miércoles, 19 de julio de 2017

Riesgo de recorte en nota de México se aleja; S&P le mejora perspectiva

El Economista 
 
La agencia calificadora Standard and Poor’s ve menos riesgo en que el nivel de deuda empeore; su escenario base es que se llegue a un acuerdo sobre un nuevo TLCAN.
Belén Martínez Saldívar
Jul 18, 2017 |
José Antonio Meade, secretario de Hacienda. Foto: Reuters
La agencia calificadora Standard and Poor’s (S&P) mejoró de Negativa a Estable la perspectiva de las calificaciones soberanas de largo plazo de México y precisó que cada vez hay menos riesgo de que el nivel de deuda directa del gobierno pueda empeorar de manera significativa en los próximos 24 meses.
De esta manera, confirmó las notas soberanas en moneda extranjera de largo y corto plazo en “BBB+” y “A-2”, respectivamente, mientras que para la moneda local fue de “A” y “A-1”.
La calificadora señaló en un comunicado: “Consideramos que la rápida reacción de las autoridades gubernamentales mexicanas a los recientes shocks negativos, como la depreciación de la moneda a finales del 2016, disminuirá el reciente ritmo acelerado de acumulación de deuda y ayudará a estabilizar el nivel de deuda del gobierno”.
La perspectiva Estable, de acuerdo con S&P, refleja la expectativa de la continuidad de las políticas económicas en los próximos dos años, a pesar de la próxima elección presidencial en México, junto con una política fiscal que contenga el nivel de deuda del gobierno.
“El próximo cambio en el liderazgo político podría derivar en diferentes prioridades del gasto; no obstante, esperamos que persistan los moderados déficits fiscales. La independencia legal del banco central y el respaldo público para la institución deberían traducirse en la continuidad de una política monetaria prudente”.

TLCAN hasta el 2018

La calificadora indicó que su escenario base es que Estados Unidos, Canadá y México lleguen a un acuerdo sobre un nuevo tratado comercial que “mantenga en gran medida los vínculos entre los tres países y que apuntale la economía de la región”, pero proyecta que las negociaciones se puedan extender hasta el 2018.
Sin embargo, alerta que una “alteración inesperada en los vínculos comerciales y de inversión entre México, Estados Unidos y Canadá, o un cambio negativo inesperado en las políticas fiscales o en otras políticas económicas tras las elecciones del próximo año podrían afectar las expectativas de crecimiento del PIB del país”.
Así, proyecta que para este año, el crecimiento del PIB se ubique apenas por debajo de 2% y aumente entre 2 y 3% en los próximos dos años. Por otro lado, esperan que la inflación alcance su nivel máximo en el 2017 y se ubique en los límites del objetivo del Banco de México de 3% +/- 1 punto porcentual hacia mediados del 2018.
“A pesar de tener un marco de políticas que ha contribuido a la estabilidad macroeconómica por más de 20 años, el bajo crecimiento económico ha contribuido a mejoras solamente modestas en la calidad de vida. El constante bajo crecimiento del PIB seguirá siendo un desafío fiscal conforme se busca estabilizar su nivel de deuda (...) El impacto de las reformas previas en los sectores de telecomunicaciones, así como en electricidad y petróleo y gas deberían mantener la inversión privada y contribuir a bajar los costos para los insumos clave”, refiere.
La agencia precisó que espera que el nivel de la deuda oscile en torno a 45% PIB durante este año y el próximo, mientras para el 2019 y el 2020 se mantenga por debajo de 50 por ciento. Por otro lado, espera que el déficit fiscal del gobierno se ubique alrededor de 3.3% del PIB o potencialmente menor este año.
En agosto del año pasado, S&P bajó la perspectiva de Estable a Negativa a México por la vulnerabilidad que veía en las finanzas públicas a choques adversos.
La rebaja en la perspectiva implicaba que la agencia tenía un lapso de 24 meses para analizar si la deuda del gobierno general o la carga de intereses presentaba un deterioro, con una posibilidad en tres de recortar la calificación soberana.

Un voto de confianza

Tras conocer la mejora en la perspectiva de la nota soberana, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) emitió un comunicado, mientras que el titular de la dependencia, José Antonio Meade, declaró por medio de sus redes sociales que la revisión de la perspectiva refleja “un voto de confianza en los fundamentos macroeconómicos del país y al buen desempeño de la economía”, además de mostrar el historial positivo de las políticas económicas del gobierno.
Después del anuncio de la calificadora, el tipo de cambio se posicionó en 17.4718 pesos por dólar en operaciones electrónicas. Al cierre de la jornada cotizó en 17.4965 pesos.
ana.martinez@eleconomista.mx 

Fuente

No hay comentarios: