martes, 18 de julio de 2017

Privatizará el mandatario argentino la empresa de tecnología satelital Arsat


Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 18 de julio de 2017, p. 21
Buenos Aires
En forma ilegal el gobierno derechista de Mauricio Macri privatizará la Empresa Estatal de Tecnología Satelital: Arsat firmado el pasado 29 de junio una carta de intención, cediendo el 51 por ciento  a la estadounidense Hughes terminado con un proyecto científico clave que propició la administración de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Este acuerdo que impulsó Macri, no sólo abre una nueva etapa de privatizaciones, sino que incurre en un grave delito, puesto que cuando se votó la ley 27.208 de Desarrollo de Industria Satelital en 2015, que aclara que no se pueden ceder los derechos de este satélite (el Arsat 3) y que de efectuarse cambios, los mismos deben ser aprobados por ambas Cámaras del Congreso Nacional.
La noticia divulgada anoche por el periodista Roberto Navarro en el programa televisivo Destape en C5N, significa abrir las puertas a otras privatizaciones y un gran retroceso en el desarrollo tecnológico soberano, ya que además de la carta de se habilita el cambio del nombre de las próximas producciones satelitales que se realicen en el país, con lo cual se borrará Arsat, que fue emblema de soberanía tecnológica nacional, señala el portal del mismo programa Destape. Esta fusión fue aprobada en secreto por los representantes de Hughes y Diego de Loredo director de Arsat- yerno del Ministro de Defensa Oscar Aguad.
Aguad juró este lunes su nuevo cargo después de manejar las comunicaciones, destruyendo todo lo relacionado con la Ley de Medios Audiovisuales, la más democrática en la historia del país, votada por el Congreso Nacional en 2009, y luego ratificada por la Corte Suprema de Justicia.
El caso Arsat puede compararse de alguna manera con la entrega del misil Cóndor II fabricado por el ejército argentino entre los años 80 y 90 que tenía como objetivo el desarrollo espacial de Argentina, aunque después de la guerra de las Malvinas en 1982 se decidió utilizarlo con propósitos bélicos de defensa, apoyado por el gobierno del ex presidente Raúl Alfonsín (1983-1989).
Se recuerda que una de sus características más importante es que este misil funcionaba a través de combustible sólido, con grandes ventajas porque podía ser lanzado desde cualquier plataforma, lo que estratégicamente abría grandes posibilidades. Estados Unidos llegó a bloquearlo y luego presionó sobre quien fuera su aliado el ex presidente Carlos Saúl Menem,(1989-1999) quien cerró el lugar donde se desarrollaba el proyecto en Falda del Carmen provincia de de Córdoba y luego lo entregó a Washington, en triangulación y complicidad con España.
Ahora como en aquel momento no sólo se entrega un enorme logro científico sino que se priva al país de sus avances tecnológicos y científicos, que costaron millones de dólares, y destruyendo el desarrollo en esas áreas.
Los Satélites Arsat 1 y 2 -ambos en órbita- contaron con una elaboración nacional del 30 por ciento, ahora, con esta privatización, el total de su elaboración y componentes serán estadounidenses, señala el informe, recordando que el proyecto Arsat –que enorgulleció a los argentinos “contempló el autofinanciamiento de los mismos, con la explotación de las señales transmitidas para TV de cable; y con estos fondos se estaba construyendo el Arsat-3.Stella Calloni, corresponsal
Buenos Aires
En forma ilegal el gobierno derechista de Mauricio Macri privatizará la Empresa Estatal de Tecnología Satelital: Arsat firmado el pasado 29 de junio una carta de intención, cediendo el 51 por ciento  a la estadounidense Hughes terminado con un proyecto científico clave que propició la administración de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Este acuerdo que impulsó Macri, no sólo abre una nueva etapa de privatizaciones, sino que incurre en un grave delito, puesto que cuando se votó la ley 27.208 de Desarrollo de Industria Satelital en 2015, que aclara que no se pueden ceder los derechos de este satélite (el Arsat 3) y que de efectuarse cambios, los mismos deben ser aprobados por ambas Cámaras del Congreso Nacional.
La noticia divulgada anoche por el periodista Roberto Navarro en el programa televisivo Destape en C5N, significa abrir las puertas a otras privatizaciones y un gran retroceso en el desarrollo tecnológico soberano, ya que además de la carta de se habilita el cambio del nombre de las próximas producciones satelitales que se realicen en el país, con lo cual se borrará Arsat, que fue emblema de soberanía tecnológica nacional, señala el portal del mismo programa Destape. Esta fusión fue aprobada en secreto por los representantes de Hughes y Diego de Loredo director de Arsat- yerno del Ministro de Defensa Oscar Aguad.
Aguad juró este lunes su nuevo cargo después de manejar las comunicaciones, destruyendo todo lo relacionado con la Ley de Medios Audiovisuales, la más democrática en la historia del país, votada por el Congreso Nacional en 2009, y luego ratificada por la Corte Suprema de Justicia.
El caso Arsat puede compararse de alguna manera con la entrega del misil Cóndor II fabricado por el ejército argentino entre los años 80 y 90 que tenía como objetivo el desarrollo espacial de Argentina, aunque después de la guerra de las Malvinas en 1982 se decidió utilizarlo con propósitos bélicos de defensa, apoyado por el gobierno del ex presidente Raúl Alfonsín (1983-1989).
Se recuerda que una de sus características más importante es que este misil funcionaba a través de combustible sólido, con grandes ventajas porque podía ser lanzado desde cualquier plataforma, lo que estratégicamente abría grandes posibilidades. Estados Unidos llegó a bloquearlo y luego presionó sobre quien fuera su aliado el ex presidente Carlos Saúl Menem,(1989-1999) quien cerró el lugar donde se desarrollaba el proyecto en Falda del Carmen provincia de de Córdoba y luego lo entregó a Washington, en triangulación y complicidad con España.
Ahora como en aquel momento no sólo se entrega un enorme logro científico sino que se priva al país de sus avances tecnológicos y científicos, que costaron millones de dólares, y destruyendo el desarrollo en esas áreas.
Los Satélites Arsat 1 y 2 -ambos en órbita- contaron con una elaboración nacional del 30 por ciento, ahora, con esta privatización, el total de su elaboración y componentes serán estadounidenses, señala el informe, recordando que el proyecto Arsat –que enorgulleció a los argentinos “contempló el autofinanciamiento de los mismos, con la explotación de las señales transmitidas para TV de cable; y con estos fondos se estaba construyendo el Arsat-3.
Varios portales denunciaron que el gobierno planea despedir a medio millón de trabajadores por una exigencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) que regresó a controlar este país, al asumir Macri el gobierno, influyendo además en el endeudamiento desaforado de esta administración. La decisión será tomada luego de que el FMI ordene un plan de ajuste para pagar multimillonaria deuda pública que contrajo la actual gestión
Una fuente dentro del Ministerio de Modernización informó al portal Diario Registrado que ya comenzaron a hacer el plan de ajuste y de despidos y se menciona un censo para rastrear y controlar a los empleados públicos, identificando a los trabajadores fantasmas (tercerizados, trabajadores en negro) y estableciendo una reducción basada en el desgaste de los trabajadores.
En ese convulsionado escenario cuatro personas murieron de frío en Buenos Aires, en momentos en que centenares de personas están durmiendo en las calles de esta ciudad, recordando los meses previos a la crisis que estalló en diciembre de 2001.

Fuente

No hay comentarios: