvisó en la Cámara de Diputados, el 12 de diciembre de 2013, su entonces líder camaral, Silvano Aureoles –actual gobernador de Michoacán- anunció que esa fracción parlamentaria permitirían que esa reforma transitara. (Leer Noticia Relacionada: ¡PRI-PAN-PVEM y PANAL TRAICIONAN A LA PATRIA! Link: http://www.frecuencialaboral.com/reformaenergeticapruebanamurallados2013.html)
Antes de esa reforma a l Artículo 27 de la Constitución, que promovió el gobierno de Peña Nieto y que avalaron diputados federales, senadores y los congresos locales, en un acto de traición a la patria, señalaba que la planeación y el control del sistema eléctrico nacional, así como el servicio público de transmisión y distribución de energía eléctrica, a su vez, son exclusivos de la nación, por lo que no se permite otorgar concesiones.
Respecto al petróleo y los hidrocarburos el artículo 27 decía que toda concesión o contrato realizado para le exploración, extracción, explotación y venta de hidrocarburos y electricidad tendrán que ser cancelados por inconstitucionales.
La Carta Magna también disponía que el petróleo es propiedad originaria e inalienable de la nación, ya que los concesionarios no podrían disponer de él. Todo ese texto constitucional fue borrado.
De acuerdo al artículo 123, fracción I del Código Penal: “Comete delito de traición a la patria el que entregue parte de la integridad nacional a gobierno o grupo extranjeros” y eso fue lo que se hizo con la reforma energética que se aprobó aceleradamente entre el 10 y 12 de diciembre de 2013, pero terminó de consumarse con cambios a las ley de hidrocarburos en 2014 y en 2015 cuando iniciaron las licitaciones a empresarios privados que quisieran invertir en el sector. 

El día que la energía eléctrica pasó a manos de mexicanos

En décadas anteriores a los años 60, la industria eléctrica estaba en manos de empresas extranjeras. La nacionalización de este sector fue un largo proceso que al final representó un menor costo de este servicio a los mexicanos

30/09/2018 00:00
|
Mochilazo en el tiempo



Texto y fotos actuales: Alejandra ArriagaDiseño web: Miguel Ángel Garnica
El pasado 27 de septiembre se cumplieron 58 años de que la Industria eléctrica fuera nacionalizada en 1960. Fue un día muy esperado por los mexicanos, se respiraba un aire de júbilo y esperanza de un mejor futuro y de progreso económico. Todos celebraban la conclusión de la llamada “mexicanización de la electricidad”; el presidente Adolfo López Mateos encabezó ese momento, último paso para concretar la Revolución Mexicana.
 1_foto._primera_plana_28_sept_1960.2_-_copia.jpgSonriente y optimista, el Presidente de la República, licenciado Adolfo López Mateos (derecha), contesta a los saludos y ovaciones del pueblo, al consumarse “la mexicanización” de la industria eléctrica. El aspecto de la Plaza de la Constitución, como puede verse en la fotografía de portada de este diario, era imponente. Banderas y estandartes en un Zócalo abarrotado.
El país entero tenía la esperanza de que mejorara la economía y se eliminaran los cobros excesivos que realizaban las empresas extranjeras por el servicio, sería un proceso largo por el que valdría la pena trabajar.

La mexicanización de la industria eléctrica se dio porque las empresas privadas no estaban cumpliendo con las necesidades del momento, por ello el Estado decidió adquirir las dos empresas más grandes y poder aumentar el nivel de electrificación en el país, ya que solo se encontraba al 44%, así que se hizo una inversión pública a obras de infraestructura por más del 50%, según el portal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
A pesar de ser un acontecimiento tan esperado, no todo era perfecto en el gobierno del presidente Adolfo López Mateos; a inicios de su sexenio aún se respiraba un ambiente revolucionario, varios sectores se manifestaban en las calles, como los grupos de ferrocarrileros, telegrafistas, pilotos aviadores y maestros quienes exigían mejores salarios.
El presidente obligó a los pilotos aviadores a reanudar sus labores; ordenó el cierre del Instituto Politécnico Nacional (IPN) por desórdenes estudiantiles; tomó locales sindicales e instalaciones ferrocarrileras y detuvo a líderes sindicales al igual que a sus simpatizantes como al muralista David Alfaro Siqueiros, quien fue encarcelado en Lecumberri por apoyar al movimiento ferrocarrilero. Así fue como en medio de demandas sociales se concretó la nacionalización de la industria eléctrica.
Un día de fiesta nacional con matracas y campanadas

Era un día de festejo nacional, muchas empresas no laboraron para sumarse a las celebraciones; el júbilo no solo era en el centro del país, capital y estados se encontraban entusiasmados por ese magno acontecimiento. Autoridades del Estado de México, Guerrero, Hidalgo y Chihuahua, entre otros, festejaron el hecho.
Por otra parte, en la Ciudad de México las actividades ya estaban programadas. En este diario se publicaron con antelación al día del evento, varias invitaciones para asistir a las actividades que se llevarían a cabo desde temprana hora de aquel 27 de septiembre de 1960.
 2_foto._eun_19600926_a_025_pri2.jpgInvitación del Sindicato Mexicano de Electricistas para asistir a la "entrega a la Nación de las compañías eléctricas extranjeras", frente al edificio de la entonces Compañía de Luz, en Melchor Ocampo y Marina Nacional, ese mismo día también se congregaba a acudir al Zócalo.
A las 10 de la mañana, dirigentes de la Mexican Light and Power Co., ya se encontraban afuera de las instalaciones esperando a los nuevos miembros del consejo para celebrar la primera sesión y que fuera designado el presidente del Consejo Administrador, entre otros nombramientos.

El licenciado Antonio Ortiz Mena, quien fuera el secretario de Hacienda, fue nombrado presidente de dicho consejo, mientras que el cargo de presidente y gerente de la compañía lo tuvo el licenciado Eduardo Garduño, subsecretario de impuesto de la Secretaría de Hacienda; la sesión no tardó mucho, aproximadamente 15 minutos, posteriormente se inició con una rueda de prensa, donde el licenciado Ortiz Mena agradeció y dijo estar honrado por ser nombrado presidente.
 3_foto._electricidadmateos6.jpgFotografía del 2 de octubre de 1961. Contingentes marchan alrededor del Zócalo capitalino con el retrato del señor presidente Adolfo López Mateos, a favor del desarrollo de la Mexicanización de la Industria Eléctrica. Archivo fotográfico EL UNIVERSAL.
Pasando las 11:30 empezó la marcha que finalizaría en el Zócalo de la Ciudad; durante el recorrido se podían ver carteles y banderas nacionales, incluso un camión llevaba un muñeco que representaba a la Mexican Light & Power Co., mientras que a la cabeza del desfile estaban los líderes que participaron en la manifestación; entre los que destacaban Luis Aguilar Palomino, del Sindicato Mexicano de Electricistas, y Alfredo Fabela, del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros, entre otros.
En la plancha del Zócalo, frente al balcón de Palacio Nacional, se congregaban cientos de personas esperando a que apareciera el presidente. Exactamente a las 13:10 salió Adolfo López Mateos, saludando con su peculiar ademán abriendo los brazos, ese momento fue de gran revuelo para la multitud; sonaban las campanas de la Catedral, se oían los cohetes y las matracas, mientras una banda de guerra tocaba marchas marciales y las personas gritaban de alegría.

 4_foto._electricidadmateos7.jpgVista del Zócalo capitalino abarrotado en 1960, se observa la presencia de carteles de sindicados y otras agrupaciones, así como del Sindicato de Electricistas a favor de la Nacionalización de la Industria Eléctrica. Archivo fotográfico EL UNIVERSAL.
Aquel día López Mateos emitió un discurso en el que mencionó que se había logrado la meta en el camino a la Revolución e invitó al pueblo a acrecentar la industria, aumentando la productividad y la producción eléctrica, para que en todos los lugares se tuviera acceso a dicho recurso, se comprometió a que la industria eléctrica se manejaría bien y para el beneficio del país, de esta manera reiteró:
“México es cada vez más soberano, cada día más libre, cada día más independiente, por el esfuerzo de ustedes, por el esfuerzo de todos los mexicanos. ¡Adelante… México es nuestro!”
Al concluir con esta frase, la Plaza de la Constitución estalló en ovaciones interminables y se entonó el Himno Nacional. Todos los sectores aprobaban rotundamente la Nacionalización de la Industria Eléctrica, tanto empresarios, sindicatos, políticos así como el resto de la población aplaudían el acto.

El Primer Mandatario recibía felicitaciones por devolver la electricidad que siempre debió de pertenecer a México; políticos, sindicatos y el grueso de la población aprobaban también esta decisión.
 5_foto._electricidadmateos8.jpg29 de septiembre de 1960. El Presidente Adolfo López Mateos recibe el aplauso y las felicitaciones de la Confederación Nacional Campesina, por la nacionalización de la industria eléctrica. Al centro, le acompañan, el presidente del PRI, general Alfonso Corona del Rosal, y el secretario general de la Confederación Nacional Campesina, senador Francisco Hernández y Hernández. Foto Archivo EL UNIVERSAL.
La Nacionalización no fue de un día para otro
En la década de los 40, el Estado se había esforzado por apoyar a la industria eléctrica; sin embargo, a finales de los cincuentas las empresas privadas extranjeras no llenaban las expectativas que se tenían sobre ellas y las inversiones no eran suficientes.

En 1950 el crecimiento de la capacidad de la industria eléctrica se estancó y aunque mantuvo un crecimiento, aún se encontraba rezagado. A mediados de esta década inició “el desarrollo estabilizador”, también conocido como “el milagro mexicano”, que consistía en industrializar al país, generando empleos y riquezas materiales para la población, también proporcionando mayores y mejores servicios asistenciales a la sociedad, según el artículo “Tres modelos de política económica en México durante los últimos sesenta años”; esto provocó una intervención del Estado sobre los bienes y servicios en la industria privada.
La mexicanización de la industria eléctrica era un tema que había sido estudiado y debatido años atrás, había quienes estaban a favor y en contra de la nacionalización, porque no se tenía la certeza de que al pertenecer al Estado, el costo de la energía eléctrica pudiera suponer un precio menor al consumidor.
A pesar de ello, las empresas privadas no habían considerado de manera seria una nacionalización de la electricidad; pero dependían cada vez más de la energía que generaba la Comisión Federal de Electricidad, creada el 14 de agosto de 1937, esto las llevó pasados los años a considerar la posibilidad de vender sus activos al gobierno; pues tiempo atrás la CFE había adquirido muchas empresas eléctricas y era la mayor productora del país.
 6_foto._electricidadmateos4.jpgImagen de 1960. Frente a la  Cámara de Diputados, el  Sindicato de Electricistas a favor de la Nacionalización de la Industria  Eléctrica. Foto Archivo EL UNIVERSAL.

En 1960 se realizó la compra de las dos empresas extranjeras más grandes de la industria eléctrica, en abril se realizó la adquisición de la American and Foreing Power Company, y para el 27 de septiembre la mayoría de las acciones de la Compañía de Luz y Fuerza Motriz, según el libro “Historia de la Industria Eléctrica en México I”, la cual en 1963 modificó su nombre a Compañía de Luz y Fuerza del Centro (CLyFC), y que a su vez en 1994 se descentralizó para convertirse en Luz y Fuerza del Centro (LyFC), según un recuento histórico publicado en este diario el 11 de octubre del 2009.
Varias empresas subsidiarias de la American and Foreing Power Company pasaron al poder del Estado mexicano como la Compañía Eléctrica Mexicana del Norte, la Eléctrica Mexicana del Sureste, Electricidad de Tampico y la Eléctrica Mexicana del Centro, así como las sociedades de la Mex-Light, la Compañía de Luz y Fuerza de Pachuca, la Compañía Mexicana Hidroeléctrica y de Terrenos, entre otras.
Fue así como el 27 de septiembre de 1960 se consideró como el día de la Nacionalización de la Industria Eléctrica, pues fue la fecha en que el Estado mexicano adquirió la última empresa eléctrica; pero no fue hasta el 23 de diciembre de este mismo año que se reformó el artículo 27 - referente a la tenencia de la tierra y cuestiones agrarias- para indicar que la industria eléctrica era exclusiva de la Nación.
 7_foto.jpgAños 60. Compañía Mexicana de Luz y Fuerza del Centro. Sucursal Moctezuma. Tomada de sitio web kilowatito.

De esta manera, tanto la compañía de LyFC y la CFE brindaron a la nación el servicio de manera conjunta. Para evitar problemas territoriales firmaron un acuerdo en 1985 que delimitaba las zonas de suministro de cada una, quedándose Luz y Fuerza del Centro con los estados de Puebla, Hidalgo, Morelos, Estado de México y la CDMX, mientras que la CFE dio el suministro al resto de la República.
Sin embargo pasado el tiempo, el Estado mexicano determinó terminar con las operaciones de Luz y Fuerza del Centro porque representaba un costo elevado para la economía de la nación, pues los egresos rebasaban a los ingresos que generaba la compañía, fue como se procedió a liquidar a 44 mil empleados, garantizándoles sus derechos laborales.
El 10 de octubre del 2009, elementos de la Policía Federal tomaron las instalaciones centrales de la empresa de forma sorpresiva, ubicada en Melchor Ocampo y Marina Nacional alrededor de las 22:30, a la misma hora ocurrió en todas las instalaciones de LyFC con el fin de garantizar el suministro de luz en todo el país. El descontento de los trabajadores no se hizo esperar.
A primeras horas del día siguiente, el 11 de octubre del 2009, se publicó un decreto en el Diario Oficial de la Nación en el que se informaba sobre la desaparición de Luz y Fuerza del Centro, decretado por el entonces presidente Felipe Calderón, debido a los altos costos que representaba quedando a cargo de toda la operación la CFE.

 8_foto._luzyfuerza50.jpgPinta de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro que aún se puede observar en un puente sobre la Avenida Marina Nacional. Septiembre de 2018. Foto: Alejandra Arriaga.
Al desaparecer la LyFC, la Secretaría de Energía garantizó el suministro de luz para todos los mexicanos, incluyendo los estados que pertenecían al extinto organismo. En su lugar quedaría la CFE que hasta hoy brinda este servicio a nivel nacional.
 9_foto._nacionalizacion40.jpgActual fachada de la Comisión Federal de Electricidad, ubicada en la avenida Marina Nacional. Foto: Alejandra Arriaga.
La fotografía principal es de nuestro archivo fotográfico, corresponde al día de la llamada “mexicanización” de la industria eléctrica en el Zócalo capitalino. Septiembre de 1960.

La imagen comparativa actual corresponde a uno de los edificios de la Secretaria de Gobernación, la antigua del mismo edificio fue tomada del sitio de internet Kilowatito2009.


Fuente

EL 68: LOS ESTUDIANTES, EL PRESIDENTE Y LA CIA de Sergio Aguayo


*Un movimiento de la esperanza de un México mejor y que fue aplastado por la CIA.

Reseña del Lic. Jesús Luna Hernández,
Especialista en Derechos Laboral,
El movimiento de 1968 y el 2 de octubre de ese año facturaron a la familia revolucionaria. Unos apostaron por el inmovilismo, otros consideraron indispensable reformas porque entendieron que el 68 era el síntoma de malestares más profundos
En el 68 se tomaron las calles para exigir a un régimen todopoderoso y malhumorado reducir la violencia Estatal transparentar la toma de decisiones y abrir canales de participación ciudadana.
El gobierno respondió con difamación y engaños, con macanazos y balazos, con exilio o cárcel. La noche de Tlatelolco fue una masacre inaceptable y amarga que aplastó al movimiento que seguiría brotando por doquier.
Algunos agarraron el fusil, la mayoría utilizo medios pacíficos para seguir empujando la agenda del 68 en universidades, medios de comunicación, movimientos sociales y organismos cívicos, sindicatos y partidos políticos nos convertimos en la generación de la transición.
Repensar el 68 permite recordar un movimiento nacido de la esperanza de que es posible un México mejor. Revisar aquella gesta es una forma de ahuyentar el desconcierto y desaliento. Si se pudo entonces, podemos ahora.
Un 23 de julio de 1968 daría inicio a un movimiento, ocasionado por la brutalidad de los policías (granaderos) al penetrar la vocacional 5 y golpear a estudiantes, maestros y a quienes encontraban.
El día 26 de julio la oficialista Federación Nacional de Estudiantes Técnicos (FNET) organizo una marcha con una manta que decía “granaderos vergüenza de México. Esta marcha coincidió con otra organizada por la confederación de estudiantes Democráticos (CNED) reunidos en el Hemiciclo a Juárez conmemorando el asalto al cuartel Moncada. El hartazgo con la violencia estatal unificaba a los ideológicamente y políticamente diversos
Al grito de zócalo, zócalo corazón de México y por aquellos años un manjar inalcanzable para los inconformes y que estaba reservada para venerar al presidente y conmemorar las efemérides patrióticas más significativas, fue tomada por los estudiantes.
El 29 de julio en reunión de alto nivel en la cual se calificaba a los estudiantes de vagos, pandilleros, drogadictos, el entonces secretario de gobernación Luis Echeverría solicito la intervención del ejército para aplacar a los estudiantes, y la intervención se dio con el derribamiento de la puerta de la preparatoria de san Idelfonso esto era una ofensa a la autonomía Universitaria
La movilización estudiantil de 1968 creció en agosto, fue cercada en septiembre y masacrada en octubre
El 4 de agosto se presentó el pliego petitorio de seis puntos y un transitorio en media cuartilla aparece el México deseado; libertad presos políticos, destitución de jefes policiacos capitalinos; derogación de unos artículos del código penal; indemnización a las familias de los muertos y heridos; esclarecimiento de la responsabilidad de los principales actores, y un dialogo público.
Días Ordaz tenía una mente profundamente lógica, pero con premisas falsas porque solo incorporaba aquellos hechos que encajaban en su visión del mundo. Tan es así que conforme el movimiento fue creciendo también por datos falsos y posiblemente con tendencias e intereses políticos comenzó a inventar una confabulación extranjera que pretendía desestabilizar al gobierno. Que los mexicanos perdiéramos lo que teníamos si no conteníamos este movimiento.
En esto los informes que le proporcionaba Winston Scott jefe de la estación de la CIA en México y que en 1960 creo el programa LITEMPO donde estaban involucrados Días Ordaz, Luis Echeverría, Fernando Gutiérrez Barrios entre otros, informes que mencionaban que el movimiento estudiantil estaba patrocinado por el comunismo y que el propósito era terminar con nuestro sistema democrático e instaurar una dictadura.
En la difusión de esta teoría la prensa y los medios de comunicación salvo honrosas excepciones se plegaron a esta tesis con el objetivo de desprestigiar el movimiento.
En base esta conceptualización se comenzó a diseñar un plan para terminar de una vez y para siempre con este tipo de movilizaciones, uno de los primeros pasos que dieron sabiendo que estaba convocada un mitin el 2 de octubre fue de evitar que en el exterior se publicara o hablase mal del gobierno, capturar a los líderes del movimiento y para esto llamaron a una reunión el día 2 de octubre por la mañana.
En esta reunión en casa del rector con la asistencia en representación del gobierno de Jorge de la Vega Domínguez y Andrés caso por el CNH Gilberto Guevara Niebla, Luis González de alba, y Anselmo Muñoz, las pláticas no se llegó a ningún acuerdo y se citó otra reunión para el día 3 de octubre nunca se dio esta reunión.
Una tarjeta de media carta confirma que era una maña gubernamental. En ese trozo de papel recuperada del archivo general de la Nación la negociación no aparece por ningún lado solo se destaca el MITIN y manifestación.
Vendría después la masacre el ocultamiento de la verdad el engaño, las traiciones, días más tarde la parte del circo que se llamó juegos olímpicos
A 50 años el recuerdo sigue el deseo de justicia y freno a la impunidad y opacidad de la clase política es un frente de batalla de los estudiantes trabajadores y pueblo en general.

El número de muertos del 68, aún en el misterio

Los Muertos. Archivo Centro Cultural Universitario Tlatelolco, UNAM
Los Muertos. Archivo Centro Cultural Universitario Tlatelolco, UNAM

El número de muertos del 68, aún en el misterio

Con base en la investigación de la iniciativa Archivos Abiertos, de la organización civil National Security Archive sobre el movimiento de 1968, en la que ella también participó, la comunicóloga Susana Zavala rastreó durante años las pistas sobre las personas que murieron, fueron heridas o desaparecieron, e incluso de las que fueron detenidas en la represión policiaca y militar. No se limitó a los hechos del 2 de octubre de 1968, sino amplió la indagación a los días anteriores y posteriores. Aquí, algunos de los datos que ella logró sustentar e historias de víctimas que otras fuentes compartieron con este semanario.
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Setenta y ocho muertos, 31 desaparecidos, 186 lesionados, mil 491 detenidos… En total mil 786 víctimas directas de la represión perpetrada por el Estado durante 1968.

Tales son las cifras que arroja la más reciente investigación sobre los agraviados del movimiento estudiantil de 1968.
“No son datos definitivos ni concluyentes. Pueden surgir nuevos casos, pero cada uno de los que tenemos registrados está sustentado en evidencias y en el cotejo de documentos de archivos policiacos, forenses, militares, de los servicios secretos y de inteligencia”, comenta Susana Zavala, responsable de dicha investigación.
Zavala lleva años tratando de encontrar respuestas a preguntas como cuántos muertos hubo en el 68, cuántos estudiantes resultaron heridos, cuántos presos, cuántos desaparecidos, quiénes eran y qué hacían.
En busca de respuestas participó en Archivos Abiertos, una iniciativa de la organización civil National Security Archive (NSA), que en asociación con Proceso indagó en fuentes documentales de México y Estados Unidos para encontrar datos precisos sobre las personas que murieron el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco. Kate Doyle, responsable de ese proyecto, publicó los resultados en este semanario, en octubre de 2006 (Proceso 1561) y en el sitio web del NSA.
Zavala retomó esa investigación, pero la amplió: no se limitó al 2 de octubre, sino al periodo que va de julio a diciembre de 1968; y no se ciñó al número de muertos, sino también incluyó a heridos, presos y desaparecidos.
Los resultados serán públicos a partir de esta semana, cuando se inaugure en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) el proyecto Semillas; se trata de un mural audiovisual de 22 por dos metros que rinde homenaje a las víctimas del 68. Junto a ese mural habrá un dispositivo interactivo donde se podrá consultar la base de datos producto de esa investigación.
“Ese dispositivo estará abierto a la contribución de la ciudadanía. Las personas que conozcan casos de agraviados en el 68 podrán aportar información para completar esa base de datos”, explica Luis Vargas Santiago, responsable del proyecto Semillas.
“Sabemos que las organizaciones de víctimas han manejado distintas cifras de muertos, heridos y desaparecidos. No es de nuestro interés validarlas ni contradecirlas. Lo que queremos es aportar evidencias y dejar los datos abiertos para que se siga investigando”, señala.
(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2187, ya en circulación)

Fuente

Anuncia AMLO inversión de $50 mil millones para rehabilitar refinerías

Juan Ricardo Montoya
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 1º de octubre de 2018, p. 7
Pachuca, Hgo., El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, anunció que en el periodo 2019-2020 su gobierno invertirá 50 mil millones de pesos en la rehabilitación de las seis refinerías que hay en el país, entre ellas la Miguel Hidalgo, ubicada en el municipio de Tula.
Explicó que como parte del plan de desarrollo, a la refinería de Tula destinará en ese lapso cerca de 10 mil millones de pesos, lo que permitirá detonar el empleo en la entidad.
Las cinco refinerías restantes se localizan en Cadereyta, Nuevo León; Salamanca, Guanajuato; Minatitlán, Veracruz; Salina Cruz, Oaxaca, y Ciudad Madero, Tamaulipas.
Al término de una reunión privada con el gobernador Omar Fayad Meneses, el presidente electo informó que “para el proyecto del Tren Maya, en el sureste, hemos pensado que los trenes se construyan en Ciudad Sahagún, con la empresa Bombardier, para que haya trabajo en el estado.
Ya lo tengo probado. Cuando fui jefe de Gobierno en Ciudad de México se compraron 40 trenes con 400 vagones para el Metro y se dio el contrato a Bombardier, con el compromiso de que se construyeran esos trenes y esos vagones en Ciudad Sahagún, y esa empresa cumplió. Se dio trabajo y quedó el beneficio en el país. Es lo mismo que vamos a hacer en este caso.
En rueda de prensa, anticipó además la ampliación de la carretera que comunica a Pachuca, capital del estado, con Huejutla, en la región de la Huasteca.
Recalcó que su administración mantendrá estrecha coordinación con el gobierno estatal: Vamos a trabajar unidos por el pueblo de Hidalgo; no habrá pleitos ni diferencias; necesitamos unidad. La patria es primero, resaltó.
Sobre la reunión con el mandatario estatal priísta, diputados locales, senadores y representantes del sector empresarial, el tabasqueño la calificó de muy buena. Detalló que se dio a conocer el Plan de Desarrollo para Hidalgo, que vamos a llevar al cabo de manera conjunta el gobierno del estado, los ayuntamientos y la Federación.
No más censura a medios
Sobre el regreso de Carmen Aristegui a la radio, opinó que se trata de un avance extraordinario. Es una periodista profesional, independiente, libre. Creo que es algo muy favorable, celebro que se abran esos espacios y que nunca más se censure a los medios en el país. Que haya libertad de expresión.
Cerca de las 17 horas encabezó un mitin de agradecimiento en la plaza Juárez de Pachuca, ante unos 5 mil seguidores. Ahí dio a conocer acciones en el sector educativo de Hidalgo: Se van a crear dos nuevas universidades públicas, una en Huasca de Ocampo y otra en Chilcuautla. Además, como lo ofrecí, vamos a abrir, a reinstalar la Normal Rural de El Mexe.
Durante el encuentro público, algunas personas comenzaron a gritar: ¡fuera Fayad!, entre ellos la docente Elsa Ángeles, de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, quien junto con otros alentaba las consignas.
Esto obligó a López Obrador a guardar silencio unos segundos y luego dijo: Bueno, ya estuvo bien. Ya ven cómo soy yo, que siempre digo lo que pienso. Yo no me meto en eso, porque no soy un dictador, no soy cacique; yo no destituyo a nadie, es el pueblo.
Durante el mitin, vecinos de la colonia Periodistas le entregaron un oficio en el cual le piden su intervención para la eliminación de parquímetros en el centro histórico de Pachuca. Asimismo, familiares de la joven Karla Donaji Téllez Valdez, quien lleva más de 10 días desaparecida, le solicitaron su intervención para encontrarla.
(Con información de Notimex)
Fuente 

Honrar y dignificar a los normalistas de Ayotzinapa


REVISTA SIEMPRE! 

Articulistas|
Transitar de la narrativa ciudadana a la narrativa jurídica para luego incursionar en la narrativa judicial propiamente dicha no es una tarea fácil. Todo lo contrario, se trata de un colosal desafío, sin duda equiparable a cualquiera de los doce míticos trabajos encomendados al gran Hércules por el Oráculo de Delfos como penitencia por haber dado muerte a su mujer y sus hijos.
El núcleo duro de ese escarpado sendero tiene que ver con los recovecos procedimentales que es preciso recorrer hasta que se emita el veredicto final. Agotar ese trayecto puede resultar en extremo complicado, tardado y costoso, sobre todo cuando estamos en presencia de casos paradigmáticos relacionados con violaciones graves a los derechos humanos.
Esas circunstancias, aunadas a las chicanas que suelen poner en juego las autoridades y a los anillos de complicidad que con frecuencia rodean a los responsables, hacen emerger el ambiente propicio para inocular en las víctimas un sentimiento de impotencia, desánimo e incapacidad para remar contra la corriente. Esta suerte de desesperanza inducida propicia el fortalecimiento de la impunidad crónica o sistemática, el mal de males de nuestra frágil estructura democrática.
Dos ejemplos ponen de relieve la gravedad de esa patología jurídica. El primero está referido a los procesos judiciales relativos a la masacre del 2 de octubre de 1968. Esa heroica lucha tomó más de once años. Arrancó en 1998, cuando Raúl Álvarez Garín, Félix Hernández Gamundi y otros activistas del Comité 68 interpusieron una denuncia ante la PGR, cuya indagatoria fue abierta cuatro años después. En 2002 se llevó a cabo el ejercicio de la acción penal y fue hasta 2009 cuando se dictó la sentencia definitiva que establecía que dicha atrocidad fue constitutiva del crimen internacional de genocidio.
Insólitamente, el expresidente Luis Echeverría fue puesto en libertad con las reservas de ley bajo el argumento, absolutamente inverosímil, de que en los autos no había evidencia alguna, ni siquiera de carácter indiciario, de que hubiese conocido o participado en los hechos. Genocidio sin genocidas fue la ignominiosa paradoja resultante de este histórico esfuerzo ciudadano y político.
Un escenario igual de intrincado ha rodeado la judicialización de la desaparición forzada de los 43 alumnos de la escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos”. Dentro de la trascendental sentencia ejecutoria emitida por los valientes magistrados del Primer Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito se ordenó la instalación de la Comisión para la Investigación de la Verdad y la Justicia del caso Iguala. Ese mandato judicial no ha sido cumplido debido al despliegue de una compleja red de más de doscientas impugnaciones gubernamentales alimentadas de un sentido claramente faccioso, manipulador y contrario a los derechos humanos.
Desafiando la malicia procesal de la que han hecho gala las muy indignas autoridades, un tribunal federal acaba de resolver que no existe imposibilidad jurídica alguna para dar cumplimiento al fallo en cita; esto es, la Comisión tiene un indiscutible sustento constitucional, convencional y legal, razón por la cual puede y debe ser puesta en funcionamiento ya que es el vehículo idóneo para saber qué ocurrió en los aciagos días del 26 y 27 de septiembre de 2014.
Así pues, la próxima administración tiene ya en sus manos un extraordinario instrumento para hacer brillar la luz refulgente de la verdad y la justicia. Honrar y dignificar a los normalistas de Ayotzinapa, víctimas de un horrendo crimen de lesa humanidad, es un imperativo ético, jurídico, político y humanitario que no admite excusa ni dilación alguna.

Tres sexenios de dilapidar el dinero público

Fox, Calderón y Peña. Fotos: M. Dimayuga, V. Pichardo y O. Gómez
Fox, Calderón y Peña. Fotos: M. Dimayuga, V. Pichardo y O. Gómez

PROCESO 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En el presente sexenio la deuda pública creció más rápido que la economía. En consecuencia, el pago del servicio de esa deuda se encuentra en un máximo histórico, pues representa 2.9% del producto interno bruto (PIB), inferior a la inversión del gobierno federal en obra pública. Según Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, pasó de 6.3 billones de pesos al inicio de la administración peñanietista a un estimado de 11.3 billones al cierre de este año.
Lo más grave es que esa deuda se utilizó para financiar el gasto corriente y el pago de intereses, pues la inversión pública apenas alcanza 3.3% del PIB, según Foncerrada. Mientras el diario Reforma, en su edición del miércoles 19, señala que mientras en el sexenio de Felipe Calderón se invirtió en obra pública 4.3% del PIB, en el de Peña Nieto (al cierre de 2017) era de 2.6; mientras el costo financiero de la deuda era en el pasado sexenio de 1.9% y en el actual, de 2.4.

De acuerdo con estas cifras, en el presente sexenio un mínimo porcentaje de los 5 billones de pesos en los que creció la deuda pública se dedicó a la inversión pública, lo que se refleja muy claramente en el decremento de la misma y su consecuente impacto en los bajos índices de crecimiento de la economía nacional.
Sin embargo, esta práctica no es exclusiva del actual gobierno, pues un rápido repaso a los dos sexenios panistas (los más beneficiados por la bonanza petrolera nacional, por la combinación de una alta producción y los precios récord del barril de la mezcla mexicana) muestra que éstos pudieron moderar el crecimiento de la deuda, precisamente por la renta petrolera, pero los excedentes también los dedicaron principalmente a financiar el gasto corriente.
El periódico digital Sin Embargo publicó el 30 de mayo de 2016 una información en la que señala: “De 2000 a 2012 el país obtuvo del crudo de Petróleos Mexicanos (Pemex) 7 billones 753 mil millones de pesos (ingresos totales por la venta de crudo). Sin embargo, la gran oportunidad que representó la captura de ese monto extraordinario se esfumó, debido al despilfarro, la falta de rendición de cuentas y el hecho de que México nunca ha tenido una política energética integral o porque se ha manejado dentro de una política de privatización de los recursos naturales, explicaron especialistas”.
En el mismo reportaje se apunta que el entonces gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez, señaló que el gobierno de Fox obtuvo un ingreso ­extraordinario (refiriéndose a que no se había presupuestado porque se preveían ­precios por barril más bajos) por la exportación de crudo de alrededor de 180 mil millones de pesos en promedio por año; es decir, poco más de 1 billón de pesos en el sexenio. Ortiz Martínez cuestionó que esos recursos “se habían destinado a financiar el gasto de la administración y no a mejorar la competitividad nacional”.
En el sexenio de Calderón, de acuerdo con la evolución de los precios del barril de petróleo, los excedentes petroleros deben haber sido incluso un poco mayores, por lo que en los dos sexenios panistas se deben alcanzar aproximadamente 2.5 billones de pesos de ingresos extraordinarios.
Así, si se consideran los excedentes petroleros en esas dos administraciones y la deuda pública contraída en el sexenio peñanietista, la suma alcanza alrededor de 7.5 billones de pesos, que en su mayoría se han destinado a financiar el gasto corriente, mientras un pequeñísimo porcentaje se ha destinado a inversión y a incrementar las reservas del Banco de México.
Con la llegada de la alternancia a la Presidencia de la República, también arribó la época de la bonanza petrolera, que les permitió a los gobiernos de Fox y Calderón financiar sin problemas su operación; cuando ésta llegó a su fin, al inicio del presente sexenio, éste tuvo la posibilidad de recurrir al endeudamiento porque este mismo era muy manejable en esos momentos, al representar aproximadamente 34% del PIB, mientras que en este momento se encuentra en 48%, aproximadamente.
Sin embargo, al haber destinado casi la totalidad de esos recursos al gasto corriente y al pago de intereses de la deuda, se impactaron negativamente las finanzas públicas y se restringieron mucho los márgenes de maniobra para incrementar los ingresos públicos, ya que el magro crecimiento del PIB limita el endeudamiento, mientras la disminución en la extracción de petróleo y la refinación de gasolinas convierte cualquier aumento en los precios de los hidrocarburos en un factor negativo.
Los tres gobiernos del nuevo milenio tuvieron los recursos económicos suficientes para impulsar el crecimiento de la economía mexicana, los dos primeros por los altos precios del barril de petróleo (que llegó a un máximo histórico para la mezcla mexicana, el 14 de julio de 2008, con 132.71 dólares por barril); y el último, por la buena salud de las finanzas públicas que le permitieron recurrir al endeudamiento.
Lamentablemente esos recursos no se dedicaron a la inversión en la misma industria petrolera, el desarrollo de la infraestructura nacional o a la implementación de políticas públicas que combatieran los ancestrales problemas estructurales (desigualdad socioeconómica, mala calidad de la educación, bajos salarios, la mitad de la población en pobreza, entre otros) que hubiesen impulsado el crecimiento de la economía mexicana.
Estos recursos se destinaron al gasto corriente, y una cita de un documento del investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana Roberto Gutiérrez Rodríguez, que hacen en el reportaje de Sin Embargo, refleja claramente el despilfarro que se hizo de los mismos: “Al inicio de su sexenio (el foxista), en el corporativo de Pemex trabajaban cerca de 24 mil personas, mientras que, con Calderón, la cifra estaba en 48 mil personas; es decir, se duplicó la burocracia. Gente en el escritorio, no en actividades productivas”.
Los despilfarros de tres sexenios con altos ingresos públicos dejaron las finanzas públicas federales en peores condiciones que al inicio del milenio.
Este análisis se publicó el 26 de septiembre de 2018 en la edición 2186 de la revista Proceso.

Fuente 

Reiteran llamado a que se prohíba maíz transgénico

De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de octubre de 2018, p. 20
En el contexto del Día Nacional del Maíz, que se conmemoró el 29 de septiembre, la campaña Sin Maíz no hay País, impulsada por diversas organizaciones, reiteró el llamado a que se prohíban la siembra de transgénicos y los agrotóxicos, así como sacar al maíz y al frijol tanto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte como del Acuerdo Transpacífico.
También demandó destinar prioritariamente los subsidios a la agricultura campesina e indígena e instó a vigilar que el Poder Ejecutivo actúe en favor del derecho universal a la alimentación y defienda el interés público en todos los ámbitos y niveles, lo cual implica dejar inmediata y definitivamente de trabajar y litigar en favor de las corporaciones.
Asimismo, que se elabore un nuevo marco legal, reglamentos y normas basados en la ética y la protección de los bienes comunes; de los derechos humanos, tanto individuales como colectivos, así como en un ambiente y alimentación sanos, en la biodiversidad, la libre circulación de las semillas, la información y la autodeterminación de los pueblos.

Fuente

Encuentra OIT incremento atípico de altas en el IMSS

Néstor Jiménez
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de octubre de 2018, p. 19
Un estudio elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), señala que en México hubo un incremento atípico del número de asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que contrasta con la economía nacional, ya que ésta se ha caracterizado por un estancamiento estabilizador.
El estudio Políticas de formalización en América Latina, presentado por la OIT la semana pasada en Lima, Perú, señala que en México hay un equilibrio macroeconómico que no se ha traducido en crecimiento de la economía, del empleo, de los salarios ni en una disminución considerable de la pobreza.
Entre 2013 y 2017, el país registró un aumento promedio en los niveles de seguridad social de 3.02 por ciento anual, pero un crecimiento económico de sólo 1.71 por ciento, señala el documento.
Ante el contraste, la OIT buscó identificar las causas del aumento en las cifras laborales, analizando si éste se debió a la situación económica del país o a los cambios como las reformas estructurales.
La OIT no identifica si el incremento de los empleos fue una de las dos causas, ya que sostuvo que no hay disponible toda la información por rubro industrial por parte del IMSS, pero una de sus principales teorías está vinculada más bien a una mayor actividad manufacturera, en la que coincide con mayor inversión extranjera.
Aunque el estudio apunta que el incremento del registro del empleo formal coincide con otras acciones como la flexibilización laboral o esquemas de condonación y beneficios para la inscripción del trabajador en la seguridad social –todas ellas incluidas en la reforma laboral– aún no se cuenta con evaluaciones de impacto de los programas involucrados, por lo que no se puede determinar que dicha reforma haya sido la causa del aumento de empleos en el presente sexenio.
 
 
Fuente 

Pilotos y Aeroméxico, en vilo de la huelga

ASPA votó en contra del último ofrecimiento de Aeroméxico, con ello quedó subsistente el emplazamiento a huelga; al cierre de la edición, se confirmó la aprobación de la empresa para dar 24 horas más a la negociación.


Pilotos y Aeroméxico, en vilo de la huelga

La Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) decidió otorgar 24 horas, como prórroga al emplazamiento a huelga que vencía este 1 de octubre, a la empresa Aeroméxico para revisar una nueva propuesta del Contrato Colectivo de Trabajo 2018-2020.
No obstante, el estallamiento de la huelga, representaría una perdida diaria de 7 millones de dólares, informó el secretario general de ASPA, Rafael Díaz Covarrubias.
A petición del secretario de Trabajo y Previsión Social (STPS), Roberto Campa Cifrán, los pilotos aprobaron en Asamblea llevar el emplazamiento a huelga para el primer minuto del dos de octubre, pues consideran que tanto en su clausulado como en su parte salarial no corresponde a las necesidades de los trabajadores.
A las 21:15 horas los pilotos de ASPA votaron en contra del último ofrecimiento de la empresa y con ello, queda subsistente el emplazamiento a huelga, al cierre de la edición, se confirmó la aprobación de la empresa para dar 24 horas más a la negociación.
El punto medular de la no aceptación estriba en la condición de los pilotos de nuevo ingreso denominado “Contrato B” que ASPA otorgó a Aeroméxico en 2010 debido a la crisis económica mundial que afectó seriamente al sector aéreo y por ello fue necesario pactar con la empresa, que los pilotos que ingresaron a partir de 2010, percibieran prestaciones y salario inferior en un 40 por ciento que lo percibido por los pilotos más antiguos del llamado “Contrato A”.
Hoy la situación es totalmente distinta y ASPA considera que debe terminar esa disparidad en salario y prestaciones.
El secretario general, Rafael Díaz Covarrubias, explicó que “la inconformidad, enojo y frustración de los pilotos en el contrato B es real y ante la negativa de la empresa de otorgar ajustes a esa diferencia, dio como resultado que la Asamblea rechazara en su totalidad los términos de la negociación”.
Por lo anterior, el titular de la STPS planteó como una salida al conflicto una prórroga de 24 horas para evitar el estallamiento y convenir un esquema de mejora a la condición de los pilotos de nuevo ingreso.
ASPA, fue una de las primeras organizaciones sindicales en plantear revisiones de contrato multianuales, lo que ha permitido a la empresa un mejor desempeño financiero, pero ahora corresponde hacer una revisión adecuada de todo su clausurado, además del salario, apuntó el líder sindical. Aeroméxico es una de las más importantes aerolíneas latinoamericanas que transporta 12 millones de pasajeros anuales, mueve cerca de 32,000 pasajeros diariamente, tiene 90,000 operaciones anuales, cubre 27 destinos nacionales y 37 internacionales.
pmartinez@eleconomista.com.mx

Fuente

USMCA es el acuerdo "más importante" de la historia estadounidense: Trump

Trump agradeció al presidente Enrique Peña Nieto y al primer ministro canadiense, Justin Trudeau asegurando que hicieron un gran trabajo para México y Canadá.

Foto: Reuters

Donald Trump celebró el flamante Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA por su siglas en inglés), concluido in extremis el domingo para reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), como el "más importante" de la historia estadounidense.
Es "el acuerdo comercial más importante que hemos hecho hasta ahora", dijo Trump en rueda de prensa en los jardines de la Casa Blanca. "El acuerdo regirá sobre unos 1.2 billones (dólares) en comercio, lo que lo convierte en el mayor acuerdo comercial en la historia de Estados Unidos", apuntó.
Aseguró que "será uno de los acuerdos más avanzados del mundo", el USMCA es un gran avance para los trabajadores estadounidenses por la apertura de México y Canadá, dijo. Sentenció que las compañías automotrices ya no saldrán de su país con el nuevo acuerdo. Dijo que, los aranceles también están haciendo que la Unión Europea, Japón y Corea del Sur busquen nuevos acuerdos comerciales con EU.
Trump agradeció al presidente Enrique Peña Nieto y al primer ministro canadiense, Justin Trudeau asegurando que hicieron un gran trabajo para México y Canadá, “ambos mandatarios cooperaron para lograr el cierre del USMCA”, aseguró.
Pese a las diferencias reconoció el trabajo del presidente Peña Nieto y afirmó tener una buena relación con el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.
Sobre Trudeau dijo, "hubo mucha tensión entre él y yo", reconoció. Pero al final "todo funcionó. ¿Saben cuándo terminó? Ayer cerca de la medianoche. Es un buen hombre y ama al pueblo de Canadá".
Canadá se sumó a un renovado tratado de libre comercio de América del Norte después de varias semanas de arduas negociaciones y bajo una fuerte presión, apenas unas horas antes de que venciera el plazo impuesto por Estados Unidos.
En un comunicado conjunto emitido la noche del domingo, el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer y la canciller canadiense Chrystia Freeland dijeron que el acuerdo “fortalecerá a la clase media y generará empleos buenos y bien pagados y nuevas oportunidades para los casi 500 millones de personas para las que Norteamérica es su hoFgar”.
El nuevo pacto concretado justo antes del plazo, que venció la medianoche del domingo, se llamará Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) y reemplaza al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) vigente desde hace 24 años y al que el presidente Trump ha descrito como un desastre que ha eliminado empleos en su país.


Fuente

Nuevo tratado comercial tripartita será firmado por Peña; es un acuerdo “maravilloso”: Trump

Peña y Trump en la cumbre del G-20. Foto: AP / Evan Vucci
Peña y Trump en la cumbre del G-20. Foto: AP / Evan Vucci

PROCESO 

WASHINGTON (apro) – La Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR) envió en el primer minuto de este lunes al Congreso federal estadunidense, la notificación del compromiso comercial con Canadá, a fin de que se le incluya en el tratado alcanzado con México el mes pasado como parte de la renegociación del TLCAN.
La noche del domingo, el gobierno de Canadá y el de Estados Unidos concretaron satisfactoriamente las negociaciones de libre comercio con lo que quedó renegociado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) al cual también está suscrito México.

El anuncio del compromiso hecho por los gobiernos de los dos países a la media noche del pasado domingo, permitirá que sea el todavía presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien suscriba el compromiso comercial junto con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá y con Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.
La mañana de este lunes, a través de su cuenta de Twitter Trump calificó como “maravilloso” el acuerdo alcanzado ayer.

“Muy tarde anoche y en un nuestro plazo, logramos un maravilloso nuevo acuerdo comercial con Canadá para que pueda integrarse al tratado con México. El nuevo nombre del compromiso será Acuerdo (de Comercio) Estados Unidos-México- Canadá (AEUMC)”, escribió en un primer tuit.
En otro, abundó:
“Es un gran día para los tres países, resuelve muchas deficiencias y errores del TLCAN, gratamente abre el mercado a agricultores y manufactureros, reduce las barreras comerciales a los Estados Unidos y une a las tres grandiosas naciones para competir con el resto del mundo. El AEUMC es una transacción histórica”
En un tercero felicitó a sus socios comerciales: Felicidades a México y Canadá, escribió
Al Capitolio le queda un plazo de 60 días para aprobar o rechazar el acuerdo tripartita, requisito que se considera de mero trámite ya que los republicanos del Congreso que son mayoría representativa habían expresado el interés de que fuera un compromiso trilateral.
En base a los tiempos de las leyes comerciales de Estados Unidos, se estima por ello que el plan del gobierno de los tres países de que la firma del acuerdo se llevará a cabo antes del 1 de diciembre, día en que Andrés Manuel López Obrador asumirá la presidencia de México.
Al margen de los plazos de las leyes comerciales de los Estados Unidos, los deseos de Trump de reemplazar el nombre del TLCAN con el de AEUMC, en el Capitolio sería aprobada la actualización del tratado norteamericano tripartita antes del 30 noviembre para que sea la firma de Peña Nieto la que se estampe en el documento del intercambio de libre comercio.

Fuente