miércoles, 9 de mayo de 2018

El movimiento del 68, ola que abrió las puertas de la transformación democrática

José Antonio Román
 
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de mayo de 2018, p. 9
El movimiento estudiantil de 1968 fue una ola que cimbró al sistema político mexicano y, sin duda, abrió las puertas de la transformación democrática del país, se dijo en la presentación del libro Caramba y zamba la cosa. El 68 vuelto a contar, cuyo autor es Francisco Pérez Arce.
En la presentación del volumen, realizada la noche del lunes en Casa Lamm, investigadores, académicos y periodistas, todos ellos vinculados al movimiento estudiantil, destacaron la ruptura histórica que significó ese movimiento en la vida política y social del país, pues los estudiantes y la sociedad en su conjunto exigían libertades democráticas.
En el acto participaron Rosa Albino Garavito, académica de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco; Orlando Delgado, profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad de México; Andrés Ruiz, periodista de La Jornada; José Fernández Souza, miembro de la organización civil Serapaz, y el autor Francisco Pérez Arce.
Rosa Albina Garavito recordó que ese 2 de octubre del 68 el autor, junto con otros estudiantes y amigos, fueron protegidos por una señora que les permitió el acceso a su departamento en la unidad habitacional Tlatelolco.
Del relato que hace el autor, dijo en su intervención, queda claro que dicho movimiento significó una ruptura histórica, porque fue ahí que el ciudadano asomó la cabeza con demandas universales no sectoriales, con demandas políticas y no sociales, con la libertad como la más preciada de todas, y la disolución de cuerpos policiacos represivos, así como la derogación de los artículos que castigaban la llamada disolución social.
Orlando Delgado narró, con algunas anécdotas, la forma en que vivió ese movimiento siendo apenas un joven estudiante de la Preparatoria 6, y el significado que después tendría en el resto de su vida.
Por su parte, el periodista Andrés Ruiz sostuvo que es necesario que se sigan publicando libros sobre el tema, y todos los que hagan falta para evitar que este sistema que todo lo pervierte, empolve la historia hasta convertirla en nada.
Jorge Fernández, de Serapaz, dijo que el movimiento estudiantil fue una ola que sacudió al sistema político mexicano, y que el libro no es sólo una narración histórica literaria de buena manufactura, sino también es emoción que, entre la crudeza de la protesta y la represión, introduce lo festivo. De ahí el título Caramba y zamba la cosa.
Finalmente, Pérez Arce, quien ha escrito varios textos sobre el tema, dijo que el libro está dedicado a los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, quienes nos hacen falta desde el 26 de septiembre de 2014. Desde esa fecha, México tiene tatuado el número 43.

Fuente

No hay comentarios: