lunes, 14 de mayo de 2018

Investigadores del MIT desarrollan resonador térmico para convertir aire en electricidad

Ciudad de México (Redacción / Energía Hoy).- Científicos del  Instituto Tecnológico de Masachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), desarrollaron un dispositivo capaz de transformar el aire en electricidad en cuestión de minutos, Aprovechando los constantes cambios de la temperatura  presentados en el ambiente, los investigadores buscan darle un uso redituable a pequeños elementos.
El “Resonador térmico”, como han denominado al invento, potencializa los generadores termoeléctricos convencionales, los cuales funcionan a través de la conversión del diferencial de temperatura en energía eléctrica.
Pruebas iniciales durante periodos de 24 horas a temperatura ambiente funcionaron como respaldo para continuar con el desarrollo. No obstante, en el MIT confían en cosechar electricidad a partir de otras variaciones de temperatura, como las por el encendido y apagado del ciclo de todo, desde un refrigerador doméstico hasta maquinaria industrial.
A diferencia de sus antecesores, para su proceso el sistema no hace uso de dos entradas de temperatura diferentes, sino que utiliza un material especial para garantizar una lenta radiación de calor. Con ello, la temperatura de un lado del dispositivo siempre está por detrás de la otra, sin generar una mezcla.
De acuerdo con reportes publicados por los investigadores, al momento de llevar a cabo el procedimiento se buscó desarrollar un material con una fuerte “efusividad térmica”, pues el éxito depende de la combinación entre rapidez con la cual el calor viaja a través de una sustancia y la eficacia para su almacenamiento. Generalmente, si una de estas propiedades es alta, la otra es baja.
Para evitar ese resultado combinado se aplica una espuma de metal hecha de cobre de niquel, combinada con una capa de grafeno, lo que mejora su conductividad.  Una vez hecha la mezcla, se infunde con un material de cambio de fase denominado “octadecano”, capaz de almacenar y liberar una gran cantidad de calor.
El dispositivo captura el calor del aire por un lado de su estructura, para después transportarlo lentamente hacia el otro extremo. Gracias a su composición es posible mantener el calor durante un lapso prolongado, trasladándolo con eficacia, con lo que se accede al diferencial requerido para generar electricidad.
Tras el gran avance obtenido, los científicos aún aseguran estar lejos de la perfección, pues la energía producida por el dispositivo está por debajo de las exigencias máximas. Sus modestos niveles de potencia colaboran en cargas de herramientas con poca necesidad eléctrica.
A corto plazo parece lejano contar con tecnología similar suficiente para abastecer productos del uso diario, como electrodomésticos. No obstante, desarrollos como éste parecen encaminar la tecnología hacia la eficiencia total, brindando alternativas a fuentes más convencionales de energía limpia, en el camino hacia la no dependencia de los combustibles fósiles.

Fuente

No hay comentarios: