martes, 20 de febrero de 2018

Indemnizaciones y pensiones "miserables" para las viudas de Pasta de Conchos


Patricia Muñoz Ríos
Periódico La Jornada
Martes 20 de febrero de 2018, p. 14
En el décimo segundo aniversario de la explosión de la mina Pasta de Conchos, viudas y deudos de los 65 trabajadores fallecidos denunciaron que la empresa Grupo México, de Germán Larrea, no sólo evitó a toda costa el rescate de los cuerpos, sino que les dio una miserable indemnización, trato indigno a los familiares y pensión de apenas mil 920 pesos al mes.
El Sindicato Nacional Minero realizó ayer una jornada de movilizaciones para exigir que se haga justicia a los familiares de las víctimas; también se efectuó una marcha de su edificio sede a las secretarías de Gobernación y del Trabajo, donde entregaron escritos en los que exigen el rescate de los cuerpos que quedaron atrapados, indemnización justa para familiares y castigo penal para los responsables del homicidio industrial.
Indicaron que los responsables tendrían que pagar con cárcel, de manera explícita se refieren a directivos de Grupo México y funcionarios que los cobijaron, señalaron José Ángel Hernández Puente, secretario tesorero del gremio, e Isidro Méndez Martínez, secretario de organización.
Cientos de mineros en activo, junto con las viudas, integrantes del comité ejecutivo y representantes de organizaciones obreras internacionales como Steelworkers y de la AFL-CIO, realizaron el recorrido en el que cargaron 65 enormes cajas negras que representaban los féretros de los fallecidos.
En la conferencia, los dirigentes sostuvieron que la muerte de los mineros en Pasta de Conchos fue un homicidio industrial, que Grupo México al quinto día de la explosión suspendió el rescate porque se evidenciaría su responsabilidad en la tragedia y evitó que cuadrillas de otras minas trabajaran para sacar a sus compañeros. Además, a partir de ahí comenzó la persecución del secretario general de su gremio, Napoleón Gómez Urrutia.
Claudia Escobar, esposa de uno de los fallecidos, expuso: No sólo nos mataron a nuestros familiares, sino que no quisieron rescatar sus cuerpos y nos condenaron a nosotros y a nuestros hijos a la miseria. Dijo que les dieron una indemnización indigna, y una pensión de mil 920 pesos al mes, la cual obviamente no les alcanza, por lo que aun cuando ellas trabajan, muchas no pueden mandar a sus hijos a la escuela.
Por último, Benjamin Davis (AFL-CIO) y Many Armenta (Steelworkers), dijeron que seguirán con el apoyo a la lucha de los deudos, ya que Pasta de Conchos es una tragedia que sigue abierta, que es inconcebible que el gobierno no intervenga para que se ha justicia y se den pensiones e indemnizaciones dignas a viudas y huérfanos.

Fuente

No hay comentarios: