miércoles, 2 de mayo de 2018

Trabajadores de AL pugnan por mejores condiciones de vida

Foto
El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y el general Raúl Castro, ayer en la marcha por el Día del Trabajo en la Plaza de la Revolución, en La HabanaFoto Ap
Afp, Reuters, Pl y Sputnik
Periódico La Jornada
Miércoles 2 de mayo de 2018, p. 23
La Habana.
Las respuestas a las convocatorias en América Latina para conmemorar el Día Internacional del Trabajo fueron dispares. La más numerosa se realizó en Cuba, mientras en Brasil, miles aprovecharon para exigir la liberación del encarcelado ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.
Entre miles de carteles con imágenes de Fidel Castro, Raúl Castro y el Che Guevara, llegó Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, a la Plaza de la Revolución, en La Habana, acompañado de su antecesor, el general Raúl Castro. Ahí los aguardaban unas 900 mil personas para la marcha por el Día del Trabajador, primera actividad multitudinaria del nuevo gobernante, quien asumió el cargo el 19 de abril.
En Curitiba, unos 2 mil miembros de sindicatos y movimientos de izquierda de Brasil se congregaron cerca de la cárcel de la sureña localidad, donde Lula cumple una sentencia de 12 años por corrupción. Este es el primer Día del Trabajo en los pasados 50 años en que Lula no está presente. Esto no es cualquier cosa. De cierta forma, cada uno de nosotros está aquí haciendo un gran esfuerzo por cumplir con lo que Lula pidió: representar su voz, dijo el diputado federal Paulo Pimenta, del Partido de los Trabajadores.
En Sao Paulo se realizó otra manifestación similar.
El presidente boliviano, Evo Morales, quien encabezó la principal movilización en la localidad de Oruro, decretó un incremento salarial de 5.5 por ciento, pese al rechazo empresarial que advirtió que estas medidas destruyen el trabajo digno en un país donde 60 por ciento de la fuerza laboral trabaja en el sector informal. También dispuso doble aguinaldo para este año.
Su par venezolano, Nicolás Maduro, al presidir las celebraciones pidió apoyo para su relección en los comicios del próximo día 20: No me dejen solo en esta batalla, ustedes me van apoyar en los golpes que voy a dar contra las mafias.
Ollas populares, bloqueos y cánticos contra el gobierno de Mauricio Macri protagonizaron las movilizaciones a las que asistieron miles de trabajadores en Buenos Aires. Partidos de izquierda, organizaciones sindicales y de los sectores más empobrecidos realizaron actos por separado para conmemorar el Día del Trabajo. Todos estuvieron unidos en sus críticas a la actual administración.
El gobierno argentino, que dispuso un aumento al precio del boleto del Metro, se abstuvo de realizar ceremonia alguna. Macri envió un saludo a través de las redes sociales en el que deseó feliz día a los trabajadores.
Trabajadores ecuatorianos celebraron con una marcha por la paz y la vida en Quito, tras la inusitada violencia en la frontera con Colombia, donde las centrales obreras con marchas en varias ciudades apoyaron el proceso de paz.
Unos 10 mil trabajadores chilenos, convocados por la Central Única de Trabajadores, expresaron su voluntad de entablar un diálogo serio y respetuoso con el presidente Sebastián Piñera. Otra marcha paralela convocada por el colectivo Central Clasista de Trabajadores reunió a 2 mil trabajadores, concentración en la que se produjeron algunos incidentes aislados que fueron controlados por la policía.
Fuerzas de seguridad reprimieron marchas en Tegucigalpa y otras ciudades de Honduras, que se tornaron en protestas contra el fraude electoral que permitió la relección del presidente Juan Orlando Hernández.
También se reportaron movilizaciones en Perú.
Fuente 

No hay comentarios: