lunes, 10 de julio de 2017

La inseguridad contra usuarios de la banca, por uso de efectivo

Foto
Hay mucha gente no bancarizada, que no tiene acceso a crédito y es en esos sectores donde empezamos a atacar, aseguró Héctor Grisi Checa, presidente ejecutivo y director general del Grupo Financiero MéxicoFoto Santander
Roberto González Amador
Enviado
Periódico La Jornada
Lunes 10 de julio de 2017, p. 22
Madrid.
La utilización de importantes volúmenes de dinero en efectivo es una de las razones de la inseguridad a que se enfrentan los usuarios de la banca que acuden a sucursales a realizar operaciones, aseguró Héctor Grisi Checa, presidente ejecutivo y director general del Grupo Financiero Santander México.
No diría que se ha incrementado la inseguridad entre usuarios de sucursales bancarias en México, señaló. El problema es que en México operamos con mucho efectivo y lo que debemos hacer es trabajar en el sentido de que más gente utilice servicios bancarios digitales, lo que disminuye el uso de efectivo y eso reduce el riesgo, añadió al ser entrevistado en el marco del 16 Encuentro Santander América Latina, realizado en la capital española.
Datos del Banco de México mostraron que el saldo de billetes y monedas en circulación en el país se situó en mayo en un billón 235 mil 600 millones de pesos. La cantidad fue mayor en 6.1 por ciento en términos reales –descontada la inflación– a la del mismo mes de 2016, una tasa de crecimiento que, comparativamente, triplicó la del conjunto de la economía.
Cuando se realicen más transacciones por medios digitales y los cargos de luz, agua, televisión por cable y teléfono móvil sean domiciliados en las cuentas, que sean hechos de manera automática, se deja de transportar tanto dinero en efectivo, se cambia toda la estructura de pagos en el país. Hoy en México, desafortunadamente, usamos demasiado efectivo y en la medida en que utilicemos menos, va a ser más seguro, apuntó Grisi Checa.
El directivo de Santander sostuvo que la cantidad de robos o asaltos a usuarios de la banca ha mantenido una tendencia estable. El número de incidencias es parecido al de años anteriores, no ha mejorado, tampoco ha empeorado. Lo que tratamos de hacer es tener mejores controles para no enfrentar esos problemas. Lo que hablamos de derivación de servicios, esto es, que sean utilizados más los canales digitales para realizar operaciones, mejora los índices de seguridad para usuarios y nosotros, añadió.
Los bancos, resaltó, tienen la responsabilidad de ofrecer los sistemas más seguros y los servicios más eficientes para que los usuarios puedan emplear canales bien resguardados para realizar sus transacciones. En la medida que tengan menos efectivo y menor riesgo va a ser más fácil para todos, puntualizó.
Nuevos horizontes
Santander México incursionará este año en un segmento de clientes que hasta ahora no habían sido su objetivo de negocio, el de los ingresos bajos.
La institución se ha enfocado en el público de percepciones medias y medias altas. A partir de este año se dedicará también a los microcréditos, solicitados tradicionalmente por los estratos ubicados en la base de la pirámide.
Siempre nos hemos enfocado al sector medio y alto de la economía. Lo que sucede es que tenemos una cantidad importante de clientes del sector de abajo que no hemos atacado en el pasado y vemos como una gran oportunidad, detalló Grisi Checa.
En un país de 122 millones de habitantes, como es Mexico, si Santander quiere seguir creciendo tiene que ingresar a segmentos que no había atacado, apuntó. Vamos a incursionar a los sectores del microcrédito y de ingreso más bajos de la población.
La nueva área de negocio arrancará en el cuarto trimestre del año. Será mediante una sociedad financiera de objeto múltiple (Sofom), que no llevará el nombre de Santander, pero será una subsidiaria a 100 por ciento del banco. Ofrecerá créditos de 5 mil a 60 mil pesos, pero espera que sean, en promedio, de 7 mil 500, anticipó. Primero estará en crédito grupal y posteriormente en individual.
–En el sector de bajos ingresos hay ahora muchos competidores fuertes, como el Banco Compartamos (ahora Gentera), cajas de ahorro y microfinancieras. ¿Cómo va a competir con esas instituciones especializadas en crédito grupal?
–El número de clientes que tienen esas instituciones todavía no es tan potente, tan grande como el tamaño de la economía mexicana, que es de poco arriba de un billón (un millón de millones) de dólares. El crédito de la banca equivale a 30 por ciento de esa cantidad. Eso indica que hay un crecimiento y una oportunidad brutal para seguir haciéndolo. Hay mucha gente no bancarizada, que no tiene acceso a crédito y es en esos sectores donde empezamos a atacar.

Fuente

No hay comentarios: