jueves, 28 de abril de 2016

Atenco: expulsan a trabajadores y queman material

Foto
Integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra del municipio de San Salvador Atenco y de Tocuila, Texcoco, en el estado de México, incendiaron ayer materiales de cimentación de la autopista Pirámides-Texcoco, en protesta por la invasión de sus terrenos ejidales para obras del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de MéxicoFoto Javier Salinas
Javier Salinas Cesáreo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 28 de abril de 2016, p. 28
Texcoco, Méx.
Integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) de San Salvador Atenco y Tocuila incendiaron ayer membrana de tela y red de plástico destinados a la construcción de la autopista Pirámides-Texcoco, parte del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en protesta porque los trabajos invaden sus terrenos ejidales.
Temprano, los comuneros detectaron que personal de la empresa Cypsa Vise entró en tierras ejidales de Tocuila con dos trascabos y camiones de volteo cargados de tezontle para reanudar las obras de la autopista, que los campesinos detuvieron el sábado pasado porque invadían sus parcelas.
Ejidatarios del FPDT de Atenco y Tocuila expulsaron a los trabajadores y los obligaron a sacar la maquinaria. Los empleados ya habían tendido varios metros de membrana de tela y malla plástica para la cimentación de la vía; además, depositaron decenas de toneladas de tezontle.
Los labriegos cortaron unos 12 rollos del material y prendieron fuego a varios. Advirtieron que no permitirán invasiones a sus tierras, que defenderán aun con la vida.
La reanudación de los trabajos es un acto de provocación. No queremos enfrentarnos con nadie porque sabemos que tienen todos los recursos para reprimirnos y desde luego torcer la ley, pero eso, más que darnos miedo, nos da mucho coraje. Esto es sólo una muestra de lo que encontrarán si insisten en su proyecto de muerte, dijo Ignacio del Valle Medina, dirigente del FPDT.
Afortunadamente, la mayoría de ejidatarios en Tocuila no se han vendido. Aquí no ha habido cambio de uso de suelo; los ejidatarios jamás pusimos en venta nuestro territorio. No vamos a permitir que sigan avanzando, agregó.
Según Del Valle Medina, el impacto de este proyecto de muerte que es el nuevo aeropuerto es expansivo, con vialidades, zonas de mantenimiento y hotelería. Para nosotros es la muerte, porque es el desplazamiento de nuestras comunidades y acabaría con nuestras tierras de cultivo.
La autopista Pirámides-Texcoco conectará la terminal con las autopistas México-Pirámides y Peñón-Texcoco, así como con el corredor México-Tuxpan.

Fuente

No hay comentarios: