miércoles, 4 de julio de 2018

Marchan miles de maestros argentinos; exigen aumento salarial


Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 4 de julio de 2018, p. 27
Buenos Aires
Miles de maestros marcharon ayer por las calles de esta capital hasta la sede del Ministerio de Educación, en el contexto de un paro nacional convocado por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) en repudio a la reciente y brutal represión contra profesores de la provincia sureña de Chubut que esperaban ser escuchados ante la grave situación por la que atraviesan, y además exigieron las negociaciones sindicales (paritarias) a nivel federal, solicitando que se ayude a gobiernos provinciales a solucionar los serios conflictos que los afectan.
El acatamiento al paro fue muy importante tanto en las escuelas públicas (alrededor de 90 por ciento) como en las privadas.
Llegaron maestros desde distintos lugares del país, especialmente los de Chubut, que llevan más de cien días de protesta y que cuando esperaban ser recibidos por las autoridades, fueron reprimidos con palos y balas de goma, con saldo de varios lesionados, así como de la provincia de Corrientes, también víctima de una reciente represión de fuerzas de seguridad.
El gobernador de Chubut, cercano al presidente Mauricio Macri, fue acusado de ser indiferente ante los problemas que viven los maestros, cuyos salarios se han deteriorado, devorados por los tarifazos y por la inflación que aumenta cada día, y más después del incremento de 5 por ciento al precio de los combustibles, que originó nuevas protestas en todo el país.
La titular de CTERA, Sonia Aleso, advirtió que los maestros ya están bajo lo que se considera la línea de pobreza, ante el deterioro salarial y la paralización de las paritarias, y además vinculó la situación crítica de miles de familias cada vez más afectadas por el desempleo, algo que incide en los niños Esa es la realidad del ajuste, niños con hambre y maestros reprimidos, dijo Aleso.
Tanto los maestros como los sectores solidarios y la Iglesia catpolica advierten que ya no tienen capacidad para los comedores adonde cada día aumenta la cantidad de niños que llegan por la única comida que tendrán en el día.
La situación se agrava en la extensa provincia de Buenos Aires, especialmente afectada por el desempleo, donde cada día disminuye el presupuesto de las comidas, y hasta en un distrito rico, como la Capital Federal, les han quitado el pan.
También marcharon junto a los maestros, cuyas representaciones llegaron desde todo el país, los estudiantes de los casi 30 profesorados que intenta cerrar el gobierno en esta capital y otros lugares, algo ­inédito en la historia local. Además de las denuncias del gremio se solidarizaron y dieron la palabra en el acto a los trabajadores despedidos de la Agencia de Noticias Estatal (Télam), que este martes fueron denunciados por la dirección actual, al negarse a abandonar las sedes, donde se mantienen para defender su única fuente de trabajo.
Por otra parte, Gabriel Barba, presidente de la Comisión Episcopal de Comunicación Social, exigió al gobierno de Macri una mesa de diálogo, después de recibir a los trabajadores despedidos de Télam, y lo apremió a buscar una solución al conflicto que afecta a tantas familias.
El gobierno nacional también tiene una deuda de más de 200 millones de pesos con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y este martes el Consejo Superior de esa institución exigió cumplir de forma urgente la ejecución presupuestaria comprometida, el reinicio del Plan de Infraestructura Universitaria y el desarrollo de negociaciones salariales realistas para los trabajadores docentes y no docentes. Todas las universidades están seriamente afectadas por la falta de recursos e impagables facturas como las de la luz.
La deuda de seis meses que acumula la UTN afecta el funcionamiento de la institución, ya que el gobierno sólo envía los fondos para el pago de salarios (depreciados) y no para cubrir gastos de funcionamiento, servicios públicos, becas estudiantiles y de investigación, en una situación existente desde 2016.
La deuda del gobierno con los planteles en general alcanza ya 4 mil millones de pesos y no hay respuesta alguna, lo que está creando una gran incertidumbre porque el presidente Macri y sus funcionarios han criticado la cantidad de universidades que hay en todo el país.

Fuente

No hay comentarios: