jueves, 18 de mayo de 2017

Campaña para que el Senado no dé su aval a tabla de enfermedades laborales


Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Jueves 18 de mayo de 2017, p. 22
Quedaría en manos de las representaciones empresariales y patronales del país la conformación de las tablas de enfermedades laborales y del pago de las incapacidades a los trabajadores, y serían también las que decidieran qué padecimientos se considerarían o no laborales, según el proyecto que aprobó la Cámara de Diputados y que está pendiente su análisis en el Senado para su aplicación.
Ante ello, investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); el Instituto de Estudios Obreros Rafael Galván; la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, de Educación Superior, Investigación y Cultura (Cnsuesic) y la Red de Investigadores sobre Factores Sicosociales, entre otros, llevan a a cabo una campaña para que se dé marcha atrás a esta iniciativa nefasta para los trabajadores.
Impulsan incluso la firma de una petición al presidente del Senado, Pablo Escudero Morales (PVEM), titulada Que los empresarios no decidan qué es enfermedad de trabajo y la valuación de las incapacidades.
La Secretaría del Trabajo ha impulsado estas reformas a los artículos 513, 514 y 515 de la ley federal en la materia, para que dichas tablas ya no sean elaboradas por el gobierno, sino por la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (Coconast), la cual esta integrada por todas las cámaras patronales del país, organizaciones obreras y la representación gubernamental.
Sin embargo, advirtieron, se trata de una omisión de las autoridades dejar la elaboración de las mismas en una comisión encabezada por los patrones, que históricamente se rige por lo que este sector define de acuerdo con sus intereses, contando con la anuencia de los sindicatos.
En la petición al Senado, señalan que buscan parar esta reforma, ya que consideran que sería fallida, además de un error y despropósito que sean los empresarios quienes definan en qué porcentaje van a valuar las incapacidades ocasionadas por los accidentes de trabajo y enfermedades laborales. Ello afectará definitivamente el derecho a la indemnización, ya que si algún padecimiento no está considerado en las tablas, el empleado no recibirá 100 por ciento de su salario.
Además, precisaron, la definición de las enfermedades que sean consideradas como riesgos de trabajo debe ser labor de especialistas, no cuestión de intereses, donde los únicos que perderían serían los directamente afectados, que llevarían la doble carga de tener padecimientos y afectaciones en su salud, y el pago de sus sueldos al mínimo, indicaron.


Fuente

No hay comentarios: