lunes, 1 de mayo de 2017

Jornada del 1º de Mayo, contra el Neoliberalismo.

Marcha del Día del Trabajo CONTRA LA SEMIESCLAVITUD LABORAL

*Por un cambio de Rumbo Económico, que Genere Empleos y Salarios Decorosos.
Participación de Martín Esparza Flores,
y Secretario General del Sindicato Mexicano de Electricistas
Transcripción de Andrea Luna, colaboradora voluntaria, programa del 29/abril/2017
 
“Las organizaciones por la Nueva Central de Trabajadores hemos convocado a participar en la manifestación del primero de mayo Día del Trabajo, que servirá para conmemorar a los Mártires de Chicago y para exigir el cambio de la política económica en México.
El diagnóstico que hacemos es de desastre porque no nada más se ha perdido el poder adquisitivo de la clase trabajadora, sino para protestar porque no existen los empleos que siempre nos han prometido que con las reformas estructurales que se han hecho. Hay recesión económica en nuestro país y las empresas esten despidiendo a los trabajadores igual que el gobierno. Necesitamos un cambio de rumbo económico.
Además hay escalada de precios, un incremento permanente a los servicios que proporciona el estado como la gasolina, el gas, el diésel, la electricidad. Todo ello hace que la mayor parte de la población esté en condiciones desfavorables para atender los mínimos indispensables que establece la constitución para una familia y hay criminalización permanente de la protesta social, en todo el territorio nacional.
Por la carestía de los precios de la luz, desde el día 17 de abril hay un plantón permanente en las oficinas de CFE ubicado en Insurgentes y Reforma, en la Ciudad de México. Y no hay respuesta del gobierno para atender las demandas de los usuarios que también fueron engañados por el decreto de extinción de Felipe Calderón, de Luz y Fuerza en el 2009.
El sábado 29 de abril del 2017 uno de los coordinadores nacionales de la Asociación Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica (ANUEE), organización que promovió este manifestación, falleció a las 2:30 de la madrugada de un paro respiratorio, estando ahí en el plantón. Eso es por la falta de sensibilidad de este propio gobierno que no les importa la vida de los mexicanos, con tal de imponer a raja tabla estas reformas estructurales que son contrarias a los intereses de la mayoría de la población.
Es importante señalar que ha habido cerrazón del gobierno por resolver el conflicto que el gobierno fue que generó a partir del decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro en el 2009. Ha habido infinidad de reuniones de la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y no hay respuesta a la demanda del borrón y cuenta nueva y al tema de la tarifa social.
En dos ocasiones se ha presentado la iniciativa ciudadana para que la energía eléctrica sea catalogada como un derecho humano, en la Cámara de diputados y en la de senadores, sin embargo, desechan estas iniciativas que benefician a la mayoría de los usuarios, ni siquiera les dan cause para abrir la discusión sobre este tema que está haciendo crisis en todos los usuarios del país.
El día martes 2 de mayo van a recibir a la comisión de la ANUEE en las oficinas de la CFE. Entonces, se prevé que vamos a hacer una movilización para acompañar a los usuarios. Es a las 9 de la mañana para salir del plantón que está en Insurgentes y Reforma rumbo a las oficinas de Comisión Federal de Electricidad. Es muy importante la participación de los usuarios, muy importante la participación de todos los radioescuchas.
El día 9 de mayo del 2017 hay una movilización de Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), a las 10 de la mañana de Antonio Caso #45 rumbo a la Secretaría de Gobernación para exigir los acuerdos firmados con nuestra organización”. 

Marcha 1º de Mayo, convocatoria.


Plantón de usuarios ante los miles de abusos de CFE


Como prueba de uno más de los hartazgos sociales que brotan por todos los rincones del país, miles de ciudadanos expresaron el pasado 17 de abril su apoyo al plantón indefinido que montó a las afueras de la CFE, en la esquina de Insurgentes y Reforma, la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica (ANUEE), en demanda a la aplicación del programa “borrón y cuenta nueva”, que ponga fin al arbitrario pillaje en contra de los consumidores y frene la judicialización de los juicios entablados en su contra por la entidad pública; de igual forma, otro de los planteamientos torales es el establecimiento de una tarifa social  en favor de las clases más desprotegidas.
La acumulada lista de agravios y atropellos justifica ampliamente el enojo de los antes clientes de Luz y Fuerza con la Comisión Federal, ahora denominada “Empresa Productiva del Estado”. Tan sólo en la Ciudad de México las quejas por altos cobros reflejados en los llamados “recibos locos”, ascienden a más de 300 mil y la cifra se eleva a mayores proporciones en todo el país. Es de resaltarse que la ANUEE ha trascendido su campo de acción del Valle de México a estados como Oaxaca, Guerrero y Sonora, donde los consumidores enfrentan problemas y agravios similares a los usuarios del centro del país.
El problema social se ha agudizado porque instancias como la Procuraduría Federal del Consumidor han terminado por colocarse al lado de la CFE, negándole sus derechos a los miles de usuarios cuyas demandas no avanzan. La conciliación, la suspensión de los altos cobros, así como una revisión a fondo de los casos les han sido negados en todos estos años por esta dependencia.
La gente se quedó esperando que se cumplieran las promesas del expresidente Felipe Calderón, que tras extinguir a Luz y Fuerza del Centro y despedir de manera autoritaria a 44 mil electricistas del Sindicato Mexicano de Electricistas, prometió que bajarían las tarifas, se mejoraría el servicio y habría un considerable ahorro a las finanzas públicas.
Apenas la CFE entró a operar el sistema eléctrico, aparecieron los “recibos locos” que en todos estos años  han quebrantado la economía familiar de miles de hogares humildes. Ha quedado demostrado que Calderón no sólo pisoteó los derechos de los agremiados al SME; además, hizo lo mismo con los usuarios de la energía eléctrica a los que jamás les informó que de la noche a la mañana pasarían a ser atendidos por una empresa con la que nunca firmaron  contrato y, por ende, no tendría una responsabilidad tácita y menos legal con ellos. Como hasta la fecha ha sucedido, generando una de las más aberrantes ilegalidades comerciales.
Pero no sólo eso, los consumidores han tenido que soportar un servicio de pésima calidad con incontables y recurrentes fallas, debido en buena parte al desmantelamiento de la red de cobre por una de aluminio y la imposición, también sin consulta alguna de por medio, de los medidores de prepago.
A la fecha no hay un solo usuario que avale o diga que tras el cierre de Luz y Fuerza y el arranque de la Reforma Energética, se han disminuido los costos de la electricidad. Desde aquel aciago 11 de octubre del 2009 en que a punta de metralleta fueron sacados de sus centros de trabajo los electricistas del SME, los precios de la electricidad se han incrementado en un 200 por ciento. Razón por la cual muchos productos han impactado sus costos y precios finales al consumidor. Y el asunto es una historia sin fin, porque cual si fueran los gasolinazos, los precios de la luz aumentan cada mes.
Llama la atención que desde el Congreso los diputados y senadores de los partidos que votaron a favor de la Reforma Energética ahora se encuentren muy callados y nada digan al respecto, cuando hace unos años en que se rasgaron las vestiduras para sacarla adelante, no se cansaron de propalar a los cuatro vientos los mil y un beneficios que traería al país su aprobación.
Las familias mexicanas, las empresas y comercios, contarían con importantes reducciones en sus recibos, dijeron entonces. Demagogia pura que ahora brilla por su ausencia en los discursos parlamentarios. Y hay que recordarles que en su momento, organizaciones sociales y sindicatos independientes como el SME, advirtieron a los legisladores de lo contraproducente que resultaría para la economía nacional quitar del marco constitucional la facultad exclusiva del Estado para generar y comercializar la electricidad.
Como parte del desmantelamiento del sector energético del país para abrir las puertas al capital nacional y extranjero, no bastó con desaparecer a Luz y Fuerza del Centro; de paso se eliminó la figura de Pemex y CFE como organismos públicos descentralizados para transformarlos en “Empresas Productivas del Estado”, atomizándolas en varias filiales para hacer negocios con los recursos naturales del país y con la propia infraestructura del Estado.
Desde el Congreso hay un explicable mutis de los legisladores ante el fracaso evidente de la Reforma Energética y la oferta de beneficios a la sociedad que se ve cada vez más inalcanzable conforme transcurre el tiempo.
Al lado de la ANUEE se han sumado el SME, la OPT y la Nueva Central de Trabajadores (NCT), organizaciones que han estado bregando al lado del pueblo de México para que los congresistas volteen a mirar a una sociedad agraviada con el asunto de las tarifas eléctricas y los abusos de la CFE.
En abril del pasado año presentamos una iniciativa que plantea reformas al artículo cuarto constitucional para reconocer el derecho a la electricidad como un derecho humano para todos los mexicanos, donde la electricidad no sea vista como una mercancía sujeta a los precios del libre mercado, sino como un medio de desarrollo integral de nuestra economía y de la sociedad en su conjunto. La propuesta fue acompañada de 427 mil firmas.
El plantón indefinido que se ha apostado a las puertas de la CFE debe servir para refrescarles la memoria a los congresistas y recordarles que tienen una cuenta pendiente con la ciudadanía. Es momento de resarcir algo de los muchos destrozos ocasionado tras el cierre de Luz y Fuerza, ahora que nuevamente están pidiendo el voto a aquellos a quienes tanto han defraudado.
Martín Esparza Flores 

La reforma laboral ha "precarizado" a la clase trabajadora: abogados y sindicatos

Foto
Electricistas, maestros, petroleros, médicos, enfermeras, empleados bancarios y obreros han visto desaparecer las prestaciones laborales y elevarse la subcontratación, señaló el abogado laboralista Óscar Álzaga. En la imagen, aspecto de la marcha de organizaciones laborales del Ángel de la Independencia al Zócalo, el 1º de mayo de 2016Foto Jesús Villaseca
Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Domingo 30 de abril de 2017, p. 8
En México a la clase trabajadora se le han escatimado derechos fundamentales, como a un salario digno, y se le ha precarizado. La reforma laboral no ha traído los grandes beneficios que se ofrecieron al sector obrero, como la mejora de condiciones de trabajo, pero sí ha crecido el outsourcing y operan en auge los sindicatos de protección.
En este panorama el sindicalismo nacional conmemorará este primero de mayo, Día del Trabajo, aseguraron sindicatos, abogados laboralistas y especialistas en el tema.
En el país permean la simulación laboral y los bajos salarios, han desaparecido contratos colectivos, se han desmantelado el sistema de seguridad social y varios regímenes de jubilación, además de que 90 por ciento de los trabajadores no tienen representación gremial, advirtieron, en un pronunciamiento conjunto, sindicatos que integran la Nueva Central de Trabajadores (NCT).
Organizaciones como los sindicatos de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal y Mexicano de Electricistas, la Cooperativa Pascual y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación plantean que mientras se ha precarizado a los trabajadores, la concentración de la riqueza es de escándalo. Incluso los supuestos aumentos salariales fueron comidos por el incremento de 17.7 por ciento provocado por el gasolinazo a los productos de la canasta básica .
Esta central, a la que pertenecen también el Sindicato de Trabajadores de Transporte de Pasajeros del Distrito Federal, la Alianza de Tranviarios y el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, resalta que los sindicatos de protección patronal se han constituido como verdaderas mafias al servicio de empresas nacionales y trasnacionales, que se aprovechan de los bajos salarios, mientras los empleados son forzados a pertenecer a organizaciones fantasmas.
El abogado laboralista Óscar Álzaga planteó por su parte que al panorama se añade el hecho de que los grandes contratos colectivos de trabajo del país han sufrido recortes. Electricistas, maestros, petroleros, médicos, enfermeras, empleados bancarios y obreros de casi la totalidad de sectores, tanto del apartado A como B, han visto desaparecer las prestaciones laborales y elevarse la subcontratación.
A los integrantes con menos de 20 años de antigüedad del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (Suterm) les quitaron el derecho a pensionarse por la empresa y se incorporarán al sistema de cuentas individuales, mientras a los miembros del sindicato petrolero les aumentaron cinco años la edad de jubilación y en plantas y complejos adjudicados al sector privado el personal es recortado, transferido u obligado a jubilarse.
La modificación de las condiciones laborales se ha generalizado en el país. En prácticamente toda la banca privada ya no se otorga a los jóvenes las prestaciones que tienen los empleados de mayor antigüedad. En otro caso, por acuerdo del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, los empleados de confianza de nuevo ingreso ya no tendrán derecho a jubilarse con el instituto ni al contrato colectivo.
Organizaciones pertenecientes a centrales como la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y el Congreso del Trabajo han visto reducirse sus condiciones laborales y cercenadas sus prestaciones. Líderes de sindicatos automotrices, textil, del juguete y metalmecánica reconocieron que se ha privilegiado mantener la planta productiva.
En cuanto a las remuneraciones, el estudio titulado El empleo en México y sus perspectivas para 2017, elaborado por la firma Manpower, advierte que los salarios mínimos en nuestro país son los más bajos de América Latina, Estados Unidos, Canadá y Europa.
El minisalario en México equivale a 3 dólares. En Venezuela el mínimo es de 5 dólares; en Bolivia, Colombia y República Dominicana, de nueve; en Brasil, de 10; en Guatemala y Ecuador, de 12; en Chile, de 14; en Argentina, de 16; en Panamá, de 24 dólares. En Estados Unidos y Canadá es de 92 dólares. No obstante que el gobierno federal ha insistido en que pocas personas ganan el mínimo, este reporte señala que 7.4 millones de mexicanos perciben este sueldo y 13.5 millones ganan entre uno y dos mínimos.
Así, hay poco que conmemorar en este Día del Trabajo.

Fuente

La CNTE se sumará a movilizaciones con una jornada de lucha de 72 horas

Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Domingo 30 de abril de 2017, p. 8
La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) participará el lunes en las protestas por el Día del Trabajo con una movilización representativa que se sumará a la convocatoria lanzada por sindicatos y organizaciones sociales, informó el secretario general de la sección 9 de la Ciudad de México, Enrique Enríquez Ibarra.
Agregó que el magisterio disidente llamó, por acuerdo de su asamblea nacional representativa, a una jornada de lucha de 72 horas en todo el país, del primero al 3 de mayo, en el contexto de su protesta contra la aplicación de la reforma educativa.
El próximo lunes, explicó, se realizarán marchas estatales y mítines, así como una movilización representativa en la capital del país. Ese mismo día, indicó, una comisión de la dirección política de la CNTE acudirá a la Secretaría de Gobernación para entregar un pliego de demandas, que incluye la exigencia de reinstalar la mesa nacional de diálogo suspendida en agosto de 2016.
El 15 de mayo, cuando está convocada la marcha nacional de la CNTE en la Ciudad de México, dijo, iremos a pedir una respuesta al gobierno federal, porque nuestras demandas han sido claras y no se han modificado. Queremos la abrogación de la reforma educativa y que se dé respuesta a las solicitudes de mejora en las condiciones laborales del magisterio y en infraestructura y equipamiento de escuelas, así como en la seguridad social.
Enríquez Ibarra agregó que la CNTE determinó impulsar una jornada de lucha en la que se buscará la unidad de acción no sólo con otros contingentes magisteriales, sino con sindicatos y organizaciones sociales, por lo que el próximo lunes, tras concluir su participación en la movilización obrera, se convocará a la asamblea nacional representativa para definir qué acciones se realizarán en las próximas semanas.
Destacó que en la capital del país se valorará si hay condiciones para convocar a los docentes disidentes a sumarse a actos de protesta el 2 y 3 de mayo. Propondemos desde semáforos informativos hasta la realización de mítines en algunas dependencias públicas, aunque señaló que aún está por definirse si estas actividades se concretarán.

Fuente