lunes, 28 de diciembre de 2015

La Perspectiva para el 2016 es el Trabajo Digno para el SME EL QUE NO SE RINDE PUEDE GANAR

*El Reto es Mantener la Unidad para Recuperar los Derechos que han Sido Violentados.
*Sin Sindicato no hay Forma de Luchar ni de Alcanzar un Triunfo.
 
"Vamos a cerrar este año con una perspectiva para los electricistas en resistencia de empleo digno y pleno, con salario remunerador y las prestaciones sociales que todos los trabajadores merecemos.
Y el propósito es que con la puesta en marcha de las hidroeléctricas la idea es que se otorgue un precio preferente a los usuarios domésticos que están atravesando, como todos, por esta crisis financiera.
El año que viene entra en operación lo que han llamado el mercado eléctrico a partir de la reforma o contrarreforma constitucional que aprobaron los diputados y senadores y los congresos de los estados. Ya no habrá competencia, sabemos que en los mercados nunca hay competencia leales, los grandotes pretenden imponer sus reglas, pero la ventaja aquí es la experiencia de los trabajadores y la experiencia y capacidad del sindicato y la alianza que hemos hecho con varias organizaciones sindicales, sociales y populares. Creemos que el 2016 hay una perspectiva interesante para los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).
Habría que hacer un balance de los 6 años de lucha, porque el movimiento tuvo altas, tuvo bajas, estuvo inmerso en una campaña criminal de linchamiento por parte de los medios de comunicación, por parte de una política de estado para disolver de manera forzada al sindicato, mucha gente que se puso en contra de los propios trabajadores, jubilados y miembros del comité central.
Hoy el tiempo nos da la razón, esto es una lucha de clases. Los trabajadores tenemos un enemigo que son los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que han violentado la legalidad del estado de derecho.
Hoy la lección es que es lucha de clases, una lucha política y debemos de mantener la unión de los trabajadores con alianzas de sectores de la misma clase y sectores sociales y populares para poder recuperar los derechos que han sido violentados por esta política capitalista implementada en nuestro país.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos que es un instrumento creado a partir de lo que hemos visto en la Organización de Estados Americanos que observan a los derechos humanos como uno de los elementos esenciales de los trabajadores y de la sociedad. Pero son instrumentos que funcionan con presupuestos de los estados que están afiliados a la OEA y, entonces, para darnos una idea en Washington en lo que es la Comisión Interamericana recibe 10 veces menos presupuesto que la misma Comisión Nacional de Derechos Humanos. Ahorita se están observando por ejemplo las peticiones que presentaron distintas organizaciones desde hace 5 años. La de nosotros si bien nos va tendríamos que esperarnos otros 5 años para que se definiera si atienden nuestra petición y la pasan a las comisiones de expertos para que sea discutido. Vemos que no es casual que estos organismos internacionales, prácticamente, es para contener el descontento y los agravios que están haciendo a los trabajadores y a la sociedad en su conjunto a partir de la imposición de estas políticas neoliberales. No nos queda otra más que hacer caso, imponer nuestras peticiones pero sobre todo es la lucha política de los trabajadores.
Sí, prácticamente, lo hemos vivido nosotros a lo largo de 6 años. Hemos ganado resoluciones de tribunales como lo que ganamos en 2012, en septiembre, donde el tribunal colegiado de circuito en materia laboral que ya era la última instancia en materia legal resuelve en favor de los trabajadores y la junta federal de conciliación tenía la obligación de emitir un nuevo laudo restituyendo nuestros derechos.
Es increíble que los ministros de la Suprema Corte hayan revocado este amparo que resolvía el conflicto de manera legal, que restituía todos los derechos de los trabajadores. A pesar de esa resolución continuamos luchando los trabajadores.
Nuestro sindicato conserva su registro porque el objetivo del gobierno no era acabar con la industria eléctrica, sino era disolver de manera forzado una organización de más de 100 años y que en las últimas tres décadas se ha opuesto a la privatización del sector eléctrico. No nos queda otra más que utilizar los instrumentos legales, pero sobretodo la movilización, la unidad entre los trabajadores y la lucha política.
En el caso del SME hubo muchos que se fueron a liquidar y otros que le hicieron el trabajo sucio al gobierno, que lo siguen haciendo, para demandar al propio sindicato la disolución de la organización. Entonces, en ese escenario lo más importante para nosotros era preservar la organizar del sindicato. Sin sindicato no tienes forma de luchar, nadie de manera individual puede alcanzar un triunfo y hoy gracias a la lucha de más de 100 años y una experiencia que nos han legado nuestros antecesores, es la de defender de las formas que fuera nuestra organización sindical”. 

No hay comentarios: