viernes, 28 de abril de 2017

Moody’s mantiene calificación de México con “perspectiva negativa”


Las oficinas de la agencia calificadora Moody’s Investors Service. Foto: AP
Las oficinas de la agencia calificadora Moody’s Investors Service. Foto: AP


PROCESO 

CIUDAD DE MEXICO (apro).- México libró la baja en sus calificaciones crediticias que actualmente se encuentra en “A3”, sin embargo, la agencia calificadora Moody’s Investors Service mantuvo la “perspectiva negativa” ante el probable impacto negativo que pueda tener la relación comercial con Estados Unidos.
De acuerdo con la calificadora con sede en Nueva York, “el factor clave” detrás de la decisión de reiterar la nota fue una disminución notoria en el riesgo de que se materialicen pasivos contingentes que provienen de Petróleos Mexicanos (Pemex), en comparación con lo previsto en su último reporte de calificación.
Según Moody’s, el gobierno mexicano ha logrado avances estructurales en su programa de consolidación fiscal a pesar de un débil desempeño económico.
También detalló que los ingresos fiscales del gobierno aumentaron 11.9% en términos reales durante 2016, como resultado de los efectos de la reforma tributaria adoptada de 2013, el diferimiento de los pagos fiscales que vencían en 2016 y el repunte en la formalidad laboral.
Además, el incremento de los ingresos tributarios compensó la reducción de los ingresos petroleros, mientras que el gasto corriente aumentó solo 1.4% en términos reales, debido a la contención de gastos que involucró una menor compra de bienes y servicios, y una baja significativa en la inversión pública.
TLCAN y los riesgos
Pero el talón de Aquiles para la economía mexicana es la incertidumbre con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), donde el gobierno de Donald Trump lleva la batuta.
Para la calificadora, el escenario base prevé que el gobierno de Estados Unidos busque hacer cambios limitados al TLCAN, enfocándose principalmente en el tema de las reglas de origen y en el mecanismo de resolución de disputas, de tal forma que el impacto sobre la economía y las cuentas fiscales sea moderado y los indicadores crediticios soberanos no se ven afectados de manera significativa.
No obstante, advirtió que en un escenario más adverso, en el que las condiciones del TLCAN se modifiquen de manera sustantiva, pudiera ocasionar un deterioro importante en los indicadores crediticios de México.
De hecho, “la perspectiva negativa” de la calificación soberana del país refleja el riesgo de lo que se genere en las negociaciones con la Unión Americana en torno al TLCAN.
“La perspectiva negativa también refleja que un incremento en los riesgos percibidos por los inversionistas previo a la conclusión de las negociaciones del TLCAN al cierre de 2017 o principios de 2018, donde pudiera comprometer la estabilidad macroeconómica y financiera, directa o indirectamente, llevando a que el crecimiento se encuentre por debajo de las tasas relativamente bajas que esperamos para los próximos dos años”, acotó.
“Sólo con crecimiento, una mejor calificación”
Como quiera que sea, si el gobierno de México quiere mejorar sus calificaciones crediticias, así como la perspectiva de la misma, necesita estimular y hacer crecer la economía en su conjunto.
Según Moody’s Investors Service, “podría generarse presión al alza en la calificación de México si se registra un crecimiento mayor al esperado ante una continua implementación de las reformas estructurales que permita al gobierno crear colchones fiscales y reducir de manera más significativa las razones de deuda”.
En contraste, si el Tratado de Libre Comercio se modificara de forma profunda, México podría tener impacto en las variables macroeconómicas y con ello un mayor deterioro en las tasas de crecimiento.

Fuente

No hay comentarios: