miércoles, 12 de abril de 2017

En el olvido, promesas del gobierno

De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Miércoles 12 de abril de 2017, p. 9
A dos años de que los jornaleros del Valle de San Quintín firmaron un acuerdo con el gobierno Federal para mejorar sus condiciones laborales, el convenio quedó en el olvido, los salarios nunca se los aumentaron como les ofrecieron, siguen sin darles seguridad social, ni las prestaciones mínimas, por el contrario, ahora son acosados estos trabajadores por sindicatos blancos o patronales.
En un foro que tuvo lugar ayer en Casa Lamm, representantes del movimiento de los jornaleros denunciaron que continúan las condiciones de explotación laboral y de violación de los derechos humanos de los campesinos del norte del país.
Expusieron que el gobierno y las dependencias que firmaron el acuerdo incumplieron todo lo pactado, por ejemplo, que se les aumentaría el salario mínimo y se les daría Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); los patrones llevaron a cabo despidos masivos de los jornaleros en lucha y llegaron a la región innumerables sindicatos charros a vender protección a los productores.
El movimiento tiene de voceros a Fidel Sánchez y a Fermín Salazar, quienes encabezaron también la marcha que estos trabajadores realizaron desde estados del norte como Sonora, hasta Ciudad de México y concluyó el 17 de marzo.
Según indicaron, la caravana fue para demandar un salario justo y una vida digna, y recorrió los estados de Sonora, Nayarit, Sinaloa, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Ciudad de México, donde participaron en el Encuentro Nacional de Jornaleros de México.
También denunciaron en el foro que del acuerdo que alcanzaron hace dos años con dependencias como las secretarías de Trabajo y Gobernación, los patrones hacen caso omiso, les siguen aplicando jornadas de 14 a 16 horas diarias, sin días de descanso, en muchos casos les pagan por destajo o salarios muy bajos, que acuerdan todos los empresarios de la región. Por supuesto no tienen IMSS, ni vacaciones, mucho menos condiciones laborales dignas.
En tanto, sindicatos sobre todo de la Confederación de Trabajadores de México han llegado a la región para amedrentar a los campesinos y hacerlos firmar contratos en blanco, bajo la amenaza de que si no lo hacen van a perder su empleo. Estos obreros, que ya se conformaron, a su vez, en un gremio denominado Sindicato de Trabajadores Agrícolas de San Quintín, denunciaron además que en los campos agrícolas sigue habiendo explotación infantil y acoso contra las mujeres que laboran.

Fuente

No hay comentarios: