martes, 13 de marzo de 2018

A 50 años del 68, invitación.


Analizan empresas construir refinerías en 4 estados: Sener


Notimex
 
Periódico La Jornada
Martes 13 de marzo de 2018, p. 22
El titular de la Secretaría de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell, señaló que algunas empresas analizan la construcción de refinerías en Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas; sin embargo, aclaró, aún están en etapa muy temprana.
Tras la inauguración de la primera estación de servicio de Repsol, indicó que luego de la reforma energética se abrió la inversión privada en este rubro, por lo que algunos grupos se han acercado a la Sener interesados en el tema de refinerías.
Hay grupos que estudian el mercado mexicano, pero un proyecto maduro no lo tenemos; analizan zonas como Campeche, Tabasco, el sur de Veracruz y Tamaulipas, afirmó.
En cuanto a infraestructura de almacenamiento de combustibles en México, el funcionario federal confió en que se cuadruplique en los próximos cinco años.
Detalló que la Sener tiene registrados 45 proyectos de este tipo y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente habla de 12, a los que ya otorgó la manifestación de impacto ambiental.
De hecho, indicó que tiene conocimiento de obras en proceso en el puerto de Progreso, Yucatán, y Dos Bocas, Tabasco, y están por iniciar en abril en Altamira.
Además, hay grupos interesados en la ampliación de Tuxpan, que es muy importante para atender al mayor mercado del país, que es el valle de México.

Repsol abre sus primeras gasolineras en México

 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La petrolera española Repsol entró al mercado de la venta de gasolinas en México y su objetivo, anunció, será tener 200 estaciones de servicio abiertas para finales de este año.
La multinacional dedicada al sector energético prometió una inversión de ocho mil millones de pesos e informó que pretende abarcar entre 8 y 10% del mercado nacional.

Repsol, que experimentó el proceso de apertura de los mercados de combustible en su país en la década de los 90, conoce las entrañas de Petróleos Mexicanos (Pemex) por su relación con la empresa productiva del Estado desde los años 80, misma que se deterioró a finales del sexenio del entonces presidente Felipe Calderón.
La petrolera ibérica tiene presencia en México en diferentes negocios con distintos socios locales. Por ejemplo, posee una alianza con el Grupo Kuo con el que fundó Dynasol, en 1999; es una de las diez mayores empresas de caucho sintético del mundo y cuenta con plantas en México, España y China.
En México, Repsol produce y distribuye sus lubricantes, y esa rama es su negocio más internacional, presente en 90 países.
En materia de exploración y producción de hidrocarburos (upstream), la petrolera ha ganado bloques exploratorios en las últimas rondas mexicanas; en algunos casos, de la mano de socios locales (un bloque en la ronda 2.1 junto con Sierra Oil & Gas, en septiembre de 2017, y tres bloques en la ronda 2.4, en enero de 2018).
El mercado
De acuerdo con Repsol, México es el sexto mercado del mundo en cuanto al consumo de gasolinas y diesel. Con más de 120 millones de habitantes, considera que en nuestro país la demanda de combustible está en constante crecimiento.
Datos de la Comisión Reguladora de Energía indican que 40% de los municipios mexicanos carece de estaciones de servicio. México dispone de sólo 11 mil 800 de estas instalaciones, lo que supone una gasolinera por cada diez mil 560 habitantes, una tasa menor a la de países como Estados Unidos, Alemania y Brasil.
La empresa
Repsol está presente en 37 países, comercializa productos en más de 90 y emplea a más de 24 mil personas. La compañía cuenta con actividad en toda la cadena de valor, incluyendo la exploración y producción de hidrocarburos, refinación, transporte, química, estaciones de servicio y nuevos tipos de energía.
De acuerdo con la propia firma, produce diariamente cerca de 700 mil barriles de petróleo, teniendo capacidad para refinar un millón de barriles al día, lo que la sitúa como la décima compañía del mundo.
Garantiza litros de a litro
En cuanto a la venta de gasolinas en México, la empresa informó que garantiza la calidad de los combustibles, debido a los controles que realiza de manera diaria, además del proceso de agregado de aditivos. Incluso, expuso, el cliente podrá solicitar que le comprueben que está recibiendo litros de a litros.
Repsol también anunció que colocó bombas nuevas y de su marca en sus gasolineras en nuestro país, las cuales tienen un sistema que impide que sean alteradas.

Fuente

Del indio sin alma al indígena sin cultura: respuesta a GMI Consulting



 
Cuando los europeos descubrieron para sí el “Nuevo Mundo”, se preguntaron con insistencia si sus pobladores tenían alma. Como su primer impulso fue responder con una negativa, el papa Pablo III tuvo que dictar en 1537 la bula Sublimis Deus para que la naturaleza racional de los indios fuera oficialmente reconocida. Esto significaba reconocer tanto su capacidad como la necesidad de ser cristianizados y, en consecuencia, su derecho a ser respetados como seres libres y con facultades para ejercer el dominio sobre sus propiedades. Por esta razón, los indios fueron declarados vasallos libres de la Corona y sujetos al pago de tributos. En forma paralela a este proceso se desarrollaba una intensa explotación del trabajo indígena en todos los órdenes de la economía, particularmente en la explotación minera para obtener oro y plata. Los mineros españoles, con la técnica del socavón, extrajeron 191 mil 835 kilos de oro –casi 200 toneladas– entre 1521 y 1830. En cambio, en tan sólo en 10 años –entre 2000 y 2010–, las empresas modernas, con métodos devastadores de la naturaleza como la técnica del tajo abierto, han extraído más de 400 toneladas: 419 mil 97 kilogramos de oro [1].

Durante el periodo colonial, dice Lidia Gómez García [2], con el establecimiento de la República de Indios, la figura jurídica del cabildo de indios que ejercía funciones de gobierno bajo la supervisión de un corregidor o alcalde mayor, le dio al concepto de “indio” un sustento legal, formalmente establecido durante los primeros años del virreinato. Después de largas discusiones sobre los derechos que debía otorgarse a los nativos de América, se decidió considerar jurídicamente al indio como menor de edad, definición que le concedió el derecho a ser protegido por la Corona Española frente a los abusos de los españoles colonizadores. La definición de indio, en consecuencia, no correspondía a una clasificación racial, sino a un estado jurídico y su reconocimiento como “sujeto de derecho”, aunque, en realidad, las diferencias con los pueblos indios no se asumieron como una diferencia cultural sino racial, lo que implicaba una discriminación mayor pues se les prohibió el trato con los españoles, no podían usar la vestimenta europea, ni tener caballos con silla y freno y tampoco armas. Es decir, el indio novohispano fue, sobre todo, una construcción racista de los europeos. En México, desde la conquista se convirtió en el nombre del habitante que antes y siempre había vivido en este Continente porque el concepto no provenía, dice Carlos Montemayor [1], del sujeto mismo a quien se aplicaba, sino de la sociedad que lo conquistaba. A partir del siglo XVII, cuando la palabra indio aparece en los diccionarios europeos, ya está impregnada de una serie de significados despectivos forjados en la imaginación de los colonialistas: bárbaro, cruel, grosero, ignorante, inhumano, aborigen, antropófago, natural y salvaje. El primer Diccionario de la Real Academia Española, publicado en 1726, agregó otros calificativos despectivos: tonto y crédulo.
En 1798, el Diccionario de la Academia Francesa introdujo una importante modificación al emplear la palabra indígena, que comenzó a utilizarse para nombrar a quienes nacen en una región específica. Si utilizáramos esta palabra en un sentido amplio, indígena sería tanto un parisino nacido en París, como un ixtacamaxtitleco nacido en Ixtacamaxtitlán, en la Sierra Norte de Puebla. Esta acepción la conserva el Diccionario de la Real Academia Española en la actualidad. Estrictamente hablando, entonces, son comunidades indígenas las comunidades campesinas asentadas desde hace siglos en la región de Ixtacamaxtitlán. Como el significado del término indígena es tan amplio, se ha optado últimamente por emplear el concepto de “pueblos originarios” para referirnos a los descendientes de las antiguas culturas que ocupan ancestralmente un territorio.
En buena medida, las políticas indigenistas de los siglos XIX, XX y lo que va del XXI son una continuación de las políticas coloniales de los Austrias, los Borbones y las Cortes de Cádiz, con las modificaciones que cada época fue implementando. Pero en el centro de las políticas del Estado (sea la Corona Española, la República Independiente o el Estado moderno) siempre ha estado la relación de los indígenas con su tierra y su territorio, que ha sido concebido desde los remotos tiempos precolombinos como un ser vivo, como un ámbito sagrado habitado por los hombres al que debe retribuírsele ritualmente de diversas maneras porque de él se obtienen los mantenimientos indispensables para gozar del bienestar que un ambiente saludable ofrece. Pero ha sido siempre esta reciprocidad con la tierra, el cielo y el inframundo lo que ha causado la incomprensión de los conquistadores, que han visto en ello desde actos demoniacos hasta costumbres reprobables por estar sustentadas en una supuesta ignorancia. La relación con el mundo natural ha sido vista por los conquistadores, desde Cristóbal Colón y Hernán Cortés hasta la trasnacional Monsanto y las mineras modernas, como un recurso susceptible de ser explotado al máximo, cueste lo que cueste, porque promete jugosas ganancias para los inversionistas. De manera que a los ojos de los empresarios, cuya lógica responde exclusivamente al incremento de una ganancia, un territorio y su población consiste únicamente en un espacio que debe ser sometido a la mercantilización de la naturaleza y a la cosificación de los humanos. No hay plantas, ni animales, ni agua y aire puros, ni tierra que produzca alimentos saludables, ni vida apacible y digna de las comunidades que importe, todo ello debe someterse a la implacable ley del capital.

Aunque el equipo de GMI Consulting no ha informado aún cuál fue el procedimiento de su investigación, algo que esperamos den conocer pronto, se les puede juzgar si atendemos a sus conclusiones. Parodiando un precepto bíblico podríamos decir: “Por sus conclusiones los conoceréis”. La conclusión a la que ha llegado el equipo de la consultora GMI Consulting, contratada por la minera canadiense Almaden Minerals, es insólita por su cinismo, pero explicable por la trayectoria ideológica a la que se debe. La conclusión a la que ha llegado este equipo es que las comunidades indígenas no existen en el entorno donde se desempeñarían las actividades de extracción de oro a cielo abierto y, en consecuencia, no hay a quién consultar, como obliga el marco internacional y la ley constitucional. Y obliga a una consulta “libre e informada”, no a una simulación de consulta, como se pretende hacer ahora, induciendo la voluntad de la gente con obsequios, engaños y promesas, visitas guiadas a otras minas para mostrar que son inocuas y demás ardides para lograr su objetivo.
Lo que ha hecho la empresa GMI con una supuesta metodología científica (que en realidad es la aplicación de un método que intenta una especie de etnocidio cultural al desconocer deliberadamente usos y costumbres que responden a una tradición indígena) es colocar a la compañía minera en una situación ideal para justificar que el Estado no realizó la consulta a la población que se vería afectada con la devastación de la naturaleza, que implica la extracción de oro mediante métodos que envenenan la tierra y el agua y destruyen no sólo la belleza natural del lugar, que merece un mejor futuro, sino que impactan negativamente en la flora, fauna y vida humana saludable, como lo demuestra puntualmente el libro de Paul Hersch al analizar la perniciosa instrumentación de estos métodos en Carrizalillo, Guerrero, y en el cerro de San Pedro, en San Luis Potosí, por la minera San Xavier, que sacaba del manto freático 16 millones de litros de agua al día, para mezclarlos con 16 toneladas de cianuro. Esta compañía utilizaba 25 toneladas de explosivos diarios creando ya un cráter de 67 hectáreas.
Desaparecer “metodológicamente” a las comunidades indígenas en Ixtacamaxtitlán es la versión actual de un ideal liberal del siglo XIX personificado por el doctor José María Luis Mora, cuando propuso al Congreso de la Unión, en 1824, que sólo se reconocieran en la sociedad las diferencias económicas y que desapareciera la palabra indio del lenguaje oficial, es decir, que se declarara, por ley, la inexistencia de los indios. Quienes comulgaban con esta estupidez comenzaron a llamar a los pueblos originarios “los antes llamados indios”. Es sabido que el pensamiento liberal se opuso frontalmente a la orientación comunal de la propiedad. La consecuencia de esta política fue el apoderamiento privado de las tierras de estos pueblos lanzando millones de hectáreas al mercado, de donde surgieron los inmensos latifundios y el trabajo semifeudal de los peones acasillados en las haciendas del porfiriato. ¿Debo recordar que esta situación provocó la violenta irrupción de la revolución mexicana y la restitución a lo largo de varias décadas de las tierras comunales, vía el ejido, a los pueblos originarios que las demandaban?

En febrero de 2017 se publicó un minucioso informe titulado Minería canadiense en Puebla y su impacto en los derechos humanos. Por la vida y el futuro de Ixtacamaxtitlán y la Cuenca del Río Apulco. Sus autores, Alejandro González, Tamar Hayrikyan, Patricia Legarreta, Mayeli Sánchez, Julieta Lamberti, Oscar Pineda, Silvia Villaseñor, Alejandro Marreros y Esmeralda García forman parte de las organizaciones IMDEC, Poder, CESDER y la Unión de Ejidos y Comunidades en Defensa de la Tierra, al Agua y la Vida, Atcolhua. Se trata de una investigación cuidadosa y muy bien sustentada que pinta de cuerpo entero a la minera Almaden Minerals como perniciosa en sus procedimientos administrativos y en sus afectaciones ambientales, que ha impactado negativamente en los derechos humanos en México y otros países. Tengo la certeza de que la minera canadiense recurrió a la empresa GMI Consulting para contrarrestar la demoledora crítica que llevaron a cabo estos colegas.
En las próximas semanas instalaremos en el auditorio de Ixtacamaxtitlán la exposición itinerante que han organizado los antropólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia-Morelos, que muestra los daños que la minería a cielo abierto causa al medio ambiente y a la salud humana. Es un buen espacio para tener también un debate con el equipo de investigación de GMI Consulting. Están cordialmente invitados a participar en una mesa redonda donde analicemos tanto la existencia de comunidades indígenas en la región, como los perjuicios irreversibles que puede causar la minería. Si aceptan debatir con nosotros háganlo saber por este medio para ponernos de acuerdo en los términos de la discusión.

Referencias:

  1. Hersch, Paul; El oro o la vida. Patrimonio cultural y megaminería: un reto múltiple, INAH, 2015.
  2. Gómez García Lidia; La construcción del Estado nacional desde la perspectiva de los pueblos indios en Puebla, Educación y Cultura-BUAP, México, 2010.
  3. Montemayor, Carlos; Los pueblos indios de México hoy, Planeta, México, 2001.
Julio Glockner*
*Antropólogo egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Co-fundador del Colegio de Antropología Social de la UAP. Autor de Los volcanes sagrados. Mitos y rituales en el Popocatépetl y la Iztaccíhuatl; Así en la tierra como en el cielo. Pedidores de lluvia del volcán; Mirando el paraíso y La realidad alterada. Drogas enteógenos y cultura. Investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la UAP

[Textos relacionados]

Fuente 

Denuncia sindicato minero posible agresión de opositores ligados a Larrea


Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Martes 13 de marzo de 2018, p. 12
Empresarios contrarios al Sindicato Nacional de Mineros prepararían la toma con violencia del edificio sede de este gremio en Ciudad de México y otras instalaciones en diversos estados del país para tener control de los inmuebles y perpetrar un golpe contra el comité ejecutivo nacional de esa organización.
La agrupación que dirige Napoleón Gómez Urrutia denunció lo anterior y sostuvo que fuentes totalmente confiables informaron que desde el mediodía de ayer gente ligada al empresario Germán Larrea, de Grupo México, recluta personas para enviarlas a cometer actos de violencia y atacar las oficinas centrales de esta organización.
De confirmarse esta nueva agresión contra el edificio sindical, los mineros, personal y dirigentes responsabilizan a Larrea, a Grupo México y a las autoridades que resulten involucradas en los daños y lesiones que pueda ocasionar una operación de esa naturaleza.
Agregó que se trata de otra agresión del empresario que está desquiciado ante la perspectiva de que Andrés Manuel López Obrador triunfe en las próximas elecciones y que Napoleón Gómez Urrutia asuma su escaño en el Senado.
La información que obtuvo el gremio es que empleados de Larrea han reclutado a decenas de porros en los estados de Sonora, San Luis Potosí, Chihuahua y Zacatecas para enviarlos una vez más a atacar las oficinas centrales del sindicato, acción similar a la de febrero de 2006, cuando el mismo Larrea patrocinó un ataque contra las instalaciones sindicales, pero no lo logró porque los trabajadores impidieron la toma del edificio, aseguró esta organización.
Además de denunciar los hechos, el sindicato sostuvo que un eventual ataque no tendrá los efectos que esperan los enemigos de la agrupación, como tampoco prosperarán los efectuados contra ninguna de las instalaciones sindicales o incluso de los organismos electorales y partidos políticos con los que están relacionados los mineros.
Son acciones desesperadas de algunos empresarios de que López Obrador gane las elecciones y Gómez Urrutia ocupe un cargo legislativo en el Senado. 

Fuente

Con detención de “La Rana” quieren insistir en que los 43 fueron incinerados en Cocula: vocero de padres

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desparecidos, afirmó que con la detención de Erik Sandoval, alias “La Rana”, anunciada ayer por la Procuraduría General de la República (PGR), se pretende reforzar la teoría de que los estudiantes fueron incinerados en el basureo de Cocula, lo cual, recordó, no existe prueba científica.
En entrevista con Radio Fórmula, dijo que la detención sería relevante si el detenido pudiera aportar datos que llevaran al paradero de los normalistas.

“La detención de Erick Sandoval es importante en la teoría del basurero de Cocula y hemos visto que esa línea de investigación no ha llevado a nada, esta no es una detención tan importante como dice la PGR”, indicó.
Admitió que es probable que el detenido haya participado “pero no le damos la importancia, a menos de que en su declaración haya una referencia que indique el paradero de los jóvenes, es probable su participación pero lo que nos dicen los peritajes científicos es que no hay certeza de que pudo haber ocurrido un incendio, se pone en duda esa tesis, además de que hay datos de que los detenidos sufrieron malos tratos y tortura”.

Recordó que existe evidencia de que la escena del crimen (basurero de Cocula) ha sido alterada, contaminada, por lo que los padres no creen en esa teoría de la PGR y destacó que la detención de “La Rana” no desatará el nudo del paradero de los 43 normalistas como pretende hacer creer la dependencia.
Además, agregó, existen otras líneas que darían más certeza a los padres, como lo ocurrido en Huitzuco, las llamadas telefónicas y lo que pasó en las inmediaciones del Palacio de Justicia de Iguala.

Fuente

Nuevo intento de desalojo en la Media Luna, señalan trabajadores en paro


Sergio Ocampo Arista
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 13 de marzo de 2018, p. 12
Chilpancingo, Gro.
Indalecio Pérez Morones, delegado en Guerrero del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana. dio a conocer que policías estatales y guardias blancas pretendieron desalojar a trabajadores que mantienen un paro de labores desde el pasado 3 de noviembre en la minera Media Luna –propiedad del consorcio canadiense Torex Gold– ubicada en el municipio de Cocula.
Entrevistado vía telefónica, Pérez Morones dijo que esquiroles llegaron con la policía estatal y con maquinaria pesada; nos dijeron que venían a trabajar, arribaron con la maquinaria presionando a los compañeros a los que les decían que entrarían a trabajar a la fuerza.
Indicó que los compañeros no los dejaron pasar, no les permitieron avanzar, los echaron, se fueron y dejaron la maquinaria pesada. Más tarde regresaron, pero con las fuerzas estatales, unos siete policías y había solamente 20 compañeros haciéndoles frente.
Sostuvo que los esquiroles y policías amedrentaron y golpearon a los trabajadores, entre ellos cuatro mujeres. El que las mandó golpear se llama Jesús Hernández, coordinador de la policía estatal y amenazó directamente a un compañero.
Señaló que también golpearon al comisario municipal de Real de Limón y se aprovecharon porque sólo había 20 compañeros; los demás empezaron a arribar para apoyar, pero los golpearon con culatazos de rifles, todos iban armados con armas de alto poder, ni siquiera cachiporras y agredieron sobre todo a cuatro mujeres.
De acuerdo con Pérez Morones, por parte de la empresa iban unos 20 trabajadores foráneos y contratistas, además de 10 empleados identificados de la Media Luna.
Hacemos responsable al gobierno del estado que encabeza Héctor Astudillo Flores de cualquier intento de desalojo con violencia; queremos que se dedique a darle protección a los pueblos y no los intereses de los empresarios extranjeros, que llegar a explotar y asesinar a los trabajadores.

Fuente