miércoles, 9 de mayo de 2018

Se incendian las redes sociales: "¡Macri, se acabó; el pueblo va a despertarte!"

Foto
Los tarifazos, el desempleo, la inflación y la devaluación han desatado los fantasmas del pasado en Argentina, estiman los analistas. La imagen, ayer en una casa de cambio en el centro de Buenos AiresFoto Ap
Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de mayo de 2018, p. 27
Buenos Aires.
Las redes sociales se incendiaron la noche de este martes ante los anuncios del presidente argentino, Mauricio Macri, quien reconoció, sin decirlo, el fracaso económico de su gobierno, desatando todos los fantasmas del pasado y reavivando los recuerdos del 20 de diciembre de 2001, cuando miles de argentinos desesperados se volcaron a las calles haciendo sonar las cacerolas, tomaron la Plaza de Mayo y el gobierno del entonces presidente Fernando de la Rúa ordenó el estado de sitio y la represión, dejando en cuestión de horas en toda Argentina más de 30 muertos y centenares de heridos, en un país incendiado por la crisis.
De la Rúa (1999-2001) renunció y huyó en helicóptero de la casa gubernamental, ante el argentinazo, como se llamó a aquel momento histórico en que el país se desmoronó en la más grave crisis económica y social de su historia.
La noche de este martes se comenzó a llamar a un “ruidazo nacional” contra las impagables tarifas de la luz, gas y agua. Pero también se convocó a manifestarse frente al Congreso este miércoles a las 18 horas, cuando la oposición de la Cámara de Diputados llama a votar para derogar los tarifazos impuestos desde que asumió el gobierno del empresario Mauricio Macri, en diciembre 2015.
Basta de tarifas impagables. No a la reforma laboral, se dice en las redes. La consigna más repetida es: se acabaron las mentiras, la realidad está durmiendo en las calles con miles de familias despojadas de todo. Los despedidos son desaparecidos sociales y hay más de medio millón en los tiempos recientes. Macri, ni vos ni tus gerentes-ministros han caminado por las calles. No saben lo que es el hambre. Se acabó, el pueblo te despertará.
El gobierno ha silenciado la voz de la gente en los medios masivos. Sólo reportan dos o tres medios, una televisora y algunas estaciones de radios populares que aún se mantienen. Los comedores populares ya no pueden dar de comer a los miles que llegan todos los días. El gobierno no escucha ni escuchará, dicen los sacerdotes cercanos al papa Francisco, que en las villas miseria (ciudades perdidas) asisten a la realidad de una pobreza indetenible.
Con las manos temblando, un grupo de jubilados es entrevistado en el canal C5N de la televisora que intenta cerrar el gobierno, mostrando las tarifas asombrosas de la luz que han aumentando de 100 a 3 mil pesos (el peso cerró la jornada a 22.91 por dólar) en unos casos a 2 mil 700, y si mostramos las del agua, el gas o los medicamentos que el PAMI (Programa de Atención Médica Integral) dejó de pagarnos porque el gobierno lo decidió, nuestras pensiones no alcanzan. Si pagamos, ¿con qué comemos? Un coro de voces quebradas repite casi en un grito: Macri, ¿con qué comemos?
Lucía, de 81 años, muestra un pequeño recorte de periódico en el cual la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, menciona que se vive demasiado y esto agrava el problema de nuestros países. Es eso, quieren matarnos. Lo están haciendo. Hay jubilados que se han suicidado. Cada día debemos consolarnos mutuamente, porque nos están dejando sin medicina, sin comida, sin derecho a la vida. Luchamos ahora por nuestras familias, por los niños.
En los barrios populosos de Buenos Aires hay clubes barriales conformados desde hace años por vecinos, que han logrado tener un lugar donde los niños salgan de las calles y practiquen deportes o asistan a talleres. El club de barrio nos ha contenido siempre. Es también un centro de solidaridad donde nos ayudamos. Ahora estamos a punto de cerrar muchos, la mayoría. Nunca había pasado de mil pesos el recibo de la luz, ahora viene de 15 mil, 30 mil, 50 mil y hasta 80 mil pesos. ¿Cómo nos vamos a mantener, si lo mismo pasa con el agua y el gas? El agua es un derecho y también los servicios. Los clubes son el alma del barrio. Ya nos hemos manifestado ante el Congreso, pero ahora se acabó. No podemos funcionar a oscuras. La tristeza invade los barrios, donde los niños no alcanzan a entender lo que sucede.
La televisión llegó en la tarde a un negocio que funciona desde hace años en pleno centro porteño. Es una casa donde un matrimonio hace comidas caseras y de eso han vivido los pasados 30 años. De 3 mil a 5 mil pesos que pagaban de luz, en 2015, en el gobierno de Macri, en 2017, llegaron a pagar 60 mil, una cifra casi similar en gas. Ahora, en 2018, deberán pagar 160 mil pesos. Se acabó. No podemos seguir, porque además, como a los vecinos que nos compraban les está pasando lo mismo, bajó el consumo, dice la hija del matrimonio, porque ellos no pueden hablar; la pareja está llorando en un rincón de la rotisería como le llaman aquí, donde han pasado sus mejores días trabajando y no saben lo que harán ahora.
No hay de otra; sólo la calle y comer algo
Cerca del Congreso, en la zona adyacente, decenas de personas están en las calles durmiendo a la intemperie, bajo los puentes de las autopistas. Es el mismo escenario de 2001. Desempleo y precarización, imposibilidad de pagar un cuarto de hotel o un departamento humilde. El alquiler y las cuentas de los servicios básicos se comen los salarios. No hay de otra, sólo la calle y comer algo, dice Rosa María, quien tiene cinco niños envueltos en frazadas que les han dado los vecinos y tapados con plásticos para soportar la lluvia persistente de estos días. Nos quedamos los dos sin trabajo. No pudimos pagar el cuarto y sólo quedó la calle.
Estudiantes de la universidad de La Matanza, una de las 19 creadas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) para posibilitar a todos acceder a estudios superiores, denunciaron que el plantel pagaba cien mil pesos mensuales de luz; en 2017 aumentó a 711 mil, pero en estos días llegó el nuevo recibo por 13 millones de pesos. No es la única universidad. Son todas, más los teatros, los comercios, los cines, las empresas...
Sin embargo, Argentina resiste y lo hace con creatividad, como la nueva letra que han escrito para Bella Ciao, aquella canción italiana que cantaban los partisanos que resistían a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Macri Ciao.
Es increíble la cantidad de videos, canciones renovadas y burlas a Macri, más allá de que cada día se extiende aquel hit del verano que pasó de las canchas de futbol y que se acaba de escenficar en el concierto de Charly García, con aquel Mauricio Macri, la puta que te parió, covertido en canción.

Fuente

No hay comentarios: