lunes, 10 de julio de 2017

Marchan en Puebla para exigir un freno a la inseguridad y violencia


Marcha contra la inseguridad. Foto: Especial
Marcha contra la inseguridad. Foto: Especial


PROCESO 

PUEBLA, Pue. (proceso.com.mx).- Decenas de poblanos marcharon este domingo para denunciar el hartazgo social que priva por la alta incidencia delictiva que registra la entidad en los últimos meses y para exigir a las autoridades que construyan una nueva estrategia de combate a la delincuencia en la que tome en cuenta a la ciudadanía.
Al frente de la marcha, los manifestantes llevaron unas cajas negras para simbolizar los ataúdes de las personas que han muerto en esta entidad los últimos meses tanto en asaltos a negocios y a camiones urbanos, como a cuentahabientes, transporte de carga y por feminicidios.
Convocada por el Observatorio Ciudadano Laboral Poblano, en la marcha participaron habitantes de diversas colonias de Puebla, en especial de la zona cercana a la Universidad Autónoma de Puebla que recientemente denunciaron la ola de asaltos, robos de autopartes y a casas-habitación que se han registrado en esa zona.
Además, en la marcha estuvo presente Elia Tamayo, madre del niño asesinado justo hace tres años, el 9 de julio de 2014, durante un operativo policiaco que envió el gobierno de Rafael Moreno Valle para desalojar a pobladores de San Bernardino Chalchihuapan, los cuales llevaban a cabo una manifestación en la autopista Atlixco-Puebla.
Pese a la lluvia, los manifestantes partieron del Paseo Bravo por la calle Reforma, hasta llegar al zócalo en donde llevaron a cabo un mitin.
“Ya no existe seguridad en Puebla, da miedo salir de tu casa, a mí me asaltaron, a mis compañeros maestros también, no sólo soy yo, somos todos”, dijo al micrófono una vecina de la colonia Belisario Domínguez.
“Lo peor ya no es que te roben, lo peor es que te golpean, te agreden, a una maestra el lunes pasado la intentaron acuchillar, le dejaron marcado el cuchillo”, denunció al señalar que en su zona los asaltos en la calle y a los usuarios del transporte urbano son algo que se ha vuelto “cotidiano”.
“Haz algo señor gobernador, secretario de Seguridad haz algo por Puebla ¿qué pasa en nuestra entidad que supuestamente era segura?”, reclamó.
La mujer criticó la apatía de la mayoría de sus vecinos, que pese a que a “todos” ya los asaltaron, se resisten en reclamar sus derechos a que el gobierno “haga su trabajo”.
Una joven estudiante manifestó que actualmente ya es peligroso salir a la calle en esta ciudad, pues representa un riesgo de que te asalten, te violen o te maten.
“¿Cuántos estamos hartos de que nos pongan un cuchillo en el cuello?… vivimos en un México violento, en una ciudad violenta… ¿cómo es que hemos normalizado todos estos actos de dolor? hoy estamos aquí para exigir paz porque merecemos vivir sin miedo”, expresó.
Irene Herrera, en representación del Observatorio, indicó que de acuerdo con estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública, cada día dos mujeres son violadas sexualmente y se cometen tres asesinatos en promedio en esta entidad.
Al afirmar que hasta ahora las estrategias que han puesto en marcha las autoridades estatales y municipales no han sido efectivas, mencionó que tan sólo en el fin de semana del 30 de junio al 3 de julio, 15 personas fueron ejecutadas, entre ellas nueve pobladores de Huehuetlán El Grande y un capo del Cártel Jalisco Nueva Generación.
“Aunque el gobierno estatal presuma que los índices delictivos han bajado en Puebla, la realidad es que la ciudadanía agraviada ha dejado de presentar denuncias por un sistema penal acusatorio fallido, que ha dejado en libertad tan sólo en la capital poblana a más de 4 mil delincuentes desde que entró en vigor”, señaló la activista.
Aseguró que el principal objetivo de la marcha #Poblanos por la paz era manifestar los agravios que la violencia ha generado a la sociedad, al tiempo de convocar a las autoridades a crear un vínculo con la ciudadanía para trabajar de manera conjunta en buscar soluciones para combatir esta problemática.
“También hacemos un llamado a los rectores de las universidades públicas y privadas a que se sumen a esta labor de participar de manera directa en la creación de estrategias de seguridad que den resultados para proteger a nuestras familias”, expresó.
Los organizadores insistieron que en la marcha no tuvo tintes políticos, ni partidistas y en ese tenor, la activista aplaudió la detención del alcalde de Palmar de Bravo, Pablo Ugalde Morales, por sus evidentes nexos con las bandas huachicoleras que operan en su municipio y la zona del Triángulo Rojo.
“Estamos seguros que esta descomposición social de la que somos víctimas los habitantes de Puebla es consecuencia de la guerra contra el huachicol”, señaló.

Fuente

No hay comentarios: