lunes, 15 de mayo de 2017

Trabajadores del conocimiento DEMANDAN PRESUPUESTO SUFICIENTE PARA EDUCACIÓN, INVESTIGACIÓN Y CULTURA

Trabajadores del conocimiento

FRECUENCIA LABORAL 

Carlos Guillén Soriano,
Secretario de Prensa del Sindicato Unico de Trabajadores de la Indutria Nuclear (SUTIN),
Colaborador Voluntario de Frecuencia Laboral
Publicación Original del Portal www.frecuencialaboral.com
En un ambiente de lucha y solidaridad cientos de trabajadores de la educación, investigación y cultura, se movilizaron el pasado 9 de mayo de 2017 afuera de las instalaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en demanda de ser recibidos por quienes diseñan las políticas en este país y asignan o recortan los presupuestos correspondientes.
Trabajadores de instituciones como los institutos Mexicano de Tecnología del Agua, Nacional de Investigaciones Nucleares, Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, el Cinvestav, Conalep, la Universidad Autónoma Metropolitana, CONACyT, Preparatoria de la Ciudad de México, la Secretaría de Cultura y el magisterio democrático, acompañados de telefonistas e integrantes del STUNAM, se apostaron bajo un ardiente sol durante horas, en demanda de que sus instituciones cuenten con los recursos materiales y humanos suficientes para realizar de la mejor manera los trabajos que las leyes les encomiendan.
Explicaron los trabajadores ante el público que transita por una de las arterias que comunica a la Ciudad de México con el resto del país por el poniente y ante trabajadores y autoridades de Hacienda, la importancia de la educación, la investigación científica y la cultura en el mundo moderno, y en particular, para países como México, presas de políticas económicas dirigidas desde las metrópolis, para avanzar hacia el desarrollo con independencia y soberanía.
Mientras se esperaba a que saliera la comisión de representantes sindicales que ingresó a la secretaría, los trabajadores del conocimiento hicieron una amplia exposición de la problemática que enfrentan cotidianamente a causa de la insuficiencia presupuestal que padecen. Bajos salarios, condiciones laborales precarias, jubilaciones de miseria, instalaciones deterioradas y con infraestructura envejecida, falta de materiales en laboratorios y escasez en bibliotecas, falta de personal en áreas sustantivas en casi todas las instituciones y una larga e interminable serie de problemas adicionales que afectan no solo a los trabajadores, sino a las instituciones mismas y con ello, al país.
Después de una larga espera, al salir la comisión, que fue recibida por funcionarios encargados de las áreas de investigación y cultura de la SHCP, los trabajadores se enteraron con disgusto que el único compromiso asumido por los funcionarios, fue informar a sus jefes inmediatos, no obstante haber afirmado que coincidían con la mayoría de los argumentos planteados por los representantes sindicales en la reunión, pues argumentaron que todo lo relacionado con el presupuesto lo decide la Cámara de Diputados. Negaron tener atribuciones para instalar mesas de trabajo con los sindicatos e invitaron a llevar los planteamientos de los trabajadores a cada institución, con las unidades "ejecutoras del gasto", es decir, con las administraciones correspondientes que a cada petición o propuesta responden invariablemente con un “Hacienda no lo autoriza”.
Esta respuesta no es sino una evasiva, pues aunque en efecto, es la Cámara de Diputados la encargada constitucionalmente de aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación, lo cierto es que lo hace a partir del proyecto prácticamente inamovible que envía el gobierno federal –y que elabora la Secretaría de Hacienda— y que ya aprobado es recortado una y otra vez por la propia Secretaría de Hacienda, ya sin consulta alguna y pasando por encima del poder legislativo.
Esta respuesta molestó a los trabajadores pero no canceló su decisión de luchar. Se hicieron propuestas para continuar la lucha, sabiendo que cuando llega el proyecto de presupuesto a San Lázaro ya es tarde para hacer algo. Se llamó a construir un movimiento nacional, a buscar la solidaridad de todo el movimiento democrático del país, a fortalecer la coordinación y los lazos de unidad que se expresaron en el mitin.
En fin, la jornada del 9 de mayo fue sólo una batalla. La Lucha continúa.
Convocamos a toda la sociedad, al sindicalismo democrático agrupado en la UNT, CNSUESIC, NCT y otros referentes, al movimiento campesino, a las organizaciones sociales, a la sociedad toda, a incorporar las demandas de educación, investigación y cultura al servicio de los trabajadores y la nación, con presupuestos suficientes y respetando plenamente los derechos de los trabajadores. México necesita más instituciones públicas de educación y ciencia y fortalecer las existentes. La construcción de un México con desarrollo, justicia y soberanía, lo reclaman. 

No hay comentarios: