martes, 25 de octubre de 2016

Se inicia el desarme de comunidades yaquis luego de enfrentamiento

Cristina Gómez Lima
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 25 de octubre de 2016, p. 27
Hermosillo, Son., La gobernadora Claudia Pavlovich Arellano dijo que el conflicto por la construcción del gasoducto Sonora está a cargo del gobierno federal, y corresponde a la administración estatal garantizar la seguridad de los pobladores y evitar conflictos que afecten su integridad, como el ocurrido entre la comunidad yaqui, que dejó una persona muerta, ocho heridas y 13 vehículos dañados durante un enfrentamiento entre pobladores, el pasado 21 de octubre. Por ello, dijo la mandataria, se puso en marcha la despistolización, a petición de representantes de los pueblos originarios. Ellos nos lo pidieron. De acuerdo con sus usos y costumbres, tienden a utilizar armamento de cierto calibre. Estamos tratando de que no ingresen con armas a territorio yaqui, apuntó. Indicó que se envió personal médico para curar a los heridos y se reforzaron los programas de asistencia social. César Cota Tórtola, capitán del pueblo de Cócorit, informó que solicitaron a las autoridades federales y estatales un programa de retiro de armas en Bácum, considerado foco rojo. Además, se asignaron 100 agentes de la policía estatal para instalar filtros de revisión en caminos y brechas de acceso a las comunidades yaquis. 

No hay comentarios: