viernes, 21 de julio de 2017

Precio de gasolina baja menos que los factores para determinarlo

En un índice, la magna se ubicó arriba del tipo de cambio y la gasolina Magna. El precio dinámico de la gasolina estaría ligado a los niveles de la paridad peso dólar y la gasolina en Estados Unidos.
José Luis Caballero
Jul 21, 2017 |
6:42
La baja en el precio de la gasolina en la Zona del Golfo en Estados Unidos y la recuperación de la cotización del peso frente al dólar nos lleva a plantear el porqué de la baja moderada en el precio de la gasolina en la Ciudad de México en lo que va del año, para lo cual en El Economista nos dimos a la tarea de medir la trayectoria de cada una de esas variables para tener una mejor comprensión de la formación del precio.
NOTICIA: Gasolina y depreciación cambiaria siguen pasando factura a inflación
Una forma de presentar en una escala la evolución diaria del precio promedio de la gasolina Magna, el tipo de cambio y el precio de la gasolina regular en la Zona del Golfo de México en Estados Unidos es mediante la construcción de un índice de las cotizaciones de esas variables, cuya base se ubica en 100 el primer día de enero del 2017 y se va ajustando en proporción a la evolución de cada una de las variables que representa. Así, las variaciones en el índice de cada una de las variables será la mismas que el de las variables en consideración.
La brecha que hay del índice de tipo de cambio, respecto de la base 100, refleja la magnitud de la baja del precio de la divisa estadounidense en el mercado cambiario mexicano en los más de seis meses, magnitud que contrasta con la baja del precio de la gasolina magna en la CDMX y su Zona Metropolitana; más aún, el precio de la gasolina en dólares para los consumidores de la Zona del Golfo en EU acusa un mayor ajuste a la baja que la registrada en la capital del país.
NOTICIA: Liberación de gasolinas prosigue “coja” en el norte
El ejercicio estadístico busca cuantificar el efecto de las variables que inciden en la determinación del precio de la gasolina en una de las regiones de mayor consumo de México. Recordemos que la Secretaría de Hacienda anticipó que junto con el informe de los precios máximos dará a conocer la memoria de cálculo que detalle las fuentes de información y la metodología aplicada, detalle del que seguimos a la espera.


Luego de casi siete meses el registro diario exhibe una tendencia de baja

Con la llegada del aumento en el precio de las gasolinas a partir de una nueva metodología de la Secretaría de Hacienda Crédito Público (SHCP) llegó también la promesa, o a eso sonaba, de que el ajuste en el precio de los combustibles se haría con transparencia y siempre en función de cómo se ajustaran los costos de producción de la misma. Subirán cuando aumenten sus costos y bajará cuando se reduzcan, lo que desde la óptica de las autoridades hacendarias implicaría que su impacto inflacionario se iría atenuando, toda vez que habrá en el precio de la gasolina como en cualquier otro precio en la economía, ocasiones en donde suba y ocasiones en donde baje.
En el arranque de la nueva fórmula de precios propuesta por Hacienda el 1 de enero de este año, el precio de los combustibles sufrió un incremento promedio de 27 por ciento. El precio de la gasolina Magna, de la que se consume en promedio 80%, sufrió un incremento de 26%, la gasolina Premium, aumentó 30%, mientras que el Diesel, registró un incremento de 24%, de acuerdo con el reporte de inflación de ese mes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.
NOTICIA: Ciudades del norte del país, con el mayor impacto inflacionario
Luego de ya casi siete meses de la puesta en marcha de la nueva dinámica de precios de las gasolinas, el registro diario durante ese lapso exhibe una tendencia de baja. Sin embargo, la magnitud de la misma no deja de llamar la atención frente al ajuste de las variables que determinan dicho comportamiento, ello de acuerdo con el modelo que presentó a grandes rasgos la SHCP.
En la gráfica se aprecia la evolución diaria del precio promedio de la gasolina Magna en la CDMX y los municipios conurbados, así como el tipo de cambio fix al cierre de operaciones. La doble escala utilizada en la gráfica, (izquierda para el tipo de cambio y derecha para el precio de la gasolina) permite apreciar la tendencia de baja en el precio del hidrocarburo y el tipo de cambio, aunque es claro que la magnitud del retroceso de cada una de las variables es muy distinta.
El 1 de enero, la cotización del dólar fix determinada por el Banco de México (Banxico) se ubicó en 20.62 pesos por dólar y para el 18 de julio de este año, fecha de corte del ejercicio en cuestión, la cotización del mismo se estableció en 17.51 pesos, es decir, 3.11 pesos menos o 15.1% por debajo del registro al inicio del año.
En el caso de la gasolina Magna, el primer día del año arrancó con un precio promedio por litro de 16.30 pesos y para el 18 de julio, registró una cotización de 15.82 pesos por litro, esto es, una baja de 48 centavos o 2.9% en dicho lapso.
Ante este escenario cabe recordar el señalamiento de las autoridades hacendarias respecto de las variables que intervienen en la determinación de los precios, cuya fórmula está compuesta en lo fundamental por tres elementos: a) los precios de referencia internacional de cada combustible, en este caso el de la Costa del Golfo de Estados Unidos, b) los costos de transporte, internación, flete y distribución de Pemex y c) otros conceptos, que incluye los impuestos aplicables y el margen comercial para las estaciones de servicio.
NOTICIA: Con retos, arranca segunda liberación de precios
En este punto destaca que la baja en el tipo de cambio es superior en poco más de cinco veces (15.1%) a la que registró el precio de la gasolina Magna (2.9%), diferencial que llama la atención cuando el criterio de las autoridades hacendarias en el proceso de flexibilización del mercado de combustibles era el de asociarlo a la evolución de tipo de cambio, así como a la del precio internacional de la gasolina. En este caso, la baja en el precio de la gasolina fue de sólo la quinta parte de la del tipo de cambio, algo que contrasta con el esquema inicialmente propuesto.
Y para comprobar la fórmula de la Secretaría de Hacienda, el precio de la gasolina regular en la Zona del Golfo en EU se cotizaba en 2.08 dólares por galón (0.549 dólares por litro) y para el 18 de julio de este año, la venta al detalle de ese combustible se ubicó en 2.03 dólares por galón (0.536 dólares por litro), una baja de 5.6% en dicho lapso. Más aún, sí hacemos la comparación de la evolución de esos precios en pesos mexicanos, es decir, ajustados por el tipo de cambio, tenemos que al inicio del año el litro de la gasolina regular costaba 11.76 pesos por litro y para el 18 de julio, se estaría vendiendo el litro en 9.42 pesos, una reducción de 19.9%, que se explica por la combinación de la baja en el precio del carburante, así como por la revaluación del peso frente al dólar.
luis.caballero@eleconomista.mx

Fuente

No hay comentarios: